Camila Polensvaig: «La inversión que reciben las mujeres emprendedoras sigue estancada»

Laura de Grado Alonso | Madrid - 15 abril, 2021

Para Camila Polensvaig el emprendimiento va más allá de crear una empresa, se trata de una manera de enfrentarse a la vida desde la resiliencia, el trabajo en equipo y la voluntad de buscar soluciones a problemas reales. Por eso la directora del Grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) siguió los pasos de su madre, su gran referente, y se embarcó en el mundo del emprendimiento y de las startups.

Tras cuatro años trabajando como CEO de la aceleradora Tetuán Valley, en la cual organizó más de 30 programas de emprendimiento y trabajó con más de 400 Startups, Polensvaig (Buenos Aires, 1991) se dio cuenta de que en España faltaba crear cultura emprendedora; así que fomentar la educación en emprendimiento se convirtió en su motivación. Ahora lo hace desde la Institución Educativa SEK.

Para las mujeres como ella el emprendimiento sigue teniendo barreras como la falta de inversión o el «síndrome de la impostora», admite la licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Escuela de Negocios ESIC durante una entrevista con Efeminista. Para revertir esa situación aboga por mantener las políticas y medidas que están ayudando a cerrar la brecha de género, así como visibilizar referentes y educar a las niñas en ciencia y tecnología, ya que son conocimientos muy ligados a la creación de proyectos emprendedores.

«Tenemos que fomentar el emprendimiento desde edades tempranas»

Pregunta.- Es la directora del Grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) y previamente fue CEO de Tetuán Valley durante cuatro años. A través de esta experiencia ha podido ver el ecosistema emprendedor en España, ¿considera que falta educación y cultura del emprendimiento?

Respuesta.- Está mejorando, pero todavía tenemos que hacer un trabajo enorme, sobre todo en los que se refiere a fomentar el emprendimiento desde edades tempranas. Una de las cosas que veía en Tetuán Valley era que faltaba formación en emprendimiento.

Entonces me parece muy importante poder trabajarlo y formar desde los inicios y creo que España todavía queda un camino por recorrer en lo que se refiere a la parte más cultural del emprendimiento: a entender desde que somos pequeños que esto es una opción, que se puede trabajar de formas diferentes, que se puede trabajar en equipo y que se puede crear una empresa desde cero.

P.- En su trayectoria profesional el emprendimiento y la educación siempre han ido de la mano, ¿por qué?

R.- Primero, porque me apasiona el sector y, segundo, porque veía que hacia falta. Cuando trabajaba en Tetuán Valley con startups había diferentes cosas que creía que podían faltar, pero la más importante era que no había una formación en emprendimiento y no se ligaba nada a las edades mas tempranas. En los cientos de emprendedores que he conocido y con los que he trabajo, nadie vio de pequeño nada que tuviera que ver con emprendimiento, entonces eso es una cosa que desde la Institución SEK estamos haciendo porque realmente hace falta para poder generar un cambio en el país.

P.- ¿Por qué ve tan necesaria la formación en emprendimiento en la actualidad? ¿Qué puede aportar?

R.- Creo que lo más importante que aporta es el poder quitarnos el miedo al fracaso, porque en emprendimiento vas a fracasar. Normalmente una de las razones por las que una persona no da el paso de montar su proyecto es por ese miedo a poder fracasar, entonces si educamos así desde las edades más tempranas, esa barrera la quitamos.

Y luego uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos ahora mismo es a la incertidumbre, nadie sabe lo que va a pasar el fin de semana que viene, ni dentro de un año, ni dentro de diez. Y yo creo que el emprendimiento lo que hace, y lo que hacen los emprendedores, es adaptarse continuamente a las circunstancias. Entonces, si pudiéramos fomentar la cultura del emprendimiento y que, aunque no seas emprendedor, tuvieras esa forma de trabajar y esa forma de enfrentarte a las cosas, creo que veríamos un poco diferente la incertidumbre a la que nos estamos enfrentando ahora mismo.

«La inversión que reciben las mujeres emprendedoras sigue estancada»

P.- Viendo los datos de emprendimiento femenino, según el último Global Entrepreneurship Monitor (GEM) la brecha de género se va aminorando (TEA 6,3% hombres vs 6% mujeres), aunque persiste. ¿Cómo es la situación del emprendimiento femenino en España? ¿Qué barreras existen a día de hoy?

R.- Aunque los datos en el GEM sean positivos y sean mejores que los años anteriores, es verdad que hay una parte que sigue estancada. Por ejemplo, la inversión que reciben las mujeres emprendedoras sigue estancada desde hace diez o quince años. Eso es uno de los mayores retos a los que se enfrentan, porque al final si los que reciben inversión son siempre los mismos, es muy difícil poder romper esa barrera.

