Promociona, un programa que impulsa y empodera a mujeres directivas

Cristina Bazán y Laura de Grado | Madrid - 8 octubre, 2019

Loida Peral conoció el programa Promociona de una manera muy particular. Llevaba menos de un año viviendo en Madrid cuando, en un evento de trabajo, una de las personas con la que coincidió le dijo que ella tenía el perfil perfecto para participar. «Nada más conocernos me dijo: Loida tienes una energía, un carisma y por todo lo que me estás contando que has hecho a nivel profesional este programa te va a encantar». Entonces decidió comentárselo a su jefe y postular.

Algo parecido le pasó a Mariví Sánchez. Ella es directora de Responsabilidad Social Corporativa y Comunicación del Grupo Calvo y en 2017 recibió por casualidad un correo con la convocatoria. «En ese momento yo tenía 13 años de experiencia y apliqué aunque el requisito era de 15 años. Me dijeron que al no cumplir con todas las condiciones lo intentase otro año».

Este año ambas lograron entrar y son parte de la séptima edición de Promociona, un programa de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) con la colaboración del Instituto de la Mujer y Esade, que nació en 2013 y que tiene como propósito impulsar a mujeres para que ocupen la alta dirección de las empresas españolas.

«Diseñamos un programa que ayudase a resolver una brecha que había y que sigue habiendo todavía y es que las mujeres no ocupan los puestos de alta dirección. Hay un 15 % de mujeres en los puestos más altos de dirección en las empresas y a nivel de CEO, de consejero delegado, solo hay un 4 o 5 %», cuenta a Efeminista Patricia Cauqui, directora académica de Promociona.

«La mujer no ha tenido, de momento, un sitio social en el mundo empresarial»

Las barreras presentes en las empresas

Estas cifras se deben, a juicio de Cauqui, a los obstáculos a los que aún se tienen que enfrentar las mujeres dentro de las empresas. «Es muy difícil hoy combinar un puesto de alta dirección con las obligaciones de familia. Hasta hace muy pocos años el tema doméstico estaba cubierto en casa y las empresas ni siquiera se preocupaban por eso (…) La mujer no ha tenido, de momento, un sitio social en el mundo empresarial».

Con ella coincide Gabriela Uriarte, directora general de Promociona hasta hace pocos días, quien suma a la lista de barreras los estereotipos de género y la falta de referentes femeninos en el sector.

Por esta razón, asegura, el programa busca a «mujeres que quieran cambiar el mundo» y les da herramientas para lograrlo. Todas ellas son, según se autodefinen, mujeres «luchadoras», «ambiciosas», «inspiradoras» y dispuestas a romper el techo de cristal de las empresas.

Hasta el momento, 824 mujeres ya han participado en el programa, que consiste en sesiones teóricas de política, macroeconomía, liderazgo, redes sociales, entre otras, y un módulo de mentorización cruzada en el que las mujeres intercambian experiencias y conocimientos con altos directivos de otras empresas.

El 45% de las directivas que participan en Promociona mejoran su posición dentro de la empresa

Redes de mujeres y ‘networking’

Para las mujeres resulta mucho más difícil cultivar sus redes profesionales, aseguran desde la dirección de Promociona, ya que gran parte de las decisiones se toman fuera del horario laboral, en «quedarte a tomar algo después del trabajo». Pero ellas, debido a la doble jornada, cuando salen de su puesto de trabajo van a casa a ocuparse de las tareas domésticas y la familia.

Ante esto, el programa les ofrece una oportunidad para «crear redes» no solo profesionales sino también a nivel personal, y les hace tomar conciencia de la importancia del apoyo que debe existir entre mujeres.

«Ayuda a que tengamos más confianza en nosotras mismas y hagamos mucho más ‘networking’, que es algo que a las mujeres nos suele costar un poco», asegura una de las participantes de la actual edición, la integrante del consejo de administración de Unilever, Marta González.

En este sentido, las ventajas del programa son palpables, ya que después de un exhaustivo proceso de selección y de un año de formación, además de salir «muy empoderadas» y con una gran red de contactos, el 45% de las directivas mejoran su posición dentro de la empresa.

El espíritu promociona

A pesar de estar aún en los primeros meses de esta promoción, las propias participantes han querido destacar el «espíritu promociona». Un sentimiento que ha calado muy rápido en ellas y que han definido como «una magia que se genera entre todas», «un sentimiento de hermandad», «la riqueza de compartir» o «las ganas de ayudar a otras mujeres a crecer y ser ejemplo».

«Me encantará luego poder llevar el espíritu promociona a mi organización y a todos los ámbitos en los que yo pueda influir para que las mujeres podamos estar mejor y más representadas en los consejos de administración y en los equipos directivos», ha asegurado una de las participantes.

Este sentimiento también ha hecho que ellas se sientan en confianza y cuenten experiencias personales que «no habrían compartido en otros espacios». «Tenemos quizá una vida muy sobrecargada a nivel personal y profesional y de repente afloran un montón de cosas y es una forma también de unirnos entre todas», cuenta Laura Álvarez.

En cuanto a expectativas, las entrevistadas aseguran que por el momento se han cumplido todas: han conocido a grandes profesionales, han intercambiado ideas para sus compañías y forman parte de un proyecto que impacta en la situación profesional de la mujer.

Ahora tienen su mente puesta en la segunda fase, la de la mentorización cruzada, pues esperan que aprender de la mano de los más altos directivos de otras empresas les ayude a despejar dudas y miedos para poder escalar más en su carrera profesional.