Adrià

El cocinero Ferrán Adriá (i), posa junto a su mujer, Isabel Pérez Barceló (d), en el Festival de San Sebastián antes de presentar en el Festival de San Sebastián el documental "Las huellas de elBulli", que ahonda en el legado gastronómico del restaurante. EFE/Juan Herrero

Ferran Adrià: «Me gustaría buscar a una mujer que quiera montar un restaurante y que yo la ayudara»

Alicia García de Francisco | San Sebastián - 28 septiembre, 2021

Tras el cierre hace una década del establecimiento elBulli, con el que Ferran Adrià implantó la libertad de que cada cocinero hiciera «lo que le diera la gana», el prestigioso chef reconoce que necesita nuevos retos, como ayudar a una mujer con pasión por la cocina a cumplir su gran sueño de poner en marcha un negocio culinario.

«Me gustaría buscar a una mujer que quiera montar un restaurante y que yo la ayudara, un poquito como en ‘Ratatouille'», dice Adrià con humor en referencia a la conocida película de animación.

No sería su restaurante, sino el de ella, que tendría que decidir qué tipo de establecimiento. «Aún soy joven, tengo que ponerme retos», asegura el cocinero que bromea con la cantidad de chicas que le ofrecerán ideas cuando su intención se vaya conociendo.

Investigación, educación y cocina

Es solo uno de sus proyectos una vez que se cierre el ciclo actual de investigación e innovación, otro de esos retos que le mantienen activo, y que se denomina elbulli1846.

Y enumera: «El centro expositivo (ubicado donde estaba el restaurante, en Cala Montjoi) estará acabado en 2023 y el año que viene abriremos por invitación; la Bullipedia en 2023 tendrá 30 libros que son tesis doctorales, y habrá 4-5 libros sobre innovación».

«Habremos acabado un ciclo que se habrá hecho más largo de lo que esperábamos», dice, y buscará otro «berenjenal» como este para meterse, porque necesita riesgos, retos y pasión, al nivel de cuando creaban vanguardia culinaria en elBulli.

Relajado, sonriente y cercano, Adrià habla con Efe horas antes de presentar en el Festival de San Sebastián el documental «Las huellas de elBulli», que abre la sección Culinary del certamen donostiarra y que se estrenará en Movistar+ el 10 de octubre.

Por el documental pasan Andoni Luis Aduriz, Juan Mari Arzak, René Redzepi o José Andrés. Todos aceptaron de inmediato participar en el documental, porque si es por Adrià, lo que sea, reconocen a Efe José Larraza e Iñigo Ruiz, los directores.

Muestran tanta admiración por el chef catalán como todos sus compañeros y reconocen que les asombró descubrir hasta qué punto ha influido elBulli en los platos que usan muchos restaurantes.

El ingrediente secreto, la libertad

Pero Adrià insiste en que lo más importante del legado de elBulli es la libertad, que transmitió a todos los que se formaron en el restaurante.

El personal se renovaba en un 80 % cada seis meses, aprovechando el cierre anual, lo que hizo que pasaran por allí 2.500 cocineros, que son ahora el 80 % de los nombres más influyentes de la cocina occidental.

«Son hijos de elBulli, como yo, yo soy uno más, el más importante pero uno más», afirma Adrià.

Eso se ve en el documental, en el que Adrià enseña a los jóvenes cocineros y cocineras que participan en su proyecto de innovación, y lo hace desde la libertad más absoluta para que creen.

«Fuimos pioneros y no fuimos conscientes seguramente de la importancia que iba a tener después», reconoce el cocinero, que marca los puntos de inflexión de su trayectoria en el curso de Cocina y Ciencia que hicieron con la Universidad de Harvard (EE.UU.) y que luego todo el mundo imitó, y en la mítica portada de 2003 de The New York Times Magazine.

Conservar el legado de elBulli

Pero en ese momento era difícil darse cuenta. Por eso este documental, con 10 años de perspectiva del cierre de elBulli, permite ver esa influencia en el largo plazo.

«Nosotros lo que hacemos es desmonopolizar esto y decir, señores, señoras, piensen, reflexionen y hagan lo que les dé la gana. Esto que parece muy sencillo, este grado de libertad, este canto a la libertad, llega a México, a Perú, a Venezuela, a Argentina, a Estados Unidos, Noruega, Portugal…, a países donde había una cocina tradicional del país y el arte culinario francés, como en España».

Desde elBulli cambió el paradigma de la gastronomía y lo afirma sin falsa modestia. Todo aquello ha permitido mejorar la cocina y que se desarrolle toda una generación que no hubiera existido. Y hasta Masterchef, asegura.

De aquella etapa saltó a su proyecto de centro expositivo y a la Bulli Foundation, que tiene como objetivos conservar el legado de elBulli, crear contenido de calidad para la profesión a través de la Bullipedia, y compartir experiencia en innovación, administración y gestión.

Pero en lo que más pone hincapié es en la mejora de la calidad de la cocina. «Nunca se ha comido tan bien en España y esto lo discuto con cualquiera», afirma vehemente, antes de señalar que por ahora no se necesita una nueva revolución gastronómica y que se está ante la mejor generación de cocineros y cocineras que haya existido.

La comida, la mayor red social

Y aunque dice rotundo que «la pandemia ha sido una hostia de las gordas para todos», cree que la recuperación está en marcha. Además ha servido para enseñar que desde lo bares más sencillos hasta los restaurantes de más alto nivel, son los lugares «imprescindibles para socializar y eso es brutal».

«La red social más importante del mundo no es Facebook, es la comida», y hay que dejar de lado el debate sobre lo creativo y lo tradicional, porque lo que importa es la calidad.

Aunque eso sí, la vanguardia, como la de elBulli, es otra cosa. Y ahí llegan 7, 8, como máximo 10 restaurantes en el mundo.

«Creativos son todos pero la vanguardia son los que abren camino en el ejército y normalmente los matan a todos», zanja.