Jorgelina Cerritos

La dramaturga salvadoreña Jorgelina Cerritos durante la entrevista. EFE

Jorgelina Cerritos: la clave para el desarraigo del patriarcado es la educación

Hugo Sánchez | San Salvador - 18 abril, 2019

Jorgelina Cerritos, ganadora del premio Casa de las Américas en 2010 en la sección de dramaturgia, asegura que las mujeres siguen en «una desventaja histórica» como consecuencia de «formas estructurales» que mantienen vigente la desigualdad.

La educación es clave para acelerar el establecimiento de una igualdad «real» entre hombres y mujeres en una sociedad con patrones que perpetúan la inequidad, así lo ha comentado, durante una entrevista con Efe, la laureada dramaturga salvadoreña.

«Quizá lo más peligroso, frustrante y doloroso, es que estas estructuras (machistas) están tan interiorizadas que ni siquiera en la sociedad común nos damos cuenta» de su reproducción, sostiene la autora de «Al otro lado del mar».

Nuevos referentes femeninos

Cerritos, quien vive, trabaja y produce su obra en uno de los países más peligros del mundo para las mujeres, concuerda con la idea surgida del movimiento «Me Too» o de las marchas del 8 de marzo del 2018 en España de que las niñas y adolescentes necesitan más referentes femeninos para luchar contra los estereotipos.

Para la escritora, también ganadora del V Premio de Teatro Latinoamericano George Woodyard en 2011, las jóvenes deben ser «muy cuidadosas» en el momento de escoger sus referentes.

Cerritos pide a las más jóvenes que traten de ver «qué es lo que realmente están proponiendo estos referentes, cómo están vendiendo o posicionando la imagen de la mujer en la sociedad» y que busquen nuevos referentes femeninos, aunque no sean los que los medios masivos las presentan.

«Es doloroso pensar que quedan 100 años para la igualdad»

Por otra parte, para la ganadora de múltiples premios nacionales de teatro infantil, es «doloroso» admitir que pueden pasar 100 años para que se alcance la igualdad, como señala el Foro Económico Mundial.

«Es doloroso pensar en 100 años, pero si lo veo objetivamente, podría decir que sí, quizá sí es tan largo como eso», ya que, para ella, el «patriarcado» es una «situación históricamente arraigada».

Educación diferente

La clave para acelerar el proceso de igualdad y de desarraigo del «patriarcado» es, en primera instancia, una «educación diferente». No obstante, se debe acelerar la marcha para alcanzar la igualdad «en la medida de lo necesario, para que sea un cambio real y no un cambio cosmético».

Recalca que, además de la educación formal en las escuelas, es necesario ver «cómo el arte y la cultura podrían favorecer también esos cambios».

El Salvador, uno de los países más peligrosos para las mujeres

El Salvador es considerado por Amnistía Internacional (AI) uno de los países más peligrosos del mundo para las mujeres, ya que solo en 2016 y 2017 registró tasas de feminicidios de 16 y 12 por cada 100.000 habitantes, respectivamente, por encima de lo considerado a nivel internacional como una epidemia.

Los niveles de violencia sexual que sufren las mujeres, principalmente las niñas, también son alarmantes para las organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con la última actualización de datos de la Policía Nacional Civil (PNC) sobre violencia sexual, solo entre enero y septiembre de 2018 fueron violadas 1.128 niñas y adolescentes, 71 más que en ese período del 2017, cuando se computaron 1.057 víctimas menores de 18 años.

Una encuesta estatal dada a conocer en mayo pasado destaca que más del 67 por ciento de las mujeres de este país han sido víctimas de la violencia machista en algún momento de su vida.