Muerte joven velo

Un iraní leyendo en el periódico la información de la joven Mansa Amini tras ser detenida por la policía, en un caso que ha conmocionado al país. EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

La muerte de la joven iraní detenida por no llevar bien el velo desata fuertes protestas

EFE | Teherán - 19 septiembre, 2022

La muerte de una joven tras ser detenida por la Policía por no llevar bien el velo ha sacudido Irán con protestas, portadas de la prensa reformista dedicadas a la fallecida y peticiones de que se tomen medidas.

La joven iraní Mahsa Amini falleció el pasado 16 de septiembre a causa del infarto y coma sufridos en la comisaría, según han informado medios del país persa.

«Mahsa Amini, que entró en coma tras ser detenida por una patrulla de la moral, ha muerto», informa en una breve noticia el diario reformista Etemad, que cita como fuente a un tío de la joven.

Una detención y «reeducación»

A la joven de 22 años se la detuvo tres días antes por no llevar el velo de manera correcta y se la condujo a una comisaría para asistir a «una hora de reeducación», ha denunciado su familia.

Horas más tarde ingresó en el Hospital Kasra de la capital en coma tras sufrir un ataque al corazón. La noticia comenzó a correr como la pólvora por redes sociales, donde muchos usuarios expresaron su indignación.

La Policía, que confirmó su arresto para «explicarle las normas de vestimenta» en una nota informativa, ha rechazado responsabilidades.

«Repentinamente sufrió un problema del corazón (…) y fue inmediatamente llevada a un hospital», ha asegurado la Policía en un comunicado que recogieron medios iraníes.

Además, ha calificado la muerte como «un incidente desafortunado», y ha afirmado que es falso que la joven fuese «golpeada» bajo custodia policial tras su detención.

«Hemos investigado y todas las pruebas muestran que no hubo negligencia o comportamiento indebido de la Policía», ha asegurado el jefe de la Policía de Teherán, Hossein Rahimi.

«Se han realizado acusaciones cobardes contra la Policía iraní. Se han publicado mentiras», ha afirmado.

Una investigación para aclarar la muerte de la joven

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, ha ordenado una investigación para aclarar lo sucedido.

«El presidente Ebrahim Raisí ha ordenado al Ministerio de Interior que investigue los detalles del incidente de Mahsa de manera urgente y precisa, y que presente un informe con los resultados», ha informado en Twitter el Gobierno iraní.

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) ha pedido una investigación criminal por la sospechosa muerte de la joven bajo custodia policial.

Además, el grupo de derechos humanos han calificado las leyes que hacen obligatorio el velo de «abusivas, degradantes y discriminatorias».

Las explicaciones de la Policía no han convencido a muchos iraníes, que han mostrado en redes sociales su indignación.

«El arresto de Mahsa Amini para recibir orientación (sobre la ropa), seguido de su infarto y coma es suficiente para que varias generaciones de jóvenes odien la religión», ha dicho en Twitter el clérigo reformista Mohamad Ali Abtahi, que ocupó la vicepresidencia del país entre 2001 y 2004.

Protestas en todo el mundo

El funeral de la mujer en la localidad de Aychi derivó en una manifestación. Decenas de mujeres, según se hacen eco los medios locales, se quitaron el velo y mostraron sus cabellos, algo penado en Irán.

Durante la protesta, que se disolvió «violentamente», se hirieron a 33 personas, según la asociación de derechos humanos kurdos Hengaw.

Las autoridades iraníes confirmaron las protestas del sábado durante el sepelio, donde hubo enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, detenidos y heridos.

«En el funeral de Mahsa Amini no murió nadie y solo hubo algunos heridos leves», ha asegurado a los medios iraníes el diputado de Saghez Behzad Rahimí.

El político ha afirmado que las fuerzas de seguridad usaron «perdigones» en las protestas causadas por «oportunistas».

En las protestas en el entierro, muchas mujeres se quitaron sus velos en señal de desafío y protesta.

Mientras, la imagen de Mahsa Amini es tendencia en redes sociales.

El domingo 18, dos días después de la muerte de Amini, también se sucedieron las protestas. En la Universidad de Teherán, un grupo de manifestantes entonaron «Mujeres, vida y libertad», según ha informado la web de noticias iraní Ruydad 24. Otros vídeos compartidos en redes sociales por periodistas iraníes muestran a varias decenas de jóvenes marchando en la universidad capitalina entonando cánticos de protesta.

Más presión para llevar el velo

El Gobierno del ultraconservador Raisí ha aumentado en los últimos meses la presión para que las mujeres cumplan con las estrictas reglas de vestimenta y conducta.

Así, las temidas furgonetas de la llamada Policía de la moral son más visibles que antes en lugares como la plaza Tajrish, en el norte de Teherán, llenas de mujeres que registran detenciones por no llevar bien el velo.

El velo es obligatorio desde la revolución de 1979 liderada por el ayatolá Ruholá Jomeiní, quien declaró que sin él las mujeres estaban «desnudas».