víctimas trata

Operación "Marilyn" en la que han desarticulado a un grupo criminal organizado dedicado a la trata de personas. EFE

Tres de cada cuatro víctimas de trata no son identificadas

EFE | Madrid - 2 marzo, 2022

La trata de personas en España continua siendo un grave problema. Un estudio de la Universidad Pontificia de Comillas, elaborado junto a Unicef, estima que tres de cada cuatro víctimas de trata no estarían siendo identificadas.

El informe «Qué sabemos y cómo lo contamos: cultura de datos en la trata de seres humanos», plantea la necesidad y urgencia de mejorar la identificación y el registro de datos para combatir la trata de personas en España.

Ambas organizaciones inciden en la insuficiente visibilización de la infancia, ya que los registros oficiales -la mayoría del ámbito policial y de los tribunales- calculan que solo el 2 % de las víctimas son niños, una cifra que dista de la media europea (32 %), y no reflejan completamente cómo afecta esta forma de violencia en los menores.

74 % víctimas quedan ocultas

A partir de los resultados de un proyecto piloto realizado en la Comunidad de Madrid, los investigadores estimaron que en la región apenas se estaría observando el 26 % de personas en procesos de trata, es decir, que el 74 % de las víctimas «quedan ocultas o son invisibles a ojos de las autoridades, las organizaciones, los medios y, en definitiva, de la sociedad».

En el caso concreto de la infancia, por cada menor víctima de trata observado, hay 5,7 sin observar, detallaron los expertos, quienes opinaron que esas estimaciones podrían extrapolarse al resto del país.

«Los datos sobre esta problemática con los que contamos actualmente no reflejan la verdadera magnitud de este fenómeno en España», aseveró el director ejecutivo de Unicef, José María Vera.

«Hay casos que no llegan a formar parte de las estadísticas oficiales porque se investigan como agresión sexual, violencia de género o detención ilegal. Falta un organismo que unifique los datos recogidos por los diferentes actores implicados y que dejan ocultas muchas víctimas», muchos de ellos menores, añadió.

62 % iniciadas siendo menores

Por ejemplo, según registra Interior, de las 269 víctimas de trata identificadas en España en 2020 solo 3 eran menores.

«Esto no se corresponde ni con lo que cuentan las víctimas (el 62 % de las mujeres en procesos de trata con fines de explotación sexual aseguran haber sido iniciadas en la prostitución cuando eran menores de edad), ni con lo que se cuenta en los medios de comunicación», señaló la investigación.

El porcentaje de Interior -solo el 2 % de las víctimas son niños-dista de la tasa media europea que entre 2017 y 2018 estaba en un 32 %, o con la tasa de reconocimiento de los países vecinos para este mismo periodo, como Portugal con el 29 % (65 menores de un total de 224 víctimas) o Francia el 28% (796 víctimas de un total de 2.846 personas).

Por su parte, el Informe Global sobre la Trata de Personas 2020, que cada dos años elabora la UNODC (Oficina de la ONU contra la droga y el delito) señaló cómo la proporción de personas menores de edad se ha triplicado en los últimos años.

Falta de consenso en los conceptos

Por ello, el proyecto «Cultura de datos en la trata de seres humanos» se propuso estimar cuál sería esa cifra oculta de víctimas de trata a través de un proyecto piloto que adapta el modelo estadístico de Estimación de Sistemas Múltiples (MSE), promovido por Naciones Unidas.

La investigadora María José Castaño explicó que «implementar el MSE requería de al menos 3 bases de datos de actores en la lucha contra la trata; hemos tenido la suerte de contar con los datos de 8 de las ONG, entidades públicas y autoridades invitadas a participar, lo que ha permitido una base de datos robusta y fiable que, una vez depurada, nos permitió diseñar un algoritmo para estimar esa cifra oculta de víctimas de trata».

Este proceso reveló la falta de consenso respecto a los conceptos a utilizar en ese ámbito y la ausencia de un organismo que unifique los datos de los diferentes actores implicados, por lo que proponen crear un organismo o institución que coordine todas las actuaciones.

«Un equipo especializado multidisciplinar, que maneje criterios unificados, donde lleguen todos los casos de trata de seres humanos y se encargue de la derivación, impulso y gestión del proceso de recuperación», reclamaron los expertos.

Aplicación para móvil y web

Junto a este proyecto, en el que han trabajado más de dos años ambas entidades, se desarrolló una aplicación para móvil y web en la que se pueden guardar datos para facilitar los procesos burocráticos de protección y atención a las víctimas de trata y mejorar la coordinación entre las organizaciones que las protegen.

Las dificultades burocráticas y contar con distintos registros de información en cada una de las fases del proceso dificultan a las víctimas la realización de trámites cotidianos y las coloca en una posición incómoda una y otra vez, al no poder probar de manera fácil su identidad ni la de sus hijos e hijas, concluye el estudio.