Bouraoui

Copyright de Raphaël Devynck. EFE

Nina Bouraoui: La presión laboral y las relaciones con los jefes también son violencia contra la mujer

Pilar Martín | Madrid - 29 mayo, 2021

La escritora Nina Bouraoui, todo un referente feminista en su Francia natal, dedica su última novela «Rehenes» a una violencia que atenta contra la mujer que muy pocas veces se ha denunciado en la literatura, la de la presión laboral y las relaciones con los jefes (hombres).

Valiente y novedoso, así es este libro (Seix Barral) que Bouraoui ha presentado desde París de forma telemática, ciudad en la que vive esta mujer «feminista y homosexual».

«El cuerpo femenino desgraciadamente está destinado al sufrimiento, es algo como ancestral, físico. El cuerpo de las mujeres, su vientre, su pecho, creo que todavía recibe esa luz fría y brutal de la violencia (…) La violencia contra la mujer a veces está tan integrada que parece que no exista», lamenta.

En concreto, «Rehenes» nos presenta a Sylvie, una mujer con dos hijos, trabajadora y muy bien considerada, a la que su marido acaba de dejar; aunque éste no es el motivo para que la tensión narrativa explote, sino el hecho de que su jefe le pide que haga una lista con los nombres de trabajadores susceptibles de despedir.

«El libro no es un cliché, pero a menudo el poder y la fuerza está en manos de los hombres. No se trataba de escoger un hombre por ser hombre, sino por la figura de un jefe. Tenía la idea de hablar de la presión social, de cómo una empresa puede agobiarte, presionarte, de cómo la empresa puede ser una especie de cárcel y cómo puede tener una relación en nuestras relaciones íntimas«, explica.

Ir a por tabaco y no volver

Pero Bouraoui no presenta una mujer débil, sino todo lo contrario, muestra a una mujer que decide poner fin a esta situación.

«Todos tenemos deseos de revolución, todas tenemos a veces la tentación de huir, de abandonar la casa, la familia, la idea de ir a por tabaco y no volver. Me encanta la idea de la gente que desaparece y no vuelve«, apunta acerca de lo que hace su personaje en estas páginas.

De madre francesa y padre argelino, esta autora (1967) es una de las voces más potentes en Francia en la lucha feminista a través de sus novelas (ya van 15 publicadas), y de un discurso sin fisuras.

«Creo en la fuerza de las mujeres y en su potencia. No creo que haya distintos feminismos, creo que todas deseamos lo mismo, pero igual todas no tenemos los mismos medios. Soy muy consciente de que en Francia puedo hablar de todo lo que quiero, pero en Argelia no sé si sería tan libre, creo que no», afirma.

Por eso es desde el país galo desde el que manda otro mensaje: «igual soy idealista, pero la situación está cambiando, la palabra de la mujer cada vez es más libre. Pero mientras se ejerza violencia contra las mujeres, ninguna minoría será feliz».

«Nos une sufrir una violación»

«Mientras que las mujeres sean maltratadas -matiza- todas las minorías serán maltratadas. La raíz de la violencia radica en el territorio de las mujeres (…) La próxima revolución será la de las mujeres juntas, pero tenemos que ser conscientes de que somos amigas, de que somos una fuerza. Y creo que en esta lucha hay que invitar a nuestros hombres amigos».

Una lucha que se convertirá en victoria gracias a una educación que se base en una realidad a eliminar: «lo que nos une es la probabilidad de sufrir una violación. Toda nuestra vida como mujeres consiste en esquivar a menudo situaciones incómodas y situaciones a veces extremadamente peligrosas».

La historia de «Rehenes» es para Bouraoui un «poco extraña» porque no nació como la novela que ahora llega a España, sino como un monólogo teatral que le encargaron en 2014 para un festival de teatro de mujeres. Un año en el que la escritora reconoce que «no se oía la palabra de las mujeres».

Pero en 2020, llevaba por la necesidad de abordar la adolescencia de Sylvie, se lanzó a reescribir en formato novela este texto que suma en la lucha contra la violencia machista una vertiente más del maltrato femenino.