Othello

La directora Marte Pazos presenta un ‘Othello’ en el que Desdémona y las mujeres que le rodean toman el protagonismo que en el texto original está reservado a los hombres, personajes “atrapados en una sociedad patriarcal”, con actitudes que se replican hoy, cuatrocientos años después. EFE/ Teatro de La Abadía

‘Othello’ habla con voz de mujer sobre masculinidad tóxica

Inmaculada Tapia | EFE Madrid - 26 mayo, 2021

Desdémona y las mujeres toman el protagonismo en la versión de ‘Othello’ de la directora Marta Pazos (Pontevedra, 1976), en la que los personajes se encuentran “atrapados en una sociedad patriarcal”. La incomunicación, las redes sociales y la desinformación son hilos conductores de esta obra escrita por William Shakespeare hace cuatrocientos años y renovada en la actualidad por Fernando Epelde.

A través de los actos, Marta Pazos, directora de la compañía Voadora, pone en evidencia que, a pesar del tiempo transcurrido, ocurre lo mismo en las relaciones de pareja y en la sociedad.

«La incomunicación, las redes sociales, las «fake news« (desinformación) nos alejan en lugar de acercarnos», dice en una conversación con Efe Marta Pazos, quien añade que con esta versión de ‘Othello’de Fernando Epelde, no pretende juzgar a los personajes, «todos son víctimas».

Othello’ permanecerá en el Teatro de La Abadía hasta el 6 de junio de 2021, protagonizada por Joaquín Abella, Ángel Burgos, Ana Esmith, Chumo Mata, Mari Paz Sayago y Hugo Torres.

Posverdad y violencia de género desde Desdémona

«Es muy posible que el teléfono sea el Iago de alguien«, comenta en alusión al personaje que con mentiras difunde un adulterio que Desdémona nunca cometió y que la lleva a la muerte a manos de su esposo, Othello. Todo con la vista puesta en los bulos que se difunden y cómo nos dejamos arrastrar por ellos.

La posverdad y la violencia de género son los temas sobre los que gira el espectáculo, además de la incomunicación. «El aislamiento es más fácil de controlar, impide el criterio y una autocrítica amplia sobre el sistema».

«Desdémona es uno de los personajes más irreverentes de Shakespeare, un hito para un personaje isabelino». Alguien que en sus inicios es una mujer fuerte, que toma sus propias decisiones, pero que a lo largo del texto se infantiliza y sucumbe a manos de su esposo, que se deja guiar por lo que le cuentan sin tener una conversación con ella, sin afrontar el problema. «Eso pasa ahora en las parejas, no preguntamos y se van creando distancias», asevera la directora.

Masculinidad tóxica y cambio de roles

Pazos asegura que en ‘Othello’ los personajes masculinos están atrapados por una cuestión de estatus, lo que les conduce a una «masculinidad tóxica», un texto en el que se pone en evidencia, según la dramaturga, que «la construcción de una sociedad libre no le interesa al sistema».

Una versión en la que los personajes femeninos -desde su protagonista, Desdémona, a Emilia y Bianca- se convierten en principales, adoptando incluso los diálogos de los masculinos, especialmente el de Othello, cuando él y Iago maquinan su muerte.

Protagonistas que no tienen «privilegios» en el texto original y que en esta versión la voz «omnipresente de Desdémona se convierte en el eco de los diálogos de los varones». Diálogos en clave de comedia, a través de la que se dicen «verdades rotundas».

A pesar de lo que parece, la historia no se modifica, simplemente «varía la perspectiva» para evidenciar que los actos son producto de «un sistema patriarcal que propicia la islamofobia y la violencia machista».

Los textos de Shakespeare «lo tienen todo. Es un material jugoso», que intercala binomios como verdad o mentira, la delicadeza frente a la fuerza bruta, lo público y lo privado. Un texto que define como «rico», que traslada temas aún vigentes y donde la puesta en escena sigue esa lógica.