• Dibujo interior del cómic "Bordados", de Marjane Satrapi. Foto: Reservoir Books.

  • Interior del cómic "Bordados", de Marjane Satrapi. Foto: Reservoir Books.

  • Interior del cómic "Bordados", de Marjane Satrapi. Foto: Reservoir Books.

  • Interior del cómic "Bordados", de Marjane Satrapi. Foto: Reservoir Books.

  • Interior del cómic "Bordados", de Marjane Satrapi. Foto: Reservoir Books.

«Bordados», el cómic de Marjane Satrapi sobre la sexualidad de las mujeres iraníes

Laura de Grado Alonso | Madrid - 25 febrero, 2021

Con el té y las pastas como hilo conductor, Marjane, la protagonista del icónico cómic «Persépolis», se reúne con varias mujeres de su familia, amigas y vecinas para compartir sus experiencias más íntimas y elaborar un relato transgeneracional de la condición de la mujer iraní en «Bordados», que reedita este 2021 Reservoir Books.

El cómic «Bordados», de la cineasta, historietista, dibujante y pintora Marjane Satrapi (Irán, 1969) conocida por alumbrar el autobiográfico «Persépolis» sobre la revolución iraní de 1979, se editó por primera vez en 2003 y en 2004 fue nominada al Premio a Mejor Álbum en el Festival del Cómic de Angoulême.

A través de sus dibujos, que mantienen el estilo en blanco y negro y a Marjane como protagonista, la obra abre la puerta a la situación de las mujeres en Oriente Medio y responde a la pregunta: ¿De qué hablan las mujeres iraníes cuando los hombres no están?

Sexualidad en las mujeres iraníes

La autora, afincada en Francia desde 1994, se sirve de la novela gráfica para hablar de temas tan universales como personales: matrimonios concertados desde que eran menores, infidelidades que les han cambiado la vida, los intentos por mantener la virginidad hasta el matrimonio o el tabú del sexo.

Sencillas, directas y sin tapujos, las mujeres de «Bordados» hablan, se ríen y comparten preocupaciones y experiencias de su vida sexual que siempre han mantenido en silencio.

«Hablar a espaldas de los demás es el ventilador del corazón», dice la abuela de Marjane cuando empieza el samovar y todo el mundo se congrega para entregarse a su actividad favorita: la tertulia.

El título de la obra, «Bordados«, además de referirse a un tipo de relieve ejecutado en tela con aguja y diversas clases de hilo, es el nombre que reciben los cotilleos o la acción de contar secretos entre varias personas. Y además, bordado integral es el nombre que coloquialmente se le da a coserse los genitales para reconstruir el himen, algo que algunas de las protagonistas del libro tuvieron que hacer para «recuperar su virginidad».

Revolución silenciosa

Este volumen funciona como una extensión del universo «Persépolis», en el que las mujeres siguen ejerciendo una especie de revolución silenciosa, o más bien, de espaldas a los hombres, en la que comparten, desde el respeto y la escucha mutua, experiencias que han marcado sus vidas.

Unas 136 páginas que dan testimonio de las vivencias de las mujeres iraníes en torno a su sexualidad, su cuerpo y su vida privada.

«¡Solo me he casado una vez y tenía 13 años! (…) Como era una buena familia aristocrática, se daba por sentado que me casaría con un ministro o un oficial militar. Bueno, pues me tocó un general que me sacaba 56 años», cuenta una de las mujeres reunidas en torno al samovar.

«Mi marido se enterará de que no soy virgen. ¡Se enterará todo el mundo! ¡Mi padre me matará! ¡¡Ayúdame, te lo suplico, haz algo!!», pide otra.