cuentos infantiles estereotipos

Portada del Libro "Mamá Robot". Foto: Edelvives

Cuentos infantiles para romper estereotipos y crecer en igualdad

Laura de Grado | Madrid - 20 diciembre, 2019

Sin princesas, maléficas madrastras, sapos, besos, fregonas, pobres chicas o castillos. Frente a la tradicional falta de diversidad en muchos de los los cuentos infantiles, este año la literatura infantil presenta nuevas propuestas para que los más pequeños de la casa puedan disfrutar de una Navidad no sexista e inclusiva, más acordes con los tiempos que corren.

1.- Princesa Kevin

Ataviado con un vestido, tacones y maquillaje, Kevin se disfraza de princesa en la fiesta de Carnaval del colegio porque está decidido a romper los estereotipos.

De la mano de los autores Michaël Escoffier y Roland Garrigue, Kevin descubre lo difícil que es cumplir los cánones de belleza de una princesa y no dejar que le afecten las críticas. Pero él lo tiene claro, «es una princesa y punto» y, por el momento, su mayor preocupación es la incomodidad que supone andar en tacones.

cuentos infantiles estereotipos

Portada del cuento infantil «Princesa Kevin». Foto: Edelvives

Así, de manera amable y divertida, «Princesa Kevin»(Edelvives) desmitifica lo que supone ser una princesa y promueve la curiosidad de niños y niñas sobre el mundo que les rodea.

2.- Mamá Robot

cuentos infantiles estereotipos

Portada del Libro «Mamá Robot». Foto: Edelvives

Una familia acostumbrada a tener en casa a una «mamá robot», que se encarga de limpiar, ordenar, hacer la compra, cocinar y cuidar de todo el mundo. Ahora, que las cosas han cambiado, les parece todo un reto compartir esas tareas entre todos.

Así lo ven una niña y su hermano cuando su madre decide «ponerse en huelga» para hacer deporte, retomar sus estudios y, en definitiva, tener más tiempo para ella.

A partir de ese momento, las tareas domésticas son cosa de todos y este nuevo modelo de familia, narrado por Zidrou y Sébastien Chebret en «Mamá Robot» (Edelvives), tendrá que coordinarse para ordenar la habitación, poner la mesa, limpiar la ropa o hacer la tarea del colegio.

3.- La niña que tenía dos papas

Las familias, como las personas, son diversas y no todas tienen una madre y un padre. Es el descubriendo de Berta cuando Matilda llega nueva al colegio y le habla de su familia de dos padres.

Frente a la incredulidad de Berta, su amiga lo tiene claro y no echa de menos una madre: «No en todas las familias hay un papá y una mamá. Yo tengo dos papás que se quieren mucho».

cuentos infantiles estereotipos

Portada del cuento infantil «La niña que tenía dos papás». Foto: Edelvives

Con la ternura y la inocencia de dos niñas que acaban de conocerse, Mell Elliott acerca la realidad homoparental a los más jóvenes en «La niña que tenía dos papás»(Edelvives).

4.- Concepción

Con apenas ocho años, Miranda es una apasionada de las historias y tras dar voz a las vidas de Juana la Loca, Frida Kahlo, Marie Curie, Amelia Earhart, Jane Goodall, Hedy Lamarr o Emily Brontë, ahora descubre a Concepción Arenal, o como ella la llama, Conchita.

«Concepción» (de la «Colección Miranda», Edelvives) es la historia ilustrada de una defensora de los derechos de los pobres, las personas presas y las mujeres contada a través de la voz curiosa de una niña.

cuentos infantiles estereotipos

Portada del cuento infantil «Concepción» de la Colección Miranda. Foto: Edelvives

Arenal (Ferrol, 1820) estudió Derecho cuando las mujeres no podían ni entrar en la universidad, difundió sus ideas por todo el mundo gracias a su escritura y ayudó a pobres y presas a mejorar su calidad de vida.

A pesar de que en su época las mujeres tenían prohibido estudiar, Concepción no se conformó, sino que se cortó el pelo, se compró un sombrero de copa, una chaqueta hasta las rodillas y una capa, y se presentó en la universidad para matricularse en Derecho.

«Abrid escuelas y se cerraran cárceles», Concepción Arenal

A lo largo del relato de Itziar y Jorge Miranda, la joven protagonista se pregunta por qué no han estudiado a esta mujer histórica en el colegio y le agradece haber abierto camino a las niñas de su generación: «Si ahora los desafortunados pueden tener un asegunda oportunidad y las mujeres podemos votar y estudiar es, en gran parte, gracias a su esfuerzo».

5.- Todos deberíamos ser feministas

cuentos infantiles estereotipos

Portada del cuento «Todos deberíamos ser feministas» de Chimamanda Ngozi Adichie. Foto: Beascoa

Tras el éxito del ensayo «Todos deberíamos ser feministas» de Chimamanda Ngozi Adichie basado en la emblemática charla TED de la autora, que llevaba el mismo nombre, Beascoa reedita la obra para ponerla al alcance de los jóvenes.

En el libro, la autora, que se autodefine como «feminista feliz africana», repasa su vida desde una perspectiva de género para relatar situaciones como cuando quiso ser delegada de la clase y, a pesar de tener la mejor nota, no pudo serlo porque «el delegado tenía que ser un chico».

Las ilustraciones de Leire Salaberría dan vida a esta declaración de igualdad en el siglo XXI y dinamizan las explicaciones de la autora sobre por qué todas las personas deberían acercarse al feminismo.

6.- Igualitierra

En Igualitierra viven osos azules y osos rosas que no paran de repetir que son «igualiosos» con las mismas oportunidades. Sin embargo, son los osos rosas quienes cuidan a los niños y limpian la casa cuando los azules aprueban las leyes o van al trabajo todas las mañanas.

Joanna Olech y Edgar Bak presentan en «Igualitierra» (Reservoir Books) una guía ilustrada que sirva a toda la familia para destapar las trampas de la desigualdad y decir «¡basta!» a un planeta sin equidad. 

7.- La rosa y el rosa

La poesía, mediante la musicalidad de sus versos, estimula el aprendizaje artístico y la memoria auditiva de niños y niñas, motivo por el que la poeta Ana Rossetti ha dedicado una parcela de su trabajo a la poesía infantil, como se puede ver en «La Rosa y el Rosa»(La Bella Varsovia).

En esta gran fiesta de la poesía la Rosa y el Rosa se casan rodeados de dulces, colores y de multitud de invitados de lo más originales. Un universo , ilustrado por Milka Sukno, que celebra la diversidad y lo diferente.

8.-Vamos a llevarnos bien

El acoso escolar sigue presente en las escuelas, por eso aprender a llevarse bien y a respetar a los compañeros es una tarea a emprender cuanto antes. Así lo considera Anna Morató, que con su libro «Vamos a llevarnos bien» (Beascoa) quiere hacer a niñas y niños reflexionar sobre el respeto, la empatía o el compañerismo.

A través de tres historias de «bullying» cotidiano, este relato pone de relieve situaciones de acoso en el colegio que son difíciles de identificar y pretende ser un manual de empoderamiento infantil.