comandante Torres

La comandante del Ejército del Aire Rocío González Torres posa en su pueblo, Huévar del Aljarafe (Sevilla). EFE/Fermín Cabanillas

Rocío González Torres, primera comandante en volar más de 1000 horas en un caza

Fermín Cabanillas | Huévar del Aljarafe (Sevilla) - 1 febrero, 2022

Rocío González Torres siempre tuvo claro que quería ser militar. Todo empezó a principios de los 80, en un pueblo vecino de Sevilla de poco más de 3.000 habitantes. La pequeña Rocío daba la misma respuesta a todo aquel que le preguntaba que quería ser de mayor: militar. Nadie de su familia había llevado uniforme antes que ella, pero eso no la detuvo.

39 años después, aquella niña es la comandante Torres y se ha convertido en la primera mujer en completar más de 1.000 horas de vuelo en España pilotando un F-18, el histórico avión militar que roza los 2.000 kilómetros por hora. Su pueblo, Huévar del Aljarafe, se ha reunido en torno a ella para rendirle un homenaje.

Pocas pilotas

A mediodía, el centro de usos múltiples de la calle De la Cruz de su pueblo ha pasado a llamarse Centro integral Comandante Rocío González Torres, tras explicar la militar a los presentes que “nunca pensé que algo en mi pueblo llevaría mi nombre, después de que, de pequeña, viese los nombres de las calles y pensara en lo importante de aquellas personas cuyos nombres estaban en las paredes”.

“De pequeña sabía que quería ser militar y me llamaban mucho la atención los aviones”, explica a Efe, bromeando con que “sabía que en una oficina no podía estar”, porque “tenía muy claro lo que quería”, y tras tener la opción de entrar en el Ejército del Aire le pareció “muy atractivo” luchar por ser piloto.

Poco a poco, fue destacando hasta el punto de lograr las 1.000 horas de vuelo, la primera mujer que lo conseguía en un caza en España, ya fuese a los mandos de su F-18 o de un Eurofighter, otro de los aviones que marcan la personalidad del Ejército español desde el aire.

A pesar de todos sus logros, la comandante Torres asegura que, aunque es todo un referente, no ha buscado ser un emblema del empoderamiento femenino, porque “quería seguir mi camino independientemente de ser mujer u hombre, y siempre he sido un compañero más en la unidad”.

lamenta que por sus manos (es instructora de vuelo) pasan muy pocas mujeres aspirantes a piloto, “casi menos que antes, y no sabemos la razón”, y cuantifica que de 60 alumnos de media cada año solo 3-4 son mujeres.

Medalla de Oro de Sevilla

Su recorrido, algunos de sus méritos, incluidos algunos de sus uniformes para volar, se pueden ver desde hoy en una exposición que ha servido para inaugurar el centro que lleva su nombre, ante una alcaldesa, María Eugenia Moreno, que se ha mostrado “emocionada, muy ilusionada por darle a Huévar el reconocimiento que tanto merece”.

Con esas premisas, la comandante Aguila 6, su nombre de “batalla”, sobrevoló los cielos de Sevilla el pasado mes de abril junto a sus compañeros de la Patrulla Águila, y la «top gun» española pudo ver su pueblo bajo sus pies, a muchos metros de altura, como se refleja en un cuadro que hoy ha regalado a la alcaldesa durante el acto.

Actualmente, es instructora de vuelo en la Academia General del Aire y la única mujer piloto de la Patrulla Águila, y en 2017 fue galardonada con la Medalla de Oro de la Provincia de Sevilla, mientras que un año antes fue la ganadora del Pentatlón Nacional Aeronáutico, lo que le permitió en 2019 alzarse en sexto puesto, entre cerca de mil participantes, en la edición internacional celebrada en la ciudad china de Wuhan.

Fue número uno de la promoción del Curso de Caza y Ataque en 2007, y ahora busca encontrar nuevos retos en el siempre complejo mundo del Ejército, a los mandos de aviones que se pierden de vista cuando surcan el aire.