maternidad Las invisibles

Laura Baena, fundadora del Club Malasmadres. EFE/Fernando Alvarado/Archivo

El 22 % de mujeres pierde su trabajo al ser madre

Violeta Molina Gallardo | Madrid - 5 octubre, 2020

La maternidad sigue suponiendo una barrera para muchas mujeres en España, donde el 22 % pierde su puesto de trabajo al ser madre y casi cuatro de cada diez aseguran haber sufrido algún tipo de discriminación laboral tras haber tenido un hijo.

Así lo evidencia la encuesta «Las invisibles», elaborada por el Club Malasmadres, en la que han participado 94.182 mujeres de España.

El objetivo de esta encuesta -elaborada en febrero, antes del confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus- es radiografiar y visibilizar cómo la maternidad es una fuente de discriminación para las mujeres en tres ámbitos: el profesional, el familiar y el social.

El 22 % de las encuestadas asegura que ha perdido su puesto de trabajo al ser madre: un 11 % renunció a él por no poder compatibilizarlo con la crianza, un 6 % fue despedida y a otro 6 % no le renovaron el contrato.

1 de cada 4 ha sufrido «mobbing maternal»

Más de un tercio, el 37 %, afirma que ha sufrido «mobbing maternal», esto es, discriminación directa de su empresa por haber tenido un hijo. El 22 % dejó de crecer profesionalmente, el 8 % vio mermadas sus responsabilidades y otro 8 % ha sufrido discriminación por parte de sus compañeros.

Hasta un 75 % de las mujeres consultadas sostiene que su vida laboral se ha visto afectada como consecuencia de la maternidad. Y el 70 % confiesa que se siente sola ante la crianza por la falta de corresponsabilidad y apoyos a la conciliación.

Sólo el 16 % de las madres españolas disfrutan de una jornada laboral intensiva durante todo el año.

«Las mujeres madres vivimos constantemente en esta dicotomía entre lo productivo y lo reproductivo, una división que nos empuja a renunciar a un aspecto u otro de nuestra vida», reza el informe.

Escuelas y abuelas, aliadas en los cuidados

En cuanto a la crianza y la educación de los hijos, el estudio evidencia que los cuidados siguen recayendo mayoritariamente sobre las mujeres. Siete de cada diez confiesan sentirse solas y seis de cada diez sienten culpabilidad por la sensación de no poder llegar a todo.

Nada más nacer los hijos, durante el permiso de maternidad, el 75 % indica que su pareja es su principal apoyo, pero esa cifra se reduce ostensiblemente a medida que los pequeños crecen.

Así, en la etapa de 0 a 3 años, el apoyo de los padres como figura de corresponsabilidad disminuye al 6 %, siendo las escuelas (37 %) y las abuelas (18 %) las principales aliadas en el cuidado.

A partir de los 3 años, cuando los menores se ponen enfermos y hay que recogerlos del colegio, son las madres las que interrumpen su jornada laboral (38 % de los casos) y las abuelas (36 %), mientras que en el caso de los padres el porcentaje es mucho menor (8 %).

Por último, el estudio sociológico concluye que el 68 % de las madres habría deseado tener más hijos, pero no lo ha hecho por la falta de medidas de conciliación, de tiempo o por motivos económicos.

La fundadora del Club Malasmadres, Laura Baena, ha denunciado cómo esos «duros resultados» evidencian las barreras estructurales que tienen las mujeres cuando afrontan la maternidad, unas barreras aún invisibles.

«Las medidas de conciliación están obsoletas y no son válidas porque las excedencias y las reducciones de jornada son prácticamente femenina, no son medidas de conciliación porque son sólo para nosotras. (…) Las consecuencias de la falta de conciliación y apoyo son brutales en materia de salud pública, desigualdad social y brecha digital», ha lamentado.