transformación digital

Inauguración del foro empresarial Miami-LAC 2021 celebrado en Miami (Estados Unidos). EFE/ Giorgio Viera

Una amplia brecha de género en transformación digital persiste en América Latina

Jorge Ignacio Pérez | Miami - 24 junio, 2021

En América Latina y el Caribe persiste una notable brecha de género en la transformación digital del área de los negocios, ya que las empresas lideradas por mujeres representan únicamente el 1 % de todo el volumen de transacciones electrónicas, así lo han asegurado especialistas durante el foro Miami-LAC 2021.

Así como la transformación digital se volvió estratégica para el comercio electrónico durante la pandemia, con un aumento del 157 % en la región, «en las cadenas de valor, las mujeres representan un porcentaje inferior a los varones», ha indicado en su ponencia Jessica Bedoya, especialista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Miami-LAC 2021 es el primer foro empresarial organizado por el BID para promover las oportunidades de comercio e inversión entre el sur de Florida y la región de Latinoamérica y el Caribe.

Uno de los paneles del evento ha lanzado el Reto de Transformación Digital para la Internacionalización, como parte del programa Mujeres Creciendo Juntas en las Américas, que el BID presentó en marzo pasado.

El panel ha insertado un debate sobre la importancia de la transformación digital como «igualadora y catalizadora» de las empresas lideradas y/o propiedad de mujeres en América Latina y el Caribe.

Darren Ware, vicepresidente de Mastercard, y a cargo de las relaciones con los Gobiernos de América Latina y el Caribe, ha dicho que, según su experiencia, falta «coordinación, información e inspiración para ayudar a las mujeres».

«Muchas tienen la capacidad, pero a veces no tienen las herramientas. Necesitan información de cómo hacer pagos en línea», ha señalado Ware al confirmar la existencia de «una brecha de género en cuanto a la confianza».

Se busca efecto multiplicador

Durante el panel, en el que tomaron parte Ariane Marzionna, jefa de Gestión de la Cadena de Suministro del grupo tecnológico NEC para América Latina, y Silvia Constaín, por la multinacional financiera Visa, se ha mostrado un documental inspirador.

Grace, una empresaria ecuatoriana, según se ha identificado, creó una empresa de cultivo y exportación de flores con 14 personas y ahora tiene a 35 empleados.

«Nosotros nunca despedimos a nadie, teníamos algo ahorrado y durante la pandemia lo usamos», ha afirmado la empresaria que pertenece al programa Mujeres Creciendo Juntas en las Américas.

«A una mujer es bien complicado que le den un financiamiento, es una barrera. No se lo toman tan en serio como se lo tomarían si fuera mi esposo, pero quien dirige esto soy yo», ha afirmado Grace.

Desde un campo de cultivo de rosas, la ecuatoriana dijo que con el tiempo han ido creciendo y ahora, desde Tabacundo, «capital mundial de las rosas», tienen presencia en Estados Unidos, Italia, China y Kazajistán, entre otros confines del mundo.

«La única forma es que nos empoderemos«, ha asegurado orgullosa de «saber que tengo 35 familias con trabajo, es lo más bonito que tengo».

Tecnologías, herramientas posibilitadoras

Silvia Constaín, de Visa, cuya corporación utiliza métodos de pagos innovadores y fomenta la economía digital, ha señalado que Grace «tiene que compartir su éxito con otras personas para crear un efecto multiplicador».

«Nos planteamos abordar los desafíos de las PYMES (pequeñas y medianas empresas) durante la pandemia. Una de las buenas noticias es que aprendimos que los dueños de PYMES son héroes por la rapidez con que se digitalizaron durante la pandemia», ha relatado Constaín.

«No es necesario reinventar la rueda, pero el camino de la transformación digital no debemos transitarlo solos«, ha añadido.

Por su parte, la ejecutiva de NEC, que ha hablado vía internet desde Brasil, ha agradecido «la digitalización» del mundo actual.

«Las tecnologías son herramientas posibilitadoras, pero tenemos que identificar el gran escenario que favorece la innovación», ha apuntado.

Marzionna ha afirmado que «el mercado minorista ha visto una aceleración. Hoy en día hemos visto que podemos hacer más y de manera mas eficiente» en cuanto a la reducción de costos, confiabilidad de datos y la eficiencia, ha señalado.

Según datos suministrados en el panel, en América Latina menos del 10 % de los actuales desarrolladores de software o sistemas son mujeres, mientras que para 2025 la región necesitará 1,2 millones de desarrolladores.

Mujeres Creciendo Juntas en las Américas

Lanzado el marzo pasado y gestionado por la iniciativa ConnectAmericas, el programa Mujeres Creciendo Juntas en las Américas tiene como objetivo ayudar a empresarias de América Latina y el Caribe a integrar sus firmas en el comercio exterior y las cadenas regionales de valor.

Se enfoca principalmente en tres áreas: transformación digital, potenciar su internacionalización y acceso a financiamiento.

El BID ha afirmado en Miami-LAC 2021 que América Latina y el Caribe requieren inversiones por 68.000 millones de dólares para cerrar su brecha de conectividad y poder así aprovechar al máximo las oportunidades que brinda la economía digital.