Florida aborto

Activistas a favor del derecho al aborto protestan en el Palacio de Justicia del Condado de Miami-Dade, en Miami, Florida (EE.UU.), en una fotografía de archivo. EFE/Cristobal Herrera-Ulashkevich

Clínicas recurrirán a la Corte Suprema de Florida la nueva ley del aborto

EFE | Miami - 25 agosto, 2022

Los proveedores de atención médica de Florida consideran que la nueva ley que prohíbe el aborto después de 15 semanas es contraria a la constitución estatal y solicitarán a la Corte Suprema de Florida que revise la orden judicial que busca impugnarla.

Los demandantes, entre los que se encuentra Planned Parenthood Federation of America, han informado de que solicitarán a la Corte que acepte la jurisdicción sobre el caso y considere su demanda de bloquear la ley, que entró en vigor el pasado 1 de julio.

Consideran que la medida criminaliza la atención médica esencial y amenaza con encarcelar a los médicos por proporcionar atención a sus pacientes.

«Cada día que está en vigor esta prohibición del aborto es otro día en que las pacientes se ven obligadas a tener embarazos en contra de su voluntad o a salir de su estado de origen para acceder a la atención médica esencial», ha dicho en un comunicado Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Federation of America.

Ley contra el aborto en Florida

La Corte de Primera Instancia, que escuchó la evidencia de múltiples testigos, emitió una orden judicial contra la ley a principios de julio, después de concluir que la prohibición probablemente viola la Constitución estatal y causará un daño irreparable a las personas en Florida.

Sin embargo, esa orden fue automáticamente suspendida según la ley de Florida, cuando el Estado apeló el caso ante la Corte de Apelaciones del Primer Distrito.

La decisión más reciente de la Corte de Apelaciones del Primer Distrito sostuvo que los demandantes, un grupo de proveedores de servicios de aborto de Florida, no podían basarse en el daño que la prohibición está causando a sus pacientes como razón para bloquear la ley, esencialmente cerrando el desafío legal a la ley de los proveedores.

A pesar de la decisión de la Corte Suprema de EE.UU. de eliminar el derecho constitucional federal al aborto, la ley de Florida «sigue siendo flagrantemente inconstitucional», según la Constitución estatal, han señalado los demandantes.

Dos tercios del electorado de Florida apoyan el derecho al aborto, y los electores siempre han emitido su voto para garantizar que la Constitución estatal brinde protección independiente para el derecho al aborto, han subrayado.

«La negativa de las cortes inferiores a tomar medidas está poniendo vidas reales en riesgo, especialmente para las personas negras y latinas, las personas con bajos ingresos y las personas en áreas rurales, que ya enfrentan enormes barreras para acceder a la atención», ha señalado McGill.