Paca Tricio: «la conciliación familiar cae actualmente en las abuelas»

Ana Márquez | Madrid - 13 marzo, 2019

Paca Tricio (Barcelona, 1946), presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) y autora de «La rebelión de los mayores», asegura que como pensionistas quieren un futuro para los jóvenes, no quitárselo, y aboga por la conciliación familiar como método para lograr la igualdad.

Las personas pensionistas luchan en paralelo a la nueva revolución feminista porque los problemas de las mujeres se agravan con la edad, asegura la activista Paca Tricio, quien anima a todas a salir a las calles este 8M y a los hombres a sumarse como aliados a la lucha por la igualdad.

En una conversación con Efe, con motivo del Día Internacional de la Mujer, Tricio pide que las mujeres de todas las edades salgan a la calle a reivindicar sus derechos y su puesto en la sociedad porque «el 52 por ciento de la población no puede ser marginada por nadie».

Abuelas cuidadoras

Pregunta: ¿Se considera feminista?

Respuesta: Sí, me considero feminista porque creo que es la única manera de poder estar en la agenda social y política. Tenemos muchos motivos para seguir peleando por nuestros derechos, como la conciliación familiar que cae actualmente en las abuelas, y eso quiere decir que nuestros hijos e hijas no pueden conciliar y somos las abuelas las que estamos ahí porque somos las cuidadoras.

Me gustaría recalcar que nadie debe de intentar decirnos que el hombre es nuestro enemigo porque es un error y una mentira. Consideramos enemigos a los violadores y maltratadores, el resto son amigos y compañeros que tienen que sumarse al feminismo y ser nuestros aliados.

Paca Tricio

Paca Tricio, activista y presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP). EFE/Ana Márquez

P: ¿Cómo la ha ayudado el feminismo?

R: El feminismo me ha ayudado a comprender la lucha de otras mujeres de hace muchos años. Nosotros llevamos una estela de aproximación al feminismo que hemos mamado y no debemos permitir que se nos considere inferiores.

Sentencias justas porque «no es no y cuando no lo dice, también es no»

P: Díganos dos medidas que deberían implantarse para caminar hacia la igualdad.

R: Creo que la conciliación familiar, donde hombres y mujeres compartan la familia, y después la brecha salarial.

También sentencias justas porque cuando una mujer dice «no» es «no» y cuando no lo dice, también es no. Los jueces tienen que dictar de otra manera y piensen en el terror e incapacidad mental que supone que te maltraten o te violen. Hay que hacer entender a la judicatura, que está compuesta por hombres y mujeres, para que se pongan en la piel de estas mujeres. O que se cambie la ley y se amplíen los supuestos.

P: ¿Se ha encontrado con algún obstáculo por ser mujer?

R: Yo he sido bastante bruta. Me acuerdo de cuando era una cría de 14 años, iba con una pariente mujer muy querida que me dijo: «Nena, no mires a los hombres a los ojos». Pregunté por qué y me dijo que «no era muy educado», a lo que contesté que para mí los hombres y las mujeres son iguales.

Mi madre era trabajadora igual que mi padre y vi la igualdad toda mi vida. No he tenido nunca la sensación de ser ninguneada porque nunca me he dejado serlo. Entiendo a las mujeres que están apartadas de la vida normalizada y hay que seguir peleando todas juntas.