latinas silicon valley

"Latinas in tech".

Las mujeres latinas se unen para empoderarse en Silicon Valley

Redacción - 30 noviembre, 2018

Cuenta Gretel Perea que cuando hace cuatro años se mudó desde Venezuela al área de la bahía de San Francisco se dio cuenta que era necesario crear una comunidad de latinas. El objetivo era aprender unas de otras y crear conexiones. Y así nació ‘Latinas in Tech’.

Las mujeres latinas han tenido históricamente poca representación en la industria tecnológica, algo que poco a poco va cambiando gracias al trabajo de organizaciones como esta, dedicada a incrementar las oportunidades para este grupo en Silicon Valley.

La entidad fundada en 2014 por las emprendedoras Gretel Perera y Rocío Medina cuenta con más de 3.000 asociadas que representan a más de 40 empresas tecnológicas de primer nivel en una veintena de países distintos.

«Somos un gigante dormido en el sector tecnológico. Estamos viendo logros increíbles en los últimos tiempos, pero todavía queda mucho trabajo por hacer»

«Desde que una es pequeña existen estereotipos que hacen que las mujeres tengan menos motivación para adentrarse en el mundo de la tecnología que los hombres», apuntó a Efe Perera como una de las posibles explicaciones de la ausencia de latinas en Silicon Valley.

Latinas, doblemente infrarrepresentadas

En la mayoría de grandes empresas tecnológicas como Google, Facebook, Apple y Microsoft y, según datos facilitados por ellas mismas, las mujeres representan menos del 35 % de los empleados, y los latinos de ambos sexos en rara ocasión superan el 10 % de la plantilla, lo que hace que las mujeres latinas estén doblemente infrarrepresentadas.

«Somos un gigante dormido en el sector tecnológico. Estamos viendo logros increíbles en los últimos tiempos, pero todavía queda mucho trabajo por hacer», dijo a Efe Marisa Moret, jefa de políticas públicas de Airbnb y miembro de «Latinas in Tech».

Según Moret, la capacidad adquisitiva de las latinas es cada vez mayor en EE.UU. y en todo el mundo, de manera que a medida que pase el tiempo «las empresas se darán cuenta de que necesitan entre su fuerza laboral a trabajadoras que conozcan y representen los gustos e inclinaciones de sus clientas».

«Latinas in Tech» celebra cada año en San Francisco (California, EE.UU.) una reunión a la que asisten ingenieras, expertas en ciberseguridad, emprendedoras, inversoras y científicas de datos de prácticamente todos los países de habla hispana y Brasil.

Entre sus asociadas, la organización cuenta con empleadas y cargos directivos de compañías como Apple, Airbnb, Bumble, Cisco, Dell, Dropbox, eBay, Facebook, Google, IBM, Indeed, Lyft, MasterCard, Microsoft, Mozilla, Netflix, Paypal, Salesforce, Tesla, Twitter, Uber, Visa y Yahoo.

«Aunque seguimos siendo menos de las que deberíamos, las mujeres latinas cada vez tenemos más peso en el sector tecnológico y ello se debe a un incremento de la concienciación de que aportamos nuevas e importantes ideas», indicó Paola Santana, fundadora y consejera delegada de la «start-up» Social Glass.

«Hace siete años, cuando llegué a Silicon Valley, yo era la única mujer de la República Dominicana trabajando aquí en la industria tecnológica. Ahora, casi cada día me entero de que hay una latina que ha empezado una ‘start-up’ o está invirtiendo en tecnología», detalló a Efe la emprendedora dominicana.

Según Santana, uno de los principales valores añadidos que aportan las hispanas al sector tecnológico es un cambio de mentalidad: «Las latinas creemos que los problemas sociales deben ser afrontados desde una perspectiva sin ánimo de lucro, no con el único objetivo de ganar dinero», subrayó.

Así, citó el ejemplo de una emprendedora nicaragüense que ha iniciado el primer servicio de automóviles compartidos para ellas conducidos exclusivamente por mujeres en Nicaragua.

Cultura de machismo

«La razón es una cultura de machismo existente en el país que hace que muchos hombres sean agresivos en su trato a las mujeres y estas se sientan intimidadas, lo que hace que exista un mercado específico para conductoras en el que las clientas se sientan seguras», concluyó