Discapacidad

EFE/Ana F.Barredo/Archivo

CERMI pide un protocolo específico para víctimas de violencia de género con discapacidad

EFE | Madrid - 16 junio, 2021

La falta de un protocolo específico para atender a víctimas de violencia de género con minusvalía hace que “se les siga derivando hacia servicios especializados de discapacidad, pero no de violencia contra la mujer”, alerta el Comité español de representación de personas con discapacidad (CERMI).

Así lo ha manifestado la vicepresidenta ejecutiva de CERMI Mujeres, Ana Peláez, en la comisión especial de seguimiento y evaluación de los acuerdos del informe del Senado sobre las estrategias contra la Violencia de Género aprobadas en el marco del Pacto de Estado.

Limitaciones en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres con discapacidad

«Las mujeres y niñas con discapacidad están expuestas a múltiples formas de violencia», subraya Peláez, quien reivindica la protección de la justicia para esas mujeres y denuncia las limitaciones que sufren sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

Peláez explica que los controles de la capacidad reproductiva que se llevan a cabo sobre las mujeres con discapacidad «se dan sin su participación, sin su consentimiento, sin involucrarlas en la toma de esas decisiones«, y eso puede derivar en violencias machistas dentro del ámbito familiar: «Se evita el embarazo, pero no las violaciones o abusos», apostilla.

La vicepresidenta de CERMI Mujeres asegura que la intimidación, la manipulación, el engaño y la desinformación que sufren las mujeres con discapacidad no está reflejado en las leyes y que esto podría agravar la posibilidad de que sufran violencia de género.