politicas rentabilidad

Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton, durante su intervención en el Forbes Summit Woman 2019. Cristina Bazán/EFE

Las empresas con políticas activas de género generan más rentabilidad

Cristina Bazán | Madrid - 2 octubre, 2019

Las empresas más implicadas y que han desarrollado políticas activas de diversidad de género han incrementado sus ingresos de forma significativa en 2018. Sin embargo, el porcentaje de compañías comprometidas (17 % de las encuestadas) sigue siendo mínimo dentro del mundo empresarial español. Este es uno de los resultados que arroja el informe ‘Women in business 2019: hace un avance real’, que ha sido presentado este miércoles en el marco del Forbes Summit Women, en Madrid.

«A mayor implicación en materia de género, mayor probabilidad de haber crecido a un mejor ritmo», ha señalado Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton, quien además ha destacado como «el mejor dato de los últimos cinco años» el aumento a un 30 % de mujeres en puestos directivos en empresas del país. 

«Tras años de estancamiento, el número de mujeres directivas de empresas en nuestro país ha vuelto a tomar impulso. Las compañías españolas sean cotizadas o no concentran el 30 % de puestos directivos ocupados por mujeres. En los últimos informes habíamos hablado de que el crecimiento era mínimo y esperamos que este dato sea superado en los próximos años», ha añadido.

En la jornada también han participado la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, y la ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quienes han hablado de la necesidad de que se ponga el foco sobre las situaciones que impiden que las mujeres lleguen a puestos de responsabilidad para encontrar soluciones adecuadas. 

«No podemos entender el mundo sin las mujeres. En 40 años ha habido avances, pero no podemos parar. Las mujeres tenemos que seguir reivindicando», ha dicho Robles.

La diversidad es rentable

Según Alejandro Martínez, uno de los objetivos de la parte española de esta investigación se encaminaba a comprobar precisamente si la presencia alta de diversidad de género en puestos directivos suponía o no una mayor rentabilidad económica y empresarial para las compañías que impulsan a la mujer en sus altas esferas y la conclusión a la que han llegado «es clara».

«Sólo una de cada tres empresas con ninguna implicación ha incrementado sus ingresos de forma significativa. Por el contrario, el 52,1% de las empresas moderadamente implicadas ha crecido a ritmos superiores al 5%», ha precisado el directivo.

Para el estudio se ha aplicado un índice de diversidad en las 400 empresas participantes en España que tiene en cuenta el número de medidas de paridad que han tomado en el ultimo año.

El índice incluye medidas empresariales como un adecuado plan de igualdad, la formalización o no de objetivos concretos de diversidad, el porcentaje de mujeres que se han propuesto a puestos directivos en el último año o las medidas efectivas de conciliación que han implementado.

«Lo hemos correlacionado con los resultados empresariales y la conclusión a la que hemos llegado es que a mayor implicación en materia de genero, mayor probabilidad de haber crecido a un mejor ritmo», ha dicho. Sin embargo, del total de las empresas participantes solo un 17 % tiene una implicación moderada o elevada con la paridad.

«La pregunta que nos hacemos es ¿por qué las empresas españolas no dan el paso y se comprometen más a conseguir más rentabilidades en sus negocios?». «El costo de no apostar por equipos directivos mixtos (…) supone una perdida de casi 580.000 millones de euros, una evidencia financiera que debe animar a que más empresas apuesten por la equidad de genero en nuestro país», ha mencionado.

La maternidad sigue siendo un «obstáculo»

Pese al aumento de mujeres directivas en las empresas españolas, las barreras que impiden una inclusión más rápida, persisten.

«Lo que parece claro en el presente estudio es que no existe una percepción de frenos por falta de cualificación o de competencia para ejercer el liderazgo por parte de las mujeres», señala el informe.

La maternidad representa el principal obstáculo que, según la mayoría de los encuestados (el 49 %), frenan a las mujeres en su desarrollo directivo, seguida muy de cerca por la falta de conciliación (47 %) y la cultura dominada por los hombres en el sector (47 %) y en su propia empresa (45 %).

En este contexto, se señala al trabajo flexible y al acceso igualitario a oportunidades como las medidas que más llevan a cabo las empresas para eliminar esos obstáculos en el mundo laboral.

Empresarios en desacuerdo con las cuotas

«Aunque la paridad real en niveles de dirección dista mucho de ser alcanzada, las políticas de cuotas obligatorias siguen sin gozar de prestigio en las direcciones actuales», reza el informe.

Martínez ha señalado que 7 de cada 10 líderes empresariales entrevistados para este estudio en España rechaza la implementación de cuotas, lo que supone un punto menos que en el informe de 2018.

«Rechazan las cuotas por una percepción de injusticias. El 40 % de empresas españolas encuestadas creen que estas políticas no son justas ni necesarias«. Sin embargo, aclara, los empresarios consideran que son ellos los responsables de reducir las limitaciones de la mujer en el trabajo, por lo que prefieren hacerlo «de manera autónoma, sin necesidad de cuotas».