Mujeres valientes

Txell Feixas da voz a «Mujeres valientes» del mundo árabe

Blanca García Álvarez | Madrid - 21 junio, 2021

El aborto, compra de esposas, matrimonios abusivos, violaciones o hijos que se suman a las filas del Estado Islámico son algunas de las historias que se narran, en primera persona, en «Mujeres valientes», un libro editado por Península sobre la revolución de la mujer en el mundo árabe.

Txell Feixas (1979), corresponsal en Oriente Medio, actúa como altavoz para estas mujeres que luchan por el derecho a una educación, a un trabajo libre o, simplemente, a existir en libertad.

La periodista se encarga de contar desde Beirut, donde reside, la actualidad árabe para la radio y televisión pública catalanas. Durante su carrera, ha cubierto la guerra contra el Estado Islámico en Irak, la caída del Califato, la crisis estadounidense y el rescate a Grecia desde el país helénico. Su gran trayectoria le valió en 2020 el premio de la Associació de Dones Periodistes de Catalunya (ADPC).

Rosa María Calaf, histórica corresponsal española, es la encargada del prólogo de ‘Mujeres valientes’.

Trece ‘Mujeres valientes’

Txell Feixas se adentra en el día a día de trece mujeres árabes que luchan contra unas normas establecidas. Es el caso de Fatma, una libanesa obligada a casarse de pequeña con su violador para que este quedara en libertad sin juicio por su crimen.

También, la historia de Maya y Nancy, dos hermanas que pasan las mañanas con los yihadistas en la cárcel y las tardes impartiendo talleres infantiles, todo con la idea de “derrotar la ideología que fundamenta el extremismo” a base de reconstruir la vida de los tocados por el terrorismo. “La ausencia de la figura paterna, la humillación y la sensación de injusticia forman parte del cóctel explosivo que suele haber detrás”, explica Maya en la obra.

Mujeres esclavizadas, obligadas a casarse o violadas coinciden con narrativas como la de Majd, una ingeniera palestina que ha diseñado ‘SunBox’, unas cajas domésticas que transforman la energía solar en electricidad. La idea de la ingeniera es vender a bajo precio su producto en Gaza, donde la corriente hay días que no pasa de cuatro horas.

Sin embargo, la palestina asegura que “a veces desearía no haber salido nunca”, porque “aquí ser mujer y viajera no está aceptado. Nosotras nos tenemos que quedar en casa. Irse a Europa o a Estados Unidos a aprender nuevas ideas y aplicarlas en Gaza está mal visto y te lo hacen pagar caro”, explica.

”Si es niña, no la salves”

La autora también cuenta las consecuencias de costumbres y tradiciones a través de historias personales, como en el caso de Jadiya, una afgana que tiene claro que nacer niña es como “una sentencia de muerte”.

Relata cómo los maridos ejercen violencia física contra las madres cuando nace una niña. “En esta sociedad, extremadamente patriarcal, ven en la niña a una personita que se convertirá, con los años, en una mujer encerrada en casa, que no trabajará ni aportará ingresos al hogar”, explica Freiras en uno de los capítulos.

Además de la violencia sexual y de género que sufren una de cada tres mujeres afganas, las mujeres en Afganistán tienen como labor el cuidado de los hijos y la familia, lo que hace que “solo los niños coticen” y que nacer mujer sea una condena.

El objetivo de ‘Mujeres valientes’ es dar voz a trece mujeres anónimas y valientes, con historias que conmueven, empoderan y explican “mejor que nadie” la realidad de lo que implica ser hoy mujer en el mundo árabe.