desigualdad India Ferrer

La presidenta de la Fundación Vicente Ferrer, durante la entrevista con Efe.

Anna Ferrer: es imposible vencer la desigualdad si los hombres no se conciencian

Adaya Gonzalez - 26 noviembre, 2018

Tras medio siglo peleando contra la discriminación de género en India, Anna Ferrer está convencida de que sin los hombres «no se puede» vencer y, aunque ellos «no van a cambiar de la noche a la mañana», tiene «mucha fe» en los jóvenes, en cuya concienciación sobre la desigualdad hay que seguir trabajando.

También está segura de que «España puede ser un país de referencia para las mujeres indias, que todavía luchan para llegar a su mismo nivel de independencia e igualdad», asegura la presidenta de la Fundación Vicente Ferrer en una entrevista con Efe.

De hecho, a las mujeres indias «les encanta escuchar» a las españolas cuando éstas las visitan dentro del programa «De mujer a mujer«. A través de este proyecto, que dura siete años, se abre una cuenta bancaria a nombre de cada beneficiaria, y con los intereses generados invierte en abrir su propio negocio.

La Fundación Vicente Ferrer predica con el ejemplo y, si en sus inicios las mujeres solo representaban el 10 %, hoy suponen el 50 % de su personal y el 35 % de su equipo directivo. «Es importante que en los pueblos las mujeres vean que las líderes son mujeres«, sostiene.

En 1969, cuando ella decidió acompañar al misionero español Vicente Ferrer a Anantapur, en el estado de Andhra Pradesh, sus mujeres «no salían de casa ni podían hablar», pero hoy en día se dirigen al pueblo «con un micrófono desde un escenario para hablar sobre la igualdad«. Incluso, «de manera muy diplomática y con mucha educación, dedican sus palabras a los hombres», aplaude.

Conductas machistas 

Hoy en día, más de 113.000 indias se reúnen en las más de 8.500 asociaciones de mujeres (sangham) que ella ideó como una herramienta para que fueran las promotoras del cambio. Se trata de espacios de debate donde desafían conductas machistas tradicionalmente aceptadas como la violencia de género o la prioridad del hombre en el orden para alimentarse en el hogar.

«Tengo fe y confianza en los y en las jóvenes, con los que trabajamos muchísimo y en los que podemos ver un cambio», asegura. Y «esto es importante» porque en los últimos 50 años, tanto la Fundación Vicente Ferrer como otras organizaciones han centrado sus labores en las mujeres, ya que son ellas «las que necesitan apoyo y saber sus derechos».

desigualdad India Ferrer

Anna Ferrer . EFE


Pero se han «dado cuenta de que hay que trabajar con hombres» y, desde hace cinco años, la Fundación desarrolla talleres de concienciación sobre igualdad de género con chicos jóvenes porque sin que ellos comprendan lo que es la igualdad de género, no se va a poder alcanzar.

«Vivimos en una sociedad patriarcal»

Sin embargo, aún queda mucho por hacer: «vivimos en una sociedad patriarcal, en la que los hombres son los reyes de la casa y las mujeres son ciudadanas de segunda clase. Hay que cambiar los valores de hombres y de mujeres porque los dos son iguales como seres humanos. Y para hacer esto necesitamos muchos años», avisa.

Además, el nivel de violencia hacia las mujeres en India «es brutal», como atestiguan las más de cien violaciones diarias, muchas de ellas a menores; los 750.000 casos de VIH, en muchas ocasiones por contagio de sus maridos, que han sido infectados en relaciones extramatrimoniales; o el hecho de que cuatro de cada diez niñas que se casan antes de los 18 años en el mundo son de ese país.

Precisamente, el año que viene la Fundación Vicente Ferrer celebrará su 50 aniversario con una campaña para evitar los matrimonios infantiles y otra para «hacer concienciación a todos sobre la violencia de género».

Ya que, para Anna Ferrer, es un problema que «hay que parar, no reducir«.