Coghen

EFE/ÁNGEL DÍAZ

Mercedes Coghen: La presencia de mujeres en fotografías deportivas es siempre testimonial

Natalia Arriaga | Madrid - 12 abril, 2021

La presencia de mujeres, si las hay, en las fotografías del ámbito deportivo es siempre testimonial. De esto se ha percatado la campeona olímpica de hockey Mercedes Coghen que, tras comprobar con asombro que, en el caso de España, la situación no solo no mejora, sino que va a peor, coordina en la Asociación del Deporte Español (ADESP) el Grupo de Mujeres Directivas, para impulsar el liderazgo femenino en el sector.

En un año de elecciones en las federaciones deportivas -agrupadas todas ellas bajo el paraguas de ADESP-, los tres únicos casos de mujeres con cargo de presidenta que había en el anterior ciclo olímpico se reducirán en los próximos cuatro años, según el resultado de las que aún quedan pendientes, a solo uno o dos. Una o dos mujeres entre 66 presidentes.

Negacionistas de la desigualdad

Julia Casanueva, presidenta de la Federación Española de Vela desde 2015, no se presenta a la reelección y son dos hombres los que optan a sucederla. En la de Remo, que preside Asunción Loriente, las elecciones van con retraso y la actual dirigente tendrá al menos un candidato opositor. Solo está garantizada la continuidad de Isabel García, renovada en el cargo para un mandato más al frente de Salvamento y Socorrismo.

La situación es tan grave que no es que apenas haya presidentas: es que tampoco hay candidatas. Maribel Zamora, que se presentó a las elecciones en Voleibol y perdió ante Agustín Martín Santos (sexto mandato), fue una excepción.

«Y todavía hay negacionistas de la desigualdad que dicen que no hay ningún problema, que no hacen falta medidas. Lo dicen incluso algunas mujeres», lamenta Coghen, que lleva veinte años implicada en grupos de trabajo de mujer y deporte.

«La foto es una realidad y así no vamos a ningún lado. Hay que seguir trabajando. Incluso gente que nunca fue partidaria de las cuotas, ahora ha visto que sin eso no se consigue nada«, comenta a Efe la capitana de la selección de hockey que ganó el oro olímpico en Barcelona’92.

Ni presidentas ni candidatas

«Cuando vi que Julia (Casanueva) no se presentaba, que la candidata de Voleibol no salió, que en Remo no sabemos aún qué va a pasar…. Es posible que volvamos a la situación de hace 30 años, cuando el golf era la única excepción con Emma Villacieros», indica Coghen.

«En 66 federaciones quizá solo haya una presidenta. Le dije a José Hidalgo (presidente de ADESP) que, por vergüenza ajena, debíamos hacer un esfuerzo», añade.

El Grupo de Mujeres Directivas ha agrupado en una primera reunión a más de 40 personas, entre ellas ocho hombres. «Interés por parte de las federaciones, parece que hay», destaca Coghen.

El objetivo, dice, «es que haya más mujeres en la línea de salida. Que haya gente que tenga la intención y haga el esfuerzo de ver que su vida puede ir por esa parte de la dirección deportiva».

La igualdad de oportunidades como estrategia

«Hay que cambiar la foto. Se puede hacer», asegura Coghen, aunque admite que el resultado se verá a medio o largo plazo.

Una de sus primeras propuestas es impulsar una labor de mentoría: «He pasado una encuesta a ver quién quiere ser mentora o ser mentorizada en las federaciones, entre la gente que pueda tener proyección. Por su experiencia, por su conocimiento, por sus cualidades. Hay que cazar a la gente a lazo. Sí o sí. Si en un club o en una autonómica hay una mujer que trabaja con voluntad y puede tener proyección, a lo mejor si le sugieres que dé un paso más, le apetece«.

Para Coghen, el cambio de paradigma «debe pasar por que la gente de dentro se lo crea».

