Violencias machistas

Una veintena de hombres de diverso perfil dan la cara el 25N para alertar a los jóvenes, y no tan jóvenes, de la urgencia de asumir su responsabilidad y poner fin a las conductas machistas y sexistas.

«¡Basta ya!»: Los hombres se plantan frente a las violencias machistas

Macarena Baena Garrido - Efeminista - 25 noviembre, 2021

Conscientes de que erradicar la violencia machista pasa por advertir y eliminar muchos de sus comportamientos, más de una veintena de hombres de diverso perfil dan la cara el 25N para alertar a los jóvenes, y no tan jóvenes, de la urgencia de asumir su responsabilidad y poner fin a las conductas machistas y sexistas.

Con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero; el cineasta Pedro Almodóvar; el cantante Leiva, los actores Alain Hernández o Manu Baqueiro, el catedrático Octavio Salazar o el karateca Damián Quintero han querido poner su voz y su rostro para tratar de poner freno a las violencias machistas. Ellos son parte necesaria del cambio hacia una sociedad más igualitaria.

«A los más jóvenes les diría que su primer contacto con el sexo y con el placer de los sentidos no fuera a través del porno (…) que la realidad de la relación de un hombre y una mujer va por otros caminos de reciprocidad y de respeto», les aconseja Almodóvar

Conductas inadmisibles

«Aprovecharte de que una chica está borracha para liarte con ella», «dudar de su relación con sus amigos», «controlar sus redes sociales» o «seguir a una mujer por la calle» son algunas de las conductas violentas y machistas que denuncian como inadmisibles.

Los actores Antonio Molero, Jon Plazaola, Ginés García Millán, Joaquín Climent, Alfonso Bassave, Jorge Pobes, Jorge Usón, Roger Batalla, Rodrigo Poisón, Miguel Ángel Muñoz o Fernando Valdivielso; el director de cine Roberto Santiago, el cantautor y poeta Marwan, el ilustrador Javier Royo y el escritor Ernesto Pérez Zúñiga también han querido sumarse a esta campaña de Efeminista para concienciar sobre la necesidad de que los hombres se impliquen en la erradicación de las violencias machistas.

«Ningunear a una mujer en una reunión de trabajo», «enfadarte por no obtener una respuesta online inmediata«, «ponerte agresivo cuando ves que la conductora es una mujer», «hacer alusión de forma despectiva a su cuerpo», «estar solo pendiente de ti cuando tienes sexo en pareja e ignorar sus deseos» son otras conductas machistas que critican.

«¡Joder! Nosotros nos quedábamos en la mesa y mi madre era quien recogía«, recuerda Leiva, quien considera que «hay que empezar por revisar un montón de comportamientos y discursos que tenemos incorporados. Empecemos por ahí, que hay mucho trabajo por hacer».

No compartir por redes memes, chistes o bromas machistas; no difundir desnudos o imágenes íntimas de niñas o mujeres; no callarse y actuar ante cualquier tipo de agresión a una mujer, y afear esas conductas a quienes lo hagan, es el primer paso que los hombres pueden dar.

Vivir libres

Lograr una sociedad libre de violencias machistas es una quimera sin la implicación de los hombres, sin una reflexión y una transformación de sus masculinidades que erradique toda la cultura machista heredada a lo largo de la historia.

Que las mujeres puedan vivir libres depende de ellos. Las mujeres no se han cosificado ni violentado a ellas mismas, son los hombres los que tienen que cambiar sus conductas, y urge que lo hagan en un país donde cada seis días una mujer es asesinada por su pareja o expareja y se denuncia una violación cada cuatro horas.

En España el 57,3 % de las mujeres mayores de 16 años (11,3 millones) ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida: más de 4 millones ha padecido violencia física; 2,8 millones, violencia sexual y más de 8 millones han sido víctimas de acoso sexual, según la Macroencuesta de Violencia sobre la Mujer, elaborado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género y el Centro de Investigaciones Sociológicas

Jóvenes y el machismo

Unos datos especialmente preocupantes entre los jóvenes debido a que la comunicación en los entornos digitales en los que ellos se mueven agudiza el problema de la violencia de género y multiplica el número de agresores -protegidos por el anonimato- al tiempo que se incrementa el número de mujeres  jóvenes víctimas de ciberdelitos de tipo sexual.

Así lo reflejan numerosos estudios y estadísticas, recogidos por la investigadora y profesora de la Universidad Oberta de Cataluña, Leila Mohammadi, que alertan de que en los últimos años se han incrementado las violencias machistas en los espacios digitales.

«El amor es un vínculo de vida, un pacto, no una posesión. El amor es ir de la mano, por la calle, codo a codo, no ir encadenados, no ir presos (…). La violencia machista es una falta de respeto, no solo a las mujeres sino a la dignidad que nos merecemos los hombres en nuestra vida y en nuestros vínculos», recuerda Luis García Montero

El fundador de la Asociación Hombres Igualitarios, Juanjo Compaire, decía esta semana tras recoger el premio ‘Meninas 2021’ por su defensa de la igualdad y la lucha contra la violencia machista que «los hombres deben implicarse en la causa» porque «somos los responsables del problema y parte de la solución».