Luego, es verdad que las industrias a las que se dedican la mayor parte de las mujeres en emprendimiento siguen siendo las que están más feminizadas: como la industria de la moda, de la cosmética o de los cuidados. Entonces creo que realmente hay que romper con eso y no solo visibilizar, porque hay mujeres que lo están haciendo, sino fomentar que más mujeres puedan desarrollar más proyectos ligados a la tecnología. Y yo creo que esto se hace fomentado la educación en las partes más ligadas a la ciencia y a la tecnología, que al final va de la mano con los proyectos que se crean en emprendimiento.

 «Las mujeres emprendedoras lo hacen más por necesidad»

P.- Hay un aspecto muy curioso que se desprende del GEM y es que pese a que la brecha va descendiendo poco a poco, las mujeres puntúan más bajo en las percepciones asociadas al comportamiento emprendedor y más alto en la percepción de miedo al fracaso, que inhibe el comportamiento emprendedor. ¿Por qué cree que ocurre esto?

R.- Si que creo que las mujeres tenemos muchas veces el síndrome del impostor, con lo cual, si tenemos que puntuarnos a nosotras mismas siempre vamos a puntuarnos por debajo. Pero si que creo que las que lo están haciendo, lo están haciendo muy muy bien.

Hay otra cosa que también pasa y es que muchas de las mujeres emprendedoras lo hacen más por necesidad que por una oportunidad. Entonces cuando ves que lo hacen por necesidad está un poco más ligado al fracaso, porque al final no estás viendo una oportunidad en el mercado, sino que estás queriendo tu misma crearte una necesidad para tener un trabajo mejor, por tener un salario mas alto…

P.- En cuanto a las startups, solo un 18 % de las ‘startups’ están lideradas por mujeres, lo cual evidencia que la brecha sigue presente, ¿pero existe tendencia a cerrarla?

R.- Si creo que la brecha se está cerrando y que cada vez hay mas mujeres en emprendimiento. Esto también viene de que se están haciendo muchos programas y políticas para que sea posible. Al final que haya tantos programas de aceleración, que haya políticas que apoyen los emprendimientos de las mujeres o que se visibilice lo que ellas están haciendo, ayuda a que la brecha se esté cerrando. Queda un camino largo por recorrer, pero lo estamos haciendo.

P.- Un estudio de Dow Jones VentureSource sobre si las mujeres impulsan el éxito de las startups españolas, señala que las compañías fundadas por mujeres o que tienen equipos fundadores mixtos tienen una tasa más alta de éxito y un retorno de la inversión más rápido que las fundadas solo por hombres. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué es capaz de aportar el liderazgo femenino?

R.- Las mujeres, por ejemplo, tienen mucha más tendencia a innovar o tienen un planteamiento estratégico que realmente marca la diferencia en un equipo. Pero creo el liderazgo mezclado tiene sentido. Tiene que haber diversidad, se tiene que trabajar en equipo y todas las partes suman, cada uno con su personalidad, cada uno con sus formas, pero creo que lo importante es eso, que estemos mezclados y que sumemos.

«Cualquiera de nosotras puede ser una emprendedora de éxito»

P.- ¿La COVID-19 y sus consecuencias pueden llegar a impactar en estas tendencias positivas que veníamos viendo los últimos años?

R.- Si, al final hay una circunstancia real y es que las mujeres siguen llevando el peso de la casa y de los cuidados tanto de mayores como de niños. Y en una situación como estamos viendo ahora, en la que se ha tenido que cuidar muchísimo más a personas que antes, esto sigue recayendo sobre la mujer.

R-. ¿Qué medidas considera más urgentes para terminar con las barreras al emprendimiento femenino y alcanzar la igualdad también en este ámbito? 

R.- Visibilizar, poner referentes sobre la mesa y que desde muy pequeñas entendamos que se puede y que hay mujeres que lo están haciendo, que lo están haciendo muy bien y que cualquiera de nosotras puede ser una emprendedora de éxito. Y bueno fomentar los estudios de ciencia y tecnología, que es lo que más ligado está a emprender un proyecto como una startup.

P.- Habla de la necesidad de poner referentes sobre la mesa, en su caso, ¿recuerda a alguna mujer que le haya inspirado a lo largo de su vida? 

R.- Siempre digo mi madre, que es una super emprendedora y para mi ha sido mi gran referente. Tengo también otras referentes profesionales, pero creo que ella es la que realmente me ha hecho ver que se pueden hacer las cosas, que hay un sector espectacular en el mundo del emprendimiento y que tenemos un camino muy muy largo por recorrer.