ecoturismo víctimas de violencia

La comarca cacereña del Valle del Jerte. EFE/EDUARDO PALOMO/

El ecoturismo resulta favorable en víctimas de violencia de género

Eduardo Palomo | Plasencia - 5 octubre, 2021

La Universidad de Extremadura (UEX) en asociación con el Instituto de la Mujer de Extremadura (IMEX) ha elaborado un informe de investigación en el que desarrollan los múltiples beneficios que podría traer el turismo de naturaleza en mujeres que han sufrido violencia de género.

El objetivo era analizar la experimentación positiva que conllevan las actividades físicas de aventura en el incremento del autoconcepto físico de las mujeres, según ha explicado en una nota el Ejecutivo extremeño.

Proyecto del Valle del Jerte

La directora general del IMEX, Estela Contreras expuso en la presentación de la investigación que «El turismo terapéutico en el Valle del Jerte es un programa de mejora de la autoestima en mujeres víctimas de violencia de género».

En el proyecto se ha trabajado con un grupo formado por 32 mujeres víctimas de violencia de género, atendidas desde la Red Extremeña de Igualdad y Atención a víctimas de violencia de género.

Estas mujeres han viajado al Valle del Jerte para desarrollar un programa de actividades en la naturaleza, un plan financiado por la Diputación de Cáceres.

La directora ha recordado que proyectos como este «solo pueden suponer una mejora de la salud psicológica de estas mujeres, que han sufrido situaciones que pueden denominarse de estrés postraumático».

Políticas de apoyo a las víctimas de violencia

Todo ello, demuestra que el trabajo conjunto de diferentes administraciones y entidades es beneficioso para todo tipo de colectivos.

«Debemos evitar caer en la infantilización y condescendencia en el trato a las víctimas, apostar por programas que empoderen a estas mujeres, les den autonomía y aumenten su autoestima», ha declarado Contreras.

La directora añadió que desde la Consejería de Igualdad y Portavocía también se apuesta por ideas como el Programa piloto de Respiro, que ha permitido que núcleos familiares de mujeres e hijos e hijas participen en actividades durante el verano.