liderazgo mujeres recuperación covid

Helen Clark, de WPL; Katrín Jakobsdóttir, primera ministra de Islandia; Phumzile Mlambo-Ngcuka, secretaria general de ONU Mujeres y Amanda Nguyen, CEO de Rise durante la primera jornada del Foro.

El liderazgo de las mujeres, vital para la recuperación tras la crisis de la COVID

Cristina Bazán | Guayaquil - 9 noviembre, 2020

El liderazgo de las mujeres es vital para la recuperación tras la crisis de la COVID-19 que les ha afectado social, laboral y económicamente más que a los hombres. En eso han coincidido las líderes mundiales que han participado en la primera jornada del Foro Global de Reykjavík que hasta el 11 de noviembre reunirá a más de 800 presidentas, vicepresidentas, congresistas y directoras de organizaciones que luchan a diario a favor de la igualdad para hablar sobre los retos políticos y sociales del futuro.

«Las mujeres y niñas de todo el mundo necesitan que nos aseguremos de que este año será más que COVID19. Es necesario que el mundo dé un paso adelante por la igualdad y un mundo y un futuro más justo. Aquí es donde las mujeres líderes de todo el mundo juegan un papel crucial«, ha mencionado Silvana Koch-Mehrin, presidenta y fundadora de Women Political Leaders, organizadora del evento junto al Gobierno y el Parlamento de Islandia.

En la primera jornada de este Foro, que se ha realizado por tercer año consecutivo, aunque esta vez de forma virtual, han participado líderes como Phumzile Mlambo, directora ejecutiva de ONU Mujeres; Katrín Jakobsdóttir, Primera Ministra de Islandia y Hillary Clinton, exsecretaria de Estado de los EE. UU, entre otras, quienes han enfatizado en la necesidad de que más mujeres asuman el poder para ayudar a otras.

Unir fuerzas para cambiar el mundo

Que las mujeres y las líderes mundiales estén unidas es crucial para enfrentar una nueva normalidad que ya está amenazando con ampliar las brechas de desigualdad en varios países.

Por eso, bajo el lema «poder, juntas» han englobado una serie de conversaciones sobre cómo construir un futuro mejor «donde el liderazgo de las mujeres no sea la excepción». «Uniendo fuerzas, podemos cambiar el mundo», ha enfatizado la fundadora de WPL.

Desde la dirección de diversas organizaciones, países o parlamentos, las líderes que han formado parte de la primera jornada se han mostrado preocupadas por el freno o el retroceso que han sufrido las mujeres durante estos seis meses de pandemia, pues fueron las primeras despedidas, las que estuvieron a cargo de los enfermos o de la familia y las que sufrieron mayor violencia.

“Esta pandemia no ha tenido precedentes, pero ha sido trágicamente predecible en un sentido: como hemos visto a raíz de muchos desastres, la propagación de la COVID-19 ha sido seguida por un aumento de la violencia sexual«, ha dicho Amanda Nguyen, activista y CEO de Rise, una ONG que tiene como objetivo proteger los derechos civiles de las sobrevivientes de agresión sexual y violación.

Hiltrud Werner, del Grupo Volkswagen, ha señalado que la proporción de mujeres en puestos directivos «se está desacelerando en lugar de crecer». «Eso es preocupante y se lo atribuimos a la pandemia. Necesitamos ver más impulso del sector público para dinamizar el sector privado».

“Creo que toda mujer que ha logrado abrir una grieta en el techo de cristal también tiene la obligación de dar la mano a otras mujeres para ayudarlas a entrar en ese espacio de liderazgo. Doy el 5 % de mi día al empoderamiento femenino», ha resaltado.

«Necesitamos a más mujeres en el poder que quieran empoderar a otras»

La exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se ha referido al papel de las mujeres en la política, un avance que cree que es «muy necesario» para alcanzar la igualdad y ha destacado el triunfo de Kamala Harris en las recientes elecciones. Una victoria que la ha convertido en la primera mujer vicepresidenta de su país.

Sin embargo, Clinton ha precisado que, aunque se ha trabajado duro, aún queda mucho por hacer. «Tenemos que continuar denunciando el sexismo y la misoginia«, ha señalado.

«Seamos claros, las normas, los valores, los prejuicios profundamente arraigados que, lamentablemente, siguen siendo tan frecuentes continúan frenando a las mujeres. E incluso lo trabajan de una manera muy perversa, como saben, permitieron que las mujeres se contuvieran, sintieran que no son lo suficientemente buenas, que no son lo suficientemente inteligentes, que no están lo suficientemente preparadas para un trabajo o para postularse para cargos públicos en una democracia, para ponerse de pie, para defender sus derechos y los derechos de otras mujeres y niñas», ha mencionado.

Clinton cree que en estos próximos años, el progreso político de las mujeres debe enfocarse no solo en lograr que las mujeres estén en el poder, «porque seamos honestos, hay algunas mujeres en el poder que cierran la puerta a los derechos de las mujeres y a las oportunidades de las mujeres», sino en conseguir mujeres «que estén muy decididas y comprometidas a aumentar el espacio para las mujeres en la familia, la comunidad, el gobierno, los negocios y la sociedad en general».

«Necesitamos mujeres en posiciones poderosas para realmente hablar por todas las mujeres, pero particularmente por las mujeres marginadas, por las mujeres pobres, por las mujeres que de otra manera no tienen una plataforma tan fuerte y una voz tan poderosa», ha afirmado la líder estadounidense.

Y ha agregado que se necesita tener más mujeres en el poder «que quieran ayudar a empoderar a otras mujeres y más hombres como aliados para el empoderamiento de las mujeres y para crear un conjunto de oportunidades tan claras y abiertas para que las mujeres persigan sus propios intereses y sueños».

Igualdad, cambio climático y financiación

Seis paneles en los que se abordará la importancia del acceso a financiación por parte de las mujeres, los obstáculos que aún persisten y cómo el cambio climático les ha afectado de manera especial marcarán la jornada de este 10 de noviembre.

En estas charlas participarán Tao Zhang, del Fondo Monetario Internacional; el doctor Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud; Kolinda Grabar Kitarović, expresidenta de Croacia y Erna Solberg, Primera Ministra de Noruega.

En el panel sobre cambio climático, los especialistas debatirán soluciones intersectoriales para combatir la crisis climática y las desigualdades estructurales que la sustentan, cómo las mujeres líderes pueden dar forma a sociedades más resilientes y cómo se puede colaborar para construir una sociedad más inclusiva, equitativa, sostenible y próspera, donde nadie se quede atrás.