Cruz Roja

Dos voluntarios de Cruz Roja Alicante distribuyen alimentos a familias confinadas. EFE/Pep Morell/Archivo

Un 83 % de las familias atendidas por Cruz Roja están en riesgo de extrema pobreza

Marta Ostiz | Madrid - 2 junio, 2021

Las mujeres dedican al cuidado de los hijos entre dos y diez horas más que los padres y el 55 % de las madres señala que esto influye en sus posibilidades de encontrar empleo. Esta es una de las conclusiones del último boletín de la Cruz Roja, que analiza la vulnerabilidad social de las familias con menores de 0 a 6 años atendidas y los efectos de la pandemia en su realidad.

El estudio concluye también que la crisis sanitaria ha agudizado la vulnerabilidad de las familias atendidas, cuyos ingresos se han reducido un 50 % de media, y que alcanzan la situación de pobreza extrema en el 83 % de los casos.

En total, la Cruz Roja ha analizado los 45.027 hogares atendidos a lo largo de 2020. La institución asegura que la situación ya era grave antes de la pandemia, pero ha empeorado “sustancialmente” debido al Covid.

Corresponsabilidad en el cuidado de los hijos

Respecto a la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos, los datos evidencian el impacto de género: la crianza recae mayoritariamente en las mujeres, en el 63 % de los casos sólo en la madre y en el 29 % en ambos progenitores.

Los técnicos de Cruz Roja detectan, además, que el estrés que viven los progenitores influye negativamente en sus hijos y esto se traduce en problemas psicosociales como hiperactividad, déficit de atención o problemas de adaptación a los centros educativos.

Un 96 % de los hogares, en riesgo de pobreza y exclusión social

El 83 % de los hogares analizados se encuentra en situación de pobreza extrema, el 96 % está en riesgo de pobreza y exclusión social y el 54 % experimenta privación material severa, mientras que es especialmente preocupante la situación de vulnerabilidad de las familias monoparentales, en su mayoría encabezadas por mujeres.

Estrella Rodríguez, una de las responsables del informe «La crianza en la Primera Infancia», advierte del efecto «dramático» que la Covid está tendiendo de en determinados hogares y lamenta que, si en los últimos años estaban empezando a observar ciertas mejoras en sus condiciones de vida, ahora la pandemia «ha sacudido a estas familias que estaban empezando a salir del túnel».

Precarización debido a la pandemia

Entre las principales conclusiones de este estudio, Rodríguez destaca que son las familias con hijos a su cargo las que tienen mayores dificultades para salir de la vulnerabilidad o la exclusión y que el estrés que genera la crianza en condiciones de pobreza tiene un impacto en el bienestar emocional de los menores.

Tal y como detalla el coordinador general de Cruz Roja España, Toni Bruel, los ingresos mensuales medios de estos hogares son de 762 euros, aunque en un 25 % de los casos son inferiores a los 430 euros y el 47 % de las familias monoparentales ingresa menos de 500 euros.

Las prestaciones sociales recibidas con mayor frecuencia son las ayudas escolares o becas en un 35 % de los casos, seguidas de ayudas de asistencia social (25 %) y de un 19 % de otras prestaciones. El importe medio oscila los 282 euros.

Bruel subraya que la pandemia ha precarizado la situación de estas familias, que han visto reducidos sus ingresos en un 50 % de media y destaca que el 70 % de ellas tiene bastante o mucha dificultad para llegar a fin de mes.

Familias sin recursos, en desempleo y con peligro de desahucio

Tres de cada cuatro hogares atendidos por Cruz Roja no pueden asumir gastos de salud de sus menores como gafas, audífonos o copagos, el 31 % no pueden permitirse una comida con proteínas 3 veces en semana y el 52 % experimentan pobreza energética.

Además, el 55 % de las personas atendidas están en situación de desempleo y cerca del 40 % de los hogares tiene a todos sus miembros en paro, mientras que el 90 % de las personas que tienen empleo son trabajadores pobres.

En relación a las condiciones de las viviendas, el 22 % de estas familias se encuentran en exclusión residencial (conviven temporalmente con familiares o amistades, están ocupando viviendas, se encuentran en alojamientos temporales o albergues y un 4 % tienen amenaza de desahucio).

Además, el 61 % tiene muchas o bastantes dificultades para afrontar los pagos de la vivienda y el 41 % de las viviendas están en condiciones de insalubridad (humedades, escasez de luz, ruidos, contaminación y suciedad en el entorno…).