Vuelta al trabajo ¿y los niños?

Ana Márquez | EFE Madrid - 17 junio, 2020

La desescalada ha traído consigo situaciones diferente para todos, alegría por la vuelta a la «nueva normalidad, pero también preocupaciones. Este es el caso de padres y madres que tienen que volver a sus puestos de trabajo de manera presencial y no saben aún qué hacer con sus hijos mientras la vuelta a las aulas no sea una realidad.

Silvia (nombre ficticio) es una de las miles de madres que están afrontando esta difícil situación. Ella tiene un niño de cuatro años y como muchas familias ha compartido labores con su pareja durante el confinamiento, sin embargo, tal como denuncia a EFE, su marido está siendo presionado para volver a la oficina.

«Le han dicho que tienen que volver sí o sí. Yo puedo seguir trabajando en casa pero, si ya era complicado estando los dos, ahora no podré atender yo sola a mi hijo», cuenta.

Se pregunta además «¿con quién se van a quedar los niños?» si todos los padres vuelven al trabajo presencial mientras las aulas permanecen cerradas en la mayoría de los casos.

El regreso a las aulas ¿una solución?

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, con el paso a la fase 2 de la desescalada, que se dio el pasado 8 de junio, pudieron volver a clase los alumnos de Educación Primaria que necesiten refuerzo.

Sin embargo, la reincorporación a las clases presenciales en las escuelas infantiles tendrá lugar cuando la Comunidad entre en la fase 3.

Será «de manera voluntaria y siempre que se cumplan todas las garantías sanitarias» en aquellos casos en los que los progenitores deban trabajar fuera de casa, según ha explicado el Gobierno regional.

ERTE, despido, la obligación de solicitar la excedencia sin salario o las vacaciones son algunas de las presiones que denuncian a Efe trabajadores por parte de sus empresas cuando han expuesto las dificultades para conciliar la vida familiar y laboral en la vuelta a las oficinas.

En algunos casos, los superiores han llegado a decir frases como «que se encargue tu mujer» cuando los hombres han planteado las dificultades para cuidar de sus hijos.

El rol de los abuelos

El marido de Paloma es trabajador esencial y no ha dejado su puesto durante el confinamiento.

Ha sido ella quien ha estado compaginando su trabajo con el cuidado de los niños y, dentro de las dificultades, espera «seguir así» porque si no, asegura que no sabrá qué hacer.

Los abuelos han tenido un papel fundamental en el cuidado de los niños, desde llevarlos y recogerlos del colegio, a quedarse las tardes con ellos.

Pero ahora Paloma, si tiene que volver a su puesto, no los dejará a su cargo por miedo al contagio debido a los riesgos que todavía existen en la pandemia del coronavirus.

«Si les pasa algo, no me lo podría perdonar», dice.

Teletrabajar y ser padres a la vez

En muchos casos, además, las familias no pueden permitirse pagar a un cuidador, por lo que confían en seguir teniendo la opción de teletrabajar hasta que sea posible la vuelta a las aulas.

Todo ello pese a los «malabares» que algunos padres y madres están haciendo para poder compaginar su trabajo en casa con la atención a los niños, sobre todo los más pequeños, según cuenta Paqui, que tiene dos hijas de dos y cuatro años.

«Estoy en una videoconferencia mientras tengo que estar atenta a las manualidades o explicarles cómo se hacen las cosas. Encima no se concentran, no es su espacio, y yo no tengo nociones sobre cómo hay que enseñar ciertas cosas», reconoce.

La «distancia de seguridad» en las aulas

En algunos casos hay miedo sobre la vuelta de los niños a los colegios porque los menores «no entienden de distancias de seguridad», señala Iván, profesor en la Escuela Infantil La Bola de Cristal, en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca.

«Con niños de tan poca edad no se puede garantizar la distancia de seguridad. Además, se puede ver dañada la parte emocional de los niños ya que su vuelta a la normalidad se hará con mamparas, mascarilla y toda clase de reglas que serán complicadas de explicar y de entender», añade.

Carolina, con un ERTE al igual que su marido y un niño de dos años, asegura que no tiene miedo de que su hijo vuelva a las aulas y aboga por que tenga contacto con otro niños de su edad y continúe desarrollándose dentro de la «extraña nueva normalidad».

Paqui, en cambio, sí tiene reticencias: «Ya no es el miedo al coronavirus, es cómo se van a adaptar los niños a una realidad tan extraña que, sí para nosotros es en muchos casos incomprensible, para ellos mucho más».