agua mujeres Latinoamérica

La directora de sustentabilidad y alianzas de Coca-Cola Latinoamérica, Andrea Mota, habla durante una entrevista con EFE en el municipio de Puerto Morelos, estado de Quintana Roo (México). Andrea Mota. EFE/Alonso Cupul

El acceso al agua mejora la calidad de vida de niñas y mujeres en Latinoamérica

EFE | Puerto Morelos (México) - 2 diciembre, 2022

La dignificación de las niñas y mujeres y la mejora en su calidad de vida en Latinoamérica es uno de los principales aportes de la iniciativa Lazos de Agua, un programa que ha permitido llevar agua potable a 200.000 personas en la región, asegura la directora de sustentabilidad y alianzas de Coca-Cola Latinoamérica, Andrea Mota.

Agrega que esa mejora en la vida de esas mujeres se extiende rápidamente hacia las familias y el entorno de las comunidades intervenidas en países como Colombia, Guatemala, México, Nicaragua y Paraguay.

Entrevistada en Puerto Morelos, Caribe mexicano, donde se dio el cierre de la primera fase del proyecto Lazos de Agua con representantes de todas las organizaciones públicas y privadas que participaron en la iniciativa el pasado 29 de noviembre, Mota ha destacado «el cambio de vida» entre la población femenina.

Uno de los casos que más le ha impactado y que le hizo ver la problemática desde un ángulo diferente, fue el de una mujer que le explicaba lo que hacía para llevar agua a su casa.

«Una señora que me parecía muy mayor de edad, con un rostro de sufrimiento, me contó del cambio en su vida al no tener que caminar tantos kilómetros cargando el peso del agua, de sus hijos que no podían ir a la escuela porque el agua estaba contaminada y cuando me dijo su edad yo no lo podía creer, era muchísimo más joven que yo», ha relatado Mota.

El agua y la calidad de vida de las mujeres de Latinoamérica

En las comunidades rurales, ha explicado, es trabajo de la mujer proveer el agua para la familia y eso implica jornadas de hasta 6 horas al día, lo que deja un desgaste físico y emocional muy grande.

Mota ha indicado que cerca del 60 % de la población impactada con programas como Lazos de Agua son mujeres.

«Una mujer que recibe este apoyo, esta capacitación, es para no retroceder, no vuelve atrás, una vez que avanza se ven los cambios de vida y son definitivos», ha señalado.

Ha dicho que el programa tiene «un modelo que está probado, que funciona, que es bueno, que genera resultados» y para la fase dos queremos hacerlo aún más fuerte o más relevante y claro, queremos traer otros inversores y escalar y potencializar aún más en otros países, otras comunidades creo que esto sería lo más relevante en este momento», ha indicado.

Sobre este punto, Ernenek Duran, director sénior de programas para Latinoamérica de la fundación One Drop, ha recordado que el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 6, relacionado con el acceso universal al agua, está muy lejos de alcanzarse.

«Hay personas que tienen acceso al agua tres veces a la semana o un día, hay otras que tienen continuidad, pero no tienen calidad. Yo diría que en el sector vamos tarde para lograr el ODS al 2030 tenemos que acelerar el paso y lo tenemos que hacer juntos», ha señalado.

La pandemia evidenció las brechas

La pandemia, ha dicho Ernenek Duran a EFE, mostró que no estamos preparados y que las brechas son enormes.

«Los mensajes del lávense las manos explotaron por todos lados, las campañas a nivel nacional en los países, a nivel a nivel regional en los estados, o en los diferentes territorios, pero, cómo le pides eso a alguien que no tiene acceso al agua», ha sentenciado.

«Tenemos que pensar de manera más sistémica, colaborar más entre sectores, entre las mismas organizaciones y creo que es algo de lo que Lazos de Agua está fomentando, los cuatro socios de que le apostamos a esto hace seis años probamos un modelo que sí funciona y ahora tenemos claro que tenemos que ir más rápido», ha expuesto.