«Hay que hacer de la igualdad de oportunidades una estrategia de verdad. Las federaciones trabajan en mujer y deporte, sí, pero no es para ellas algo primordial. Solo si se le da a este tema una consideración prioritaria se obtendrán resultados», afirma.

«Otro mensaje es que hay que ampliar mucho la masa, la base de la pirámide. Cada vez hay más mujeres participando, más técnicas, más árbitras. La red de apoyo es mayor, pero debe crecer más. La tecnología puede ayudar a que aparezcan nuevos perfiles de directivas, porque la manera de gestionar las federaciones va a cambiar», opina Coghen, que es vicepresidenta de la Federación Española de Hockey.

«Moverse y hacer ruido»

En su opinión, el teletrabajo impulsado por la pandemia «permite conciliar, reunirse desde casa» y hay que aprovechar esta oportunidad «para hacer una red en la que este núcleo vaya creciendo».

Hacer un encuentro con mujeres que ocupan puestos en clubes de fútbol y en las empresas patrocinadoras son otros planes de Coghen, partidaria de «moverse y hacer ruido».

La inmensa mayoría de las federaciones deportivas españolas apuestan en las elecciones presidenciales por la continuidad, con la reelección de los anteriores mandatarios -casi siempre candidatos únicos- como tónica dominante. Cuando llegan nuevos perfiles, caso de los exdeportistas Raúl Chapado, Jesús Carballo, José Luis Abajo o Jorge Garbajosa, la tendencia también beneficia a los hombres, que en su etapa en activo disfrutaron de una notoriedad y de una visibilidad de la que carecieron sus compañeras.

Coghen se refiere a un ejemplo de su propia federación, que preside Santiago Deó: «Con una nueva directiva renovada y más joven, resulta que se había reducido el número de mujeres. No encontraban a más, dijeron. ‘¿A que no me habéis preguntado a mí?’, les contesté yo. Les hice un listado de mujeres y ya han contado con ellas».

«Hombres que hablan con hombres»

Los dirigentes «se relacionan con sus equipos, con sus clubes, con la gente de su entorno, con personas de su propio perfil». El círculo se reduce a hombres que hablan con hombres.

«Es una razón cultural, humana. Es normal que uno confíe en quien más conoce», dice Coghen, para quien en el deporte español «hay un modo de gestionar muy presidencialista».

La única mujer que ha optada al cargo de presidenta del Comité Olímpico Español (COE), en 2005, no deja de reconocer que, al pedir a las federaciones que fomenten los perfiles femeninos en sus cargos directivos, «estás pidiendo a los de arriba que favorezcan la proyección de una posible rival».

«Tienen que ser generosos. Por el intento que no quede», añade.

Solo un 10 % de mujeres en los últimos Juegos Olímpicos

Coghen subraya también «las pocas mujeres que presiden un club deportivo» y «la carencia bestial de entrenadoras» .

«Estudios del COI señalan que eran un 10 % en los últimos Juegos Olímpicos«, apunta.

«La realidad es que cuando una mujer deportista acaba su carrera competitiva y se pone a trabajar, por mucho que se avance en el tema de compartir las tareas domésticas, nunca es lo mismo. Y encima el deporte tiene mucho de trabajo voluntario. Es difícil acabar tu jornada laboral, el trabajo en casa y salir a las 8 de la noche para ir a entrenar a un equipo», indica.

Mercedes Coghen apuesta por incorporar a las mujeres a puestos directivos «empezando con pequeñas responsabilidades, como ser jefa de equipo en una competición determinada».

«Esas experiencias te hacen ver el mundo de otra manera», afirma, pese a que el ambiente en principio pueda ser «hostil».

Un problema adicional para hacer planes de igualdad en los organismos deportivos es la falta de datos: muchas federaciones ni siquiera saben precisar cuántas mujeres trabajan o pertenecen a sus federaciones territoriales.

«La foto es una realidad: estamos peor de lo que estábamos», resume Coghen sobre la presencia de la mujer en los órganos que rigen el deporte. «No hemos dado el paso y hay que trabajar, al menos, para acelerarlo».