Las cifras

En España el 57,3 % de las mujeres mayores de 16 años (11,3 millones), ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida: más 4 millones ha padecido violencia física; 2,8 millones han sufrido violencia sexual y más de 8 millones ha sido víctima de acoso sexual, según los datos de la Macroencuesta de Violencia sobre la Mujer 2019, elaborada por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género y el Centro de Investigaciones Sociológicas a partir de 9.568 entrevistas a mujeres mayores de 16 años para conocer la incidencia de las violencias machistas en España.

Una de cada tres (32,4 %, 6,6 millones) ha sido maltratada física, sexual, psicológica o económicamente por una pareja o expareja y un 2,2 % fue violada.

Violencia Sexual

  • El 13,7 % de las mujeres ha sufrido violencia sexual: 1,3 millones (6,5 %) por una persona que no era su pareja y 704.000 cuando no habían cumplido los 15 años
  • En el 99,6 % de los casos, el agresor era un hombre y en el 12,4 % participó más de una persona
  • En la mayoría de los casos, los agresores son conocidos por la víctima: familiares (21 %) o amigos o conocidos (49 %).
  • El porcentaje de mujeres violadas en España es del 2,2 %, más de 453.000. Seis de cada diez violaciones tienen lugar en una casa. En el 82 % de los casos, el violador era una persona conocida
  • Sólo el 8 % de las víctimas de violencia sexual denuncia los hechos, en una tercera parte de los casos porque «era una niña» cuando sucedieron, pero también por vergüenza y por temor a no ser creída.
  • El 84 % ni siquiera buscó ayuda formal para superarlo, pero siete de cada diez se lo contaron a alguien
  • El 40 % de las mujeres lo ha padecido alguna vez en su vida y tres de cada cuatro de ellas refieren que en más de una ocasión.
  • El acoso es el comportamiento no deseado con connotaciones sexuales. Sólo el 2,5 % lo denunció.

Violencia física

  • El 21,5 % ha sido agredida alguna vez
  • El 13,4 % ha sido agredida por hombres que no son su pareja: padres, compañeros de clase o desconocidos.

Violencia en la pareja

  • Desde 2003, primer año del que hay cifras, el número de mujeres asesinadas por su pareja o expareja asciende a 1.118  y a 37 en 2021
  • Los menores huérfanos por Violencia De Género ascienden a 24 en 2021 y a 330 desde 2013, año en el que empezaron a contabilizarse. Solo se incluyen los menores de edad
  • Una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia de género (la ejercida por la pareja o expareja)
  • Casi 3 millones (14,2 %) de mujeres han recibido malos tratos físicos o violencia sexual por parte de su pareja.
  • Un 27 %, control; un 23,2 % violencia emocional;
  • un 13,9 % le tenía miedo a su pareja
  • un 11,5 % padeció violencia económica.
  • Tres de cada cuatro aseguran que el maltrato no fue un hecho aislado, sino que se repitió.
  • Sólo el 21,7 % denunció estos hechos, un porcentaje que desciende hasta el 5,4 % cuando el agresor es la pareja actual de la víctima.
  • Desde 2003, primer año en el que comenzaron a contabilizarse, 1.118 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, XX en lo que va de año

Los menores, también víctimas

  • Más de 1,68 millones de niños viven en hogares en los que su madre sufre violencia de género por parte de su pareja o expareja
  • Casi 9 de cada 10 mujeres víctimas de la violencia de género con hijos menores sostiene que éstos presenciaron o escucharon esas agresiones
  • En el 51,7 % de los casos, el maltrato de la madre ha estado acompañado de la violencia del agresor contra los niños

Mayor incidencia en jóvenes

  • Hay mayor incidencia de la violencia sexual en jóvenes de entre 16 y 24 años (11 % frente al 6 % general) y también del acoso sexual (60 % frente al 40 %)
  • Estos porcentajes más elevados no tienen por qué conllevar una mayor magnitud del problema entre las más jóvenes, sino que hablan con más libertad que las mayores
  • Las mujeres con discapacidad, las mujeres extranjeras, las ancianas y las que viven en pueblos pequeños también son grupos más vulnerables a la violencia.

Consecuencias en la salud

  • El 16 % de las víctimas de violencia sexual ha sufrido lesiones físicas, un porcentaje que sube al 37,8 % en las mujeres que fueron violadas
  • El 53 % ha tenido consecuencias psicológicas
  • Además, el 27,7 % tuvo pensamientos de suicidio (38,2 % en el caso de violación), frente al 6 % de quienes no sufrieron esta violencia
  • En cuanto a las mujeres maltratadas por sus parejas, el 46 % sufrió lesiones, el 70 % padeció consecuencias psicológicas (ansiedad y depresión) y el 18,5 % tuvo pensamientos suicidas.

El coste