Cristina de Middel

Dos personas caminan frente a la obra “The Afronauts” de Cristina de Middel, que forma parte de la exposición "Pseudología fantástica". EFE/Daniel Pérez

La fotógrafa Cristina de Middel explora la realidad con «Pseudología fantástica»

María Montoya | Pamplona - 25 octubre, 2021

El Museo Universidad de Navarra (MUN) alberga hasta el 6 de marzo el universo artístico de Cristina de Middel, ganadora del Premio Nacional de Fotografía 2017, con «Pseudología fantástica», una exposición con mirada crítica que reflexiona en torno a la realidad, las contradicciones, la aleatoriedad y las fake news, entre otros.

La artista, nacida en Alicante en 1975, presenta su nuevo trabajo, resultado del proyecto «Tender Puentes» del Museo, bautizado «Aleatoris Vulgaris», el proyecto de creación artística «Man Jayen», expuesto en el Museo en 2015, y las series «Cucurrucucú», «Party» y «Afronautas», ha informado el MUN en una nota.

Como ha explicado Cristina de Middel, la exposición toma su nombre de un trastorno psicológico por el que algunas personas viven como propias cosas que han visto o les han contado, y sienten un impulso incontrolado por relatar historias fantaseadas que acaban por creerse.

Contradicciones y material de archivo

Este fenómeno entronca con su trabajo porque “me sirve muy bien para explicar cómo utilizo el archivo fotográfico para hacer míos sus materiales y ofrecer versiones totalmente distintas que no tienen nada que ver con la intención con la que fueron creados”.

En la presentación ha estado acompañada por Valentín Vallhonrat, director artístico del Museo junto a Rafael Levenfeld, quien ha recordado que la relación con la artista comienza con los inicios del Museo.

“Es una artista muy rigurosa que ejerce una crítica implacable. Nos muestra las contradicciones en las que caemos, cómo nos contamos, cómo organizamos los relatos sobre nuestra existencia. Y para desvelarlo aplica un clásico, la ironía, el sentido del humor, la belleza… Es mucho más fácil acercarnos así al drama que con solemnidad. Por eso propone una experiencia lúdica, aunque sea un trabajo riguroso y serio”, ha destacado Vallhornat.

Asimismo, ha apuntado que “en su estrategia de trabajo, el concepto de archivo es fundamental”. Este punto de partida es clave para los trabajos que se exponen en la sala 0 de la planta 0 del Museo.

La imposibilidad de lo aleatorio

Uno de estos trabajos, realizado específicamente para el Museo a partir de la investigación de su colección de fotografía, es Aleatoris Vulgaris, del que señala: “Me apetecía salir del significado que se asocia a cada imagen y pasar de lo bidimensional al proceso. Me llamó la atención lo bien organizada que está la colección del Museo y para proyectar una mirada irreverente sobre ese contenido, necesitaba romper el orden del archivo«.

«Entonces propuse diez generadores de números aleatorios y empecé a investigar sobre la imposibilidad de lo aleatorio, un tema apasionante, porque siempre obedece a una causa”, explica.

Así, consiguió números de formas muy diversas, como pedírselos a transeúntes en Mozambique, entrevistándose con un gurú en la India, lanzando cuchillos a cartones de bingo o con galletas de la suerte, entre otras. Los números corresponden a cinco imágenes del archivo, con las que trabaja visualmente, a través del collage y el dibujo.

Inmediatez y fake news

Otra propuesta es «Cucurrucucú», que bebe del archivo fotográfico del periódico de sucesos mexicano Alerta!, de los años, 60, 70 y 80, del que explica: “En esta serie destilo la inmediatez que ofrece la fotografía, dejando la misma información a través del dibujo. Cuando ves un crimen en primera persona, te genera un trauma, una respuesta emocional muy dura que te puede marcar para el resto de tu vida».

«Si ves una foto, genera una respuesta pero mucho más diluida y si haces un dibujo, aunque la información es la misma, tu respuesta es mucho más leve y, al incluir rancheras y corridos mexicanos, puedes acabar viendo las fotos y canturreando”, detalla la autora.

Completa la muestra en la sala, «Jan Mayen», un proyecto que parte del material documental que el Archive of Modern Conflict de Londres guardaba sobre la expedición que un grupo de aventureros adinerados realizó en 1911 para redescubrir la isla de Jan Mayen. Al no alcanzarla, decidieron registrar la gesta en otra ubicación con ayuda de un cinematógrafo.

Partiendo de esta historia, la artista realiza “una escenificación de la escenificación”, una suerte de fake news, una propuesta, como todas las de la artista, dispuesta como un milhojas en la que el espectador puede ir profundizando capa a capa.

Cristina de Middel, con formación en Bellas Artes y dedicada durante una década al fotoperiodismo, inició su carrera artística con «Afronautas» en 2012. “Nace de la frustración que sentí en mi primer viaje a África. Las imágenes que nos llegan, que suelen ser étnicas y costumbristas, no encajan con la realidad que encuentras cuando llegas«.