«Creemos en las niñas», la campaña para proteger de la violencia a las menores latinoamericanas

Ana de León | Ciudad de Panamá - 5 mayo, 2021

La violencia, el embarazo precoz y las uniones forzadas son los tres problemas principales que sufren las menores en América Latina y el Caribe, y de los que la campaña «Creemos en las niñas», creada por la ONG Plan Internacional, se ha propuesto concienciar. 

«Queremos promover un movimiento local y regional que sensibilicen y visibilicen las historias de vida sobre lo que le está pasando a las niñas en nuestra región; y que ellas a través de su voz puedan contarlo», dice la directora regional de Plan International Américas, Débora Cobar.

La campaña está presente en once países de América Latina y el Caribe, Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú y República Dominicana, en los que se lanzan mensajes de testimonios de las menores para conocer la realidad que viven.

«Queremos que se transforme un movimiento de las niñas a favor de las niñas, pero también mostrar su potencial», cuenta a Efe.

Tres problemas históricos que la covid agravó

«En América Latina tenemos varias situaciones que afectan a las niñas y adolescentes, pero queremos enfocarnos en tres áreas específicas, que nos parecen muy graves y se han agudizado durante la pandemia: la violencia, el embarazo precoz y las uniones forzadas«, añade Cobar.

La idea es «mostrar qué está sucediendo: la violencia ha crecido especialmente en época de covid, y los factores que antes las protegían ahora han desaparecido, como la escuela».

Respecto a los «embarazos en niñas el asunto es un tema muy grave, en Guatemala, por ejemplo, hemos observado que doce niñas, de entre diez y catorce años, dan a luz por día, esto es extremadamente grave«.

Y «en cuanto a los matrimonios o uniones forzadas, a pesar de que sí se la logrado aprobar leyes para erradicar el matrimonio infantil, se siguen dando uniones forzadas».

Cifras «gravísimas»

Latinoamérica y el Caribe, la región considerada como la más desigual del mundo, recoge cifras «gravísimas», a juicio de Cobar: el 15 % de todos los embarazos tempranos registrados se producen en menores de 15 años, números que en los últimos años casi no se han logrado reducir, según datos aportados por la ONG.

A diferencia de otras regiones del mundo, en las que se ha avanzado en la reducción de matrimonios y uniones infantiles forzadas , en América Latina y el Caribe esta situación «no ha cambiado en 25 años», por ello con la campaña se pretende «levantar el tema, hacerlo más visible y conseguir aliados».

Plan International destaca que la mayoría de abusos sexuales en la región se producen en menores y suelen darse por agresores de su entorno más cercano: un 75 % de los casos en El Salvador ocurren antes de los diecisiete años, el 74,72 % en Colombia se producen antes de los 14 años, y un 64 % de los casos en Ecuador son antes de los 18 años.

Los embarazos en menores de 14 años son la consecuencia de un abuso sexual, dejando «niñas madres»: en Perú, por ejemplo, en 2018 cada día seis niñas de entre doce y catorce años dieron a luz; y Guatemala, durante el 2020, la situación fue de doce niñas de entre diez y catorce años cada día.

Una de cada cuatro niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe contrae matrimonio por primera vez o mantiene una unión temprana antes de cumplir los 18 años, mientras que ocho de cada diez lo hacen antes de cumplir los 20 años.

«Creemos que los testimonios que recoge la campaña son muy potentes», asegura la directora de Plan.