Fundación Vicente Ferrer niñas

Más de 42 millones de niñas y adolescentes en todo el mundo no van a la escuela, según datos de la ONU. Foto: Fundación Vicente Ferrer

Fundación Vicente Ferrer lanza una campaña para escolarizar a 42 millones niñas

EFE | Barcelona - 2 septiembre, 2022

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) ha lanzado la campaña ‘Quiero ser niña’, con el objetivo de recoger firmas para que en la Cumbre sobre la Transformación de la Educación de las Naciones Unidas se exija a los países que se rompa la brecha de género en la educación, ya que un total de 42 millones de niñas y adolescentes no volverán a la escuela en este nuevo curso.

La Organización de las Naciones Unidas estima que 78,2 millones de menores están sin escolarizar, la mayoría de los cuales son niñas, un «asunto vital y urgente» agravado por la pandemia de coronavirus, que ha originado una «crisis educativa mundial», según la fundación.

«La educación es la herramienta más útil y poderosa para que las niñas crezcan siendo niñas y se reduzcan las posibilidades de trabajo infantil, explotación, tráfico, matrimonios o embarazos precoces y cualquier otro tipo de violencia contra ellas», ha expresado la institución en un comunicado.

Millones de niñas sin escolarizar

Según la organización Girls not brides, que calcula que 12 millones de niñas y adolescentes se casan cada año, las niñas sin educación tienen tres veces más probabilidades de casarse antes de los 18 años que las que tienen educación secundaria o superior.

Por todo ello, la entidad quiere recoger firmas para entregar junto a una carta a las Naciones Unidas y exigir que se cumpla el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, uno de los 17 objetivos establecidos por la ONU en 2015 y que pretende «garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos».

Entre las medidas que exige la fundación en la carta se incluye, por ejemplo, incrementar el número de becas para asegurar la matriculación y las herramientas de estudio adecuadas a la infancia más vulnerable, velar por una educación en liderazgo femenino para promocionar su presencia en los sectores sociales y económicos o aumentar el número de docentes.