Silvia Federici: «El trabajo doméstico ha sido invisibilizado»

Laura de Grado | Madrid - 22 marzo, 2019

La activista feminista, historiadora y escritora Silvia Federici cree que el trabajo doméstico ha sido invisibilizado a lo largo de la historia porque «solo se ha visto el trabajo asalariado como un trabajo real», olvidando la doble jornada de las mujeres.

«Cambiar las relaciones de la reproducción es esencial para cambiar el poder» ha señalado también Federici durante la conferencia»Las luchas de la reproducción. Del salario para el trabajo doméstico a nuestros días».

La escritora, satisfecha por el auge de la lucha de las mujeres en todo el mundo, ha reconocido que «actualmente el movimiento feminista parece el movimiento más fuerte, el más capaz de cambiar el orden social».

A su juicio, el feminismo ha descubierto un área de lucha que nunca antes se ha visto, «todo lo no asalariado», porque «el área de actividades privadas no lo es tanto».

Reivindicar el salario del trabajo doméstico

Para Federici, el error es solo considerar el trabajo asalariado como un trabajo real, lo que «le ha dado a los hombres el poder de controlar el trabajo de la mujer».

Por ello, según la autora, reivindicar el salario del trabajo doméstico tiene mucho significado porque permite visibilizar el territorio doméstico, subvertir la relación de desigualdad y rechazar la dependencia económica del hombre. «Ya estamos haciendo un trabajo muy importante para la acumulación de la riqueza», ha añadido.

«Gran crisis» de la reproducción

La escritora de libros como Revolución en punto cero: trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas ha aprovechado para recordar el momento de crisis que vive el mundo de la reproducción porque las mujeres trabajan en lugares que «no le dan autonomía» y en consecuencia «no tienen tiempo para descansar, ni para otras actividades.

Para Federici, esto es una «situación muy grave» que ha hecho que la esperanza de vida de las mujeres proletarias «haya bajado 5 años» y que sean «las mayores consumidoras de antidepresivos«.

«La lucha de las trabajadores domésticas ha sido muy importante. Es el primer movimiento que pone sobre la mesa, de nuevo, el problema de la reproducción», ha recordado la escritora ante el contexto de la doble jornada laboral de las mujeres.

Otras formas de reproducción

Consciente de que «el terreno de la reproducción es un terreno que compartimos las mujeres», Silvia Federici aboga por cambiar las relaciones de la reproducción para cambiar las relaciones de poder.

Y ha hecho un llamamiento hacia formas de reproducción más comunitarias y colectivas, creando un entramado más afectivo porque «reconocernos que dependemos unas de otras es una garantía de seguridad».

El proceso de integración de la mujer al mundo laboral ha hecho que «todo el trabajo doméstico que las mujeres no hacen porque trabajan, lo hacen otras mujeres migrantes«, creando una nueva división.

I Encuentro feminista sobre la caza de brujas

Su visita a Madrid, se encuadra dentro de una gira por España, durante la que reflexionará, además del trabajo doméstico y las relaciones de reproducción, sobre la caza de brujas, lo que Federici considera «uno de los episodios más inefables de la historia».