desigualdad internet

La Fundación Cumbre Iberoamericana y la Universidad de Andorra impulsan hackatón.

Desigualdad de género online durante la pandemia

EFE Madrid - 12 abril, 2021

Los hombres utilizan internet en la mayor parte de sus actividades diarias, con la excepción de la asistencia y el cuidado familiar. Jugar o descargar juegos, el uso de la banca online o la lectura de noticias son los principales usos masculinos de internet. Mientras, las mujeres utilizan más la red para cuidados, salud o atención a otros. Desigualdades de género que se han visto agravadas por el Covid, según recoge un informe sobre mujer y tecnología durante la pandemia.

El estudio del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), adscrito a Red.es, señala que existen desigualdades de género en el uso de herramientas digitales, en el fin por el que se utilizan y en el teletrabajo.

Los hombres juegan, usan la banca online o leen noticias. Las mujeres consultan cuidados familiares

Los hombres utilizan más internet en la mayor parte de las actividades, con excepciones que demuestran que existen desigualdades de género en ámbitos como la asistencia y el cuidado familiar. Son en estos campos (cuidados, salud y atención a otros), en los que las mujeres utilizan más la red que ellos. «El 44 % de las mujeres usan internet para concertar una cita con el médico, un 7 % más que los hombres».

Entre las que menos realizan las mujeres respecto de los hombres destacan la de jugar o descargar juegos, el uso de la banca por internet o la lectura de sitios de noticias, periódicos o revistas en línea.

A pesar de estas desigualdades aún existentes dónde si parece que hay mucha más equidad es en la frecuencia de uso de las tecnologías y en las habilidades digitales, brechas que en España prácticamente han desaparecido, sobre todo en entre la población más joven, donde las mujeres suman mejores puntuaciones que los hombres de su misma edad.

Desigualdad en el teletrabajo

El teletrabajo es una fórmula que ha recibido un importante impulso durante la pandemia, situándolo en España en porcentajes similares al resto de la UE (en 2019 el 91 % de los españoles no teletrabajaba nunca frente al 84 % a final de 2020). No obstante, preocupa que el teletrabajo esté tomando «un sesgo de género» durante la evolución de la covid-19, y «conviene observar su evolución para que no amenace la equidad en la conciliación que promete este modelo».

De esta manera, advierte el informe, la única manera de subsanar la brecha pendiente para una transición digital equitativa se encuentra en ámbitos como la formación y la capacitación digital. «Solo el 0,5% de las graduadas en España lo son en disciplinas TIC (tecnologías de información y comunicación) específicas, en el caso de los hombres aumenta hasta un 3,5 %». Todo ello se traduce en un porcentaje muy reducido de mujeres trabajando como especialistas TIC (19,7 %) en el tejido productivo español, lo que supone una amenaza real para el empleo de calidad femenino en la economía digital.

Necesidad de superar los estereotipos de género

Por todo ello, es necesario «superar estereotipos de género en el uso de la tecnología y apostar por la formación de las mujeres en habilidades tecnológicas y estudios superiores STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) para lograr un mayor porcentaje de mujeres empleadas como especialistas TIC, ámbito con mayores expectativas de empleo en la Economía Digital».

El Informe del ONTSI, que lleva desde 2015 elaborando dosieres de género, analiza los indicadores clave en la adopción diferencial de la tecnología por parte de hombres y mujeres, sobre todo en un momento clave como la pandemia en el que el mundo digital ha incorporado conductas analógicas.