Policía Boliviana

En la imagen, Yaneth Montecinos, jefa de la nueva unidad de Género en la Policía Boliviana . EFE

La Policía Boliviana busca sensibilizar a sus agentes con una nueva unidad de Género

Yolanda Salazar | La Paz - 11 junio, 2021

La Policía Boliviana ha creado una unidad de Género para «sensibilizar» a sus agentes sobre la violencia machista, hacer seguimiento de los casos denunciados en el que los agresores son parte de esa institución, pero también buscar ser una guía para que las más de seis mil mujeres que visten el uniforme policial conozcan y hagan respetar sus derechos.

La jefa de esta unidad, la teniente coronel Yaneth Montecinos, ha manifestado en una entrevista a Efe que esta instancia también tiene la tarea de abordar temáticas como las «nuevas masculinidades» y «empoderar» a las mujeres de esa institución para que conozcan sus derechos.

«Tenemos que hacerles conocer los derechos que les asisten, necesitamos hacer conocer y, especialmente, identificar qué es un abuso sexual, un acoso sexual laboral, entre otros, para que ellas sepan exigir y denunciar», ha sostenido Montecinos.

Esta unidad fue creada el pasado 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, a iniciativa del Comando General con la finalidad de conocer las «dificultades» de las mujeres policías, pero también para impulsar de forma transversal el enfoque de género en la institución.

Sensibilizar a la Policía Boliviana

Esta nueva instancia es una guía para que tanto las mujeres y hombres del ente policial puedan obtener información para realizar una denuncia sobre violencia, en el que también pueden acudir las parejas de los oficiales.

«No tiene funciones investigativas, no tiene funciones para recibir una denuncia, simplemente las canaliza y también puede supervisar la ejecución«, ha enfatizado Montecinos.

Es decir que la unidad hace el seguimiento de las denuncias interpuestas por ejemplo en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia por alguna mujer policía o en contra de algún uniformado.

La lentitud de justicia es lo que más lamenta Montecinos. Asegura que son los investigadores, los jueces y fiscales los responsables de agilizar los procesos y de evitar la impunidad en los casos denunciados.

En la Policía Boliviana existen más de 6.500 mujeres que poco a poco se han abierto paso para ser «visibles» en una institución predominada por hombres, aunque todavía hay varios desafíos justamente para llegar a una equidad de género.

Varios de los policías han expresado la importancia de esta nueva unidad al tener en cuenta la realidad machista del país, pero otros lo tomaron con indiferencia, ha contado Montecinos.

Es por eso que una de las tareas más urgentes es «sensibilizar» a través de la información sobre la violencia de género, las leyes que protegen a las mujeres, compartir los conceptos para comprender su importancia y que paulatinamente haya un cambio en la institución.

«Representa un reto y un compromiso para mí como mujer policía, hay mucho que hacer, hay barreras de por medio que hay que superarlas y no solamente con hombres, también con mujeres que tienen el pensamiento machista y están convencidas que la vida es así», ha expresado Montecinos.

Un seguimiento de los casos

Con tres meses de creación, esta unidad ya hace seguimiento a tres casos en contra de hombres que son parte de la Policía y que fueron denunciados por violencia, ha indicado Montecinos.

De acuerdo con un diagnóstico que están realizando dentro de la institución, la mayor cantidad de casos de violencia en los que se denuncia a uniformados se presenta en La Paz, la sede de Gobierno, y en Santa Cruz, en el oriente de Bolivia.

Es por eso que una mujer policía está en cada comando departamental de las nueve regiones del país para ser la responsable de generar acciones para fortalecer la perspectiva de género y hacer el seguimiento de las denuncias.

De acuerdo con información del Ministerio Público, de enero a mayo de este año se han reportado 52 feminicidios en el país.

En Bolivia está vigente una normativa desde 2013 que castiga el feminicidio con 30 años de prisión sin derecho a indulto. Sin embargo, colectivos de mujeres consideran que pocos casos llegan a tener una sanción penal y en muchas ocasiones la Justicia revictimiza a aquellas que denuncian hechos de violencia en su contra.