Andrew Cuomo acoso sexual

En la imagen, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo (c). EFE/Michael M. Santiago

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dimite tras las acusaciones de acoso sexual

Nora Quintanilla | Nueva York - 10 agosto, 2021

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, ha anunciado su dimisión tras una década en el cargo, acuciado por un potencial juicio político a raíz de varias denuncias de acoso sexual.

Cuomo se había resistido a dar un paso atrás pese a la oleada de críticas, incluidas las del presidente de EE.UU., Joe Biden, desde que la semana pasada la Fiscalía General del estado presentara en un informe alegaciones de acoso sexual contra él por parte de 11 mujeres en su entorno laboral.

El gobernador infringió «leyes estatales y federales» al «acosar sexualmente a múltiples mujeres, muchas de ellas jóvenes, con tocamientos, besos, abrazos y comentarios inapropiados que no fueron deseados» entre 2013 y 2020, señaló el pasado 3 de agosto la fiscal Letitia James en una rueda de prensa para presentar el reporte de 167 páginas.

Las denuncias de acoso sexual

El político de 63 años ha cedido este 10 de agosto a la presión tras insistir en los «problemas serios y defectos» del documento y justificar abrazos y besos como gestos «demasiado familiares», pero ha reconocido no haberse adaptado a los nuevos tiempos y ofreció disculpas a las mujeres afectadas.

«Asumo toda la responsabilidad por mis acciones (…). En mi mente nunca he cruzado una línea con nadie, pero no me di cuenta de cómo se han redibujado las líneas. Hay cambios generacionales y culturales que simplemente no aprecié completamente y no debería haber excusas», ha declarado con voz temblorosa.

La alegación más grave era la de una antigua asistente ejecutiva, Brittany Commisso, que lo acusó de haberle tocado un pecho en la residencia oficial en noviembre de 2020 y ha presentado una demanda penal en la región de Albany, capital del estado, por la que está siendo investigado.

Kathy Hochul asume la Gobernación

«A las 11 mujeres a las que ofendí de verdad, me disculpo profundamente», ha agregado, admitiendo que ha «patinado» con acciones «anticuadas», pero matizando que hay «una diferencia entre la conducta inapropiada que se alega y el acoso sexual que se concluye».

El gobernador ha dicho que una «controversia política» como la que atraviesa consumirá «tiempo y dinero que debería ser utilizado combatiendo la covid-19», por lo que ha optado por «dar un paso a un lado» por el bien de Nueva York, con lo que dará el relevo a la vicegobernadora Kathy Hochul, de 62 años.

«El gobierno necesita funcionar, necesita dar resultados. Es una cuestión de vida o muerte. Malgastar energías en distracciones es la última cosa que debería estar haciendo el gobierno estatal, y no puedo ser la causa«, ha explicado Cuomo, quien ha abogado por una transición «impecable».

Hochul, por su parte, ha declarado que la dimisión era «lo correcto» y se mostró firme en un mensaje: «Como alguien que ha servido en todos los niveles de gobierno y está la siguiente en la línea de sucesión, estoy preparada para liderar como la 57ª gobernadora de Nueva York».

La estrepitosa caída de Andrew Cuomo

La renuncia de Cuomo, que se hará efectiva en 14 días, supone el colofón a la estrepitosa caída en desgracia de uno de los políticos más populares de los últimos años en Estados Unidos, sobre todo durante los peores meses de la pandemia, hasta el punto de que llegó a perfilarse como futuro aspirante a la Casa Blanca.

El también exfiscal había ido perdiendo apoyos de sus aliados en los últimos días bajo la sombra de un juicio político, con muchos legisladores demócratas dándole la espalda y una investigación en marcha en la Asamblea Legislativa para considerar los artículos necesarios para un proceso de destitución.

Minutos antes de su renuncia, su abogada, Rita Glavin, ha reiterado la supuesta falta de objetividad del informe y ha denunciado que la Fiscalía General no le había permitido acceder a las pruebas y transcripciones de las entrevistas, lo que consideró daría lugar a un proceso «injusto» de «impeachment».

Las reacciones a la dimisión

Las reacciones a la retirada del gobernador tras las denuncias de acoso sexual no tardaron en llegar, comenzando por la de la fiscal James, que ha considerado que «se cierra un capítulo triste» pero se da «un paso importante hacia la justicia», agradeciendo las «contribuciones» de Andrew Cuomo y dando la bienvenida a Hochul.

La mayoría de quienes han dado la espalda al político han destacado el esfuerzo de las denunciantes de acoso sexual, entre ellos la Casa Blanca, cuya portavoz, Jen Psaki, ha elogiado a «las mujeres valientes que dieron un paso al frente y contaron sus historias (para permitir) la investigación» sobre Andrew Cuomo.

Psaki ha evitado adoptar un tono de celebración y se ha limitado a indicar que el presidente de EE.UU., Joe Biden, había pedido ya hace una semana la dimisión de esa destacada figura de su partido, después de que se publicara el informe de la Fiscalía.

El alcalde de la Gran Manzana, Bill de Blasio, con quien Cuomo tenía una enemistad pública, también ha zanjado: «No se equivoquen, esto es el resultado de que supervivientes hayan contado valientemente sus historias. Ya era hora de que Andrew Cuomo dimitiera y es por el bien de todo Nueva York».