recital niñas afganas

Cartel del recital de la escritora y poeta Marifé Santiago y la violinista Noelia Gómez.

Poesía y música para que las niñas afganas puedan seguir estudiando

Efeminista | Madrid - 18 noviembre, 2021

La escritora y poeta Marifé Santiago y la violista Noelia Gómez han decidido donar el 100 % de lo que recauden en su próximo recital a la asociación Puentes por la paz, quienes trabajan para que las niñas afganas puedan seguir estudiando.

Santiago y Gómez se presentarán el próximo 29 de noviembre en el marco del proyecto «Tribu de Poetas», del Teatro Tribueñe, que da voz y concede un nuevo espacio a la poesía en Madrid.

«Ellas nos darán un precioso recital poético donde se mezclan reflexiones, música y poesía en torno a la Iliada. Una ocasión que no puedes perderte», señala el Teatro en su página web.

Puentes por la paz (Ponts per la pau) es una asociación con sede en Badalona (Cataluña) que en España se dedica a la orientación y la formación de migrantes, mientras que en Afganistán promueve la educación de niñas y niños más desfavorecidos.

Que las niñas afganas puedan seguir estudiando

El acceso a la escuela secundaria por parte de las niñas y adolescentes afganas ha estado limitado por los talibanes desde la toma de Kabul, el pasado 15 de agosto.

Una decisión que ha sido condenada durante estos meses por organismos internacionales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Amnistía Internacional.

“Las niñas no pueden ni deben quedarse atrás. Es fundamental que todas las niñas, incluidas las mayores, puedan reanudar su educación sin más demoras. Y para eso, también necesitamos maestras que enseñen”, dijo en septiembre Unicef en un comunicado.

Debido a las presiones de la comunidad internacional y a las protestas suscitadas en Kabul, los talibanes han prometido que reabrirán «pronto» los centros femeninos. Sin embargo, eso aún no ha sucedido.

Cerca de 1,1 millones de niñas afganas se han visto privadas del acceso a la educación, y se encuentran a la espera de que los fundamentalistas redacten una supuesta guía que se lo permita