Bad Gyal: «Sigue habiendo mucho machismo en la industria»

Inés Amarelo | Ciudad de México - 9 junio, 2021

Desde que decidió salir del ‘underground’ y entrar de lleno en la industria musical, la cantante catalana Bad Gyal manifiesta haber vivido las ventajas e inconvenientes de ello, como darse cuenta de que «sigue habiendo mucho machismo en la industria, mucha censura» y que las mujeres están «muy limitadas».

«Estoy aquí hoy haciendo este videoclip y si no fuera porque yo decidí meterme a fondo en la industria no lo hubiera hecho. Yo tomé la decisión de subir el nivel (…) y me voy a esforzar por eso», detalla la creadora de himnos como «Fiebre» o «Blin blin» durante su estancia en México, donde se encuentra rodando un videoclip.

Meticulosamente maquillada por estar en medio del rodaje de su próximo vídeo junto a dos mujeres artistas que, dice, admira profundamente, Alba Farelo (Vilassar de Mar, Barcelona, 1997) se muestra muy emocionada de poder regresar a México, un país donde tiene fervientes seguidores.

No puede revelar mucho más sobre el tema cuyo videoclip ha estado filmando. Pero declara que al volver a México, y pese a no dar conciertos en esta ocasión debido a la pandemia, «se siente como que ya se está arreglando todo un poco».

Bad Gyal, nacida en el underground

Y precisamente, viajes y colaboraciones como esta son las que le hacen sentirse satisfecha de haberse adentrado hace un par de años en la industria musical, después de haber logrado varios éxitos de manera independiente.

Porque ella viene de lo «underground», donde podía hacer lo que le diera «la gana», y no ha querido renunciar a ello al firmar con una multinacional.

Aunque hace hincapié en que se le abrieron desde entonces muchas posibilidades -«las cosas como son»-, también cuenta que cuando llegó a esta nueva etapa de su carrera, se sintió sorprendida ante ciertas acciones o situaciones.

«Vengo del ‘underground’, de hacer mi música en casa, de hacer lo que me da la gana… Ahora que veo cómo es el negocio realmente, hay cosas que me sorprenden. Pero bueno, yo estoy en mi camino, tengo claro lo que quiero y lo que soy y qué voy a hacer. Es mi trabajo», sentencia.

La doble moral de la industria con las mujeres

Y también afirma haber asumido que responder preguntas sobre opiniones personales o posicionarse sobre temas candentes a veces es parte de su trabajo, aunque cuanta más gente la conoce más se cuestiona todo lo que dice.

«A mí lo que me molesta es la doble moral, porque yo me paso muchas horas hablando por las mujeres de esta industria, por lo que yo pienso. Haciendo entrevistas, me preguntan mi opinión y me hacen hablar personalmente de lo que yo pienso. Y luego sigue habiendo mucho machismo en la industria, mucha censura, las mujeres estamos muy limitadas y a la mínima que enseñas un poco de carne estas ‘out'», manifiesta.

Centrada en componer

Aun así, Bad Gyal no ha hecho más que crecer y ni la pandemia ha podido pararla. Desde que dejó de haber conciertos, se centró en la composición, una faceta que explotó desde el principio de su carrera pero en la que ahora quería profundizar desde otros puntos.

«Quiero tener una combinación de dos cosas: tener un estilo libre, expresarme, sacar lo que tenga dentro, pero a la vez también conocer todos los ‘truquis’, los secretos, los ‘tips’ que hacen que una canción llegue a otro nivel. He intentado evolucionar en las dos cosas», explica.

Con el lanzamiento del EP «Warm up» en marzo, Bad Gyal -quien asegura admirar el trabajo del rapero mexicano Alemán- ha canalizado parte de sus nuevos descubrimientos y esfuerzos, pero es consciente de que actualmente hay que producir música nueva constantemente.

«He visto que siempre hay que hacer eso, al dedicarte a la música, ser artista y componer, al final dependes de ti. Al menos en mi caso compongo mis temas y si no voy al estudio no tengo temas que cantar. Si hago siempre lo mismo probablemente no va a funcionar, o si no me mantengo al día de lo que esta sonando ahora», subraya.

Más oportunidades

Pero la velocidad de la industria y la capacidad actual que gran parte de la población tiene para acceder a música de múltiples estilos y orígenes trae también ventajas para personas que, como ella en sus inicios, no tienen gran número de escuchas ni una multinacional detrás.

«Hemos llegado a un punto en el que está todo en internet, entonces hay cosas que pegan que quizá son de personas que nadie conoce. Eso creo que ha creado que muchas músicas de partes muy diferentes que antes no eran protagonistas resalten», expone Bad Gyal.

Aunque todavía no puede llevar a cabo la gira que tenía planeada por América, la artista tiene el verano lleno de «shows» en España, aunque de aforos más reducidos por las medidas implementadas debido a la COVID-19.

«Mejor empezar con conciertos más reducidos que no empezar. Tengo ganas de sentir esa energía aunque sea con menos aforo y ganando menos», concluye.