brecha laboral

EFE/EPA/NANCY LANE / POOL/ Archivo

La pandemia aumenta la brecha laboral, según la Fundación Alternativas

EFE | Madrid - 8 junio, 2021

Las crisis revierten la tendencia de reducción de la brecha laboral, incluida la pandemia por el Covid, por lo que se verá un aumento de la brecha laboral debido al empeoramiento de las condiciones laborales de las mujeres en el último año y medio. 

Así lo ha explicado Jesús Ruiz Huerta, director del Laboratorio de la Fundación Ideas en la presentación del informe ‘Género y desigualdad laboral: la brecha salarial como indicador agregado’. 

Los últimos datos disponibles (INE, 2018) señalan que los hombres en España ganan de media un 27,3 % más que las mujeres, lo que supone 5.726 euros anuales.

Bruno Estrada, uno de los autores del trabajo, explica que la brecha salarial ya aumentó en la crisis anterior y que es previsible que vuelva a aumentar en esta porque el mayor porcentaje de mujeres que se sitúan «en las zonas más precarias del mercado de trabajo».

Estrada hace hincapié en que un 40 % de las mujeres trabaja en sectores en los que la caída de la remuneración de los asalariados ha sido mayor durante la pandemia, bien por despidos, por la prolongación durante muchos meses de los ERTE, o por recibir unos salarios más bajos al reducirse la actividad.

Comercio, transporte y hostelería: los sectores más afectados son los feminizados

«Los sectores que más cerraron sus actividades durante las medidas estrictas de confinamiento de la primavera de 2020 son aquellos en los que hay una presencia mayoritaria de mujeres, como comercio, transporte y hostelería», subraya Estrada.

Reyes de Blas, la otra autora del documento, defiende que para solucionar el problema es necesario llevar a cabo un conjunto de políticas que hagan efectivo un enfoque transversal, reforzando la presencia de la política de igualdad en todos los ámbitos de la acción pública.

Concretamente, el informe aboga por implantar políticas educativas, de empleo y relaciones laborales, de apoyo a la conciliación y a las familias, y de comunicación.

Dentro de las políticas educativas, el documento propone «analizar y superar los factores que siguen empujando a una elección distinta de ramas de estudio y formación entre hombres y mujeres», eliminando la segregación por sexo en los itinerarios formativos.

Respecto al empleo, sugiere seguir reduciendo la distancia entre el salario mínimo y el salario medio por ser una de las vías «más eficaces» a corto plazo de reducir la brecha salarial de género, dada la sobre representación femenina en los salarios más bajos.

Por último, entre las políticas de comunicación, el informe aboga por la eliminación de los estereotipos de género, evitando, entre otros, «el tratamiento sexista de la imagen de las mujeres en los medios de comunicación e información públicos y privados».