#25N España covid19

Mujeres y hombres levantan las manos durante una manifestación con motivo del Día Internacional contra la Violencia Machista. EFE/Ángel Medina G.

#25N en España: la terrible huella de la COVID19 en la violencia de género

Laura de Grado Alonso | Madrid - 24 noviembre, 2020

El 2020 pasará a la historia como el año en el que un virus paralizó el mundo. La llegada del coronavirus y su rápida transformación en una pandemia obligó a numerosos estados a decretar el confinamiento de sus ciudadanos para tratar de contener su expansión. Un confinamiento que afectó a millones de personas pero, de manera muy especial, a las millones de mujeres de todo el mundo a las que dejó encerradas con sus agresores.

En España 1.074 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas desde 2003, año en el que se empezaron a contabilizar este tipo de crímenes machistas, y 41 en lo que va de 202o, un año en que el confinamiento provocado por la COVID-19 ha dejado solas, aisladas y con más trabas administrativas a las mujeres en situación de maltrato.

25N: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

«Las situaciones de violencia tanto física como verbal aumentan por estar más tiempo expuestas al agresor y además pierden contacto con el resto de redes de ayuda que tienen, ya no solo los servicios sociales o los teléfonos de ayuda, sino las propias familias o amigos, que muchas veces es donde se refugian«, ha explicado a Efeminista la abogada de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, Irene Ramírez, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer este 25 de noviembre.

Esta fecha tiene su precedente en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se celebró en 1981 como conmemoración del asesinato de las hermanas y activistas dominicanas Patricia, Minerva y María Teresa Mirabal el 25 de noviembre de 1960 bajo la dictadura de Rafael Trujillo Molina. Años después, en 1999, la Asamblea General de la ONU estableció dicha fecha como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Solas, sin testigos ni partes médicos para denunciar

El 2020 está siendo un año difícil en cuanto a las denuncias por violencia de género, según comenta Ramírez, por los obstáculos que supone el confinamiento, como la dificultad de presentar pruebas o de salir de casa para dar el paso de denunciar, explica.

Entre abril y junio, las denuncias por violencia de genero bajaron un 14,62 % con respecto al mismo periodo de 2019. «Normalmente las mujeres tardan en denunciar y si no pueden salir de casa mucho más», ha aclarado la abogada en este sentido.

«Además, si ya de normal no hay muchas pruebas porque son delitos que se cometen en la intimidad y normalmente las pruebas que tienes son un parte de lesiones o un testigo, pues ahora no hay testigos porque estás entre cuatro paredes y tampoco parte médico porque nadie está yendo al hospital», ha insistido.

Sin embargo, durante el confinamiento se produjo un aumento de las peticiones de ayuda de las victimas de violencia machista al servicio 016 y al chat de atención psicológica. Se elevaron hasta las 29.700 peticiones, lo que supone un incremento del 57,9 % con respecto al mismo periodo de 2019.

Entre el 16 de marzo y el 21 de junio se detuvo a 14.040 presuntos agresores por violencia de género y se practicaron 75.587 actuaciones de vigilancia y control de agresores confirmados o supuestos.

Durante el estado de alarma, la Policía Nacional y la Guardia Civil prestaron 396.183 servicios de protección a mujeres en riesgo: 108.618 fueron contactos presenciales o vigilancias de carácter preventivo y 287.565, contactos no presenciales, en su mayoría telefónicos.

Aumento de la violencia durante la COVID-19

«En todo el mundo hemos visto un aumento de violencia de género en el ámbito doméstico», ha aseverado la jefa adjunta de Paz y Seguridad de ONU Mujeres, Sarah Douglas, quien ha alertado de que «la desviación de servicios y la falta de libertad de movimiento tendrán impacto en la salud de las mujeres más allá de la pandemia».

Además, desde ONU Mujeres preocupa especialmente que «muchos refugios están cerrando y que todos los servicios que normalmente estarían disponibles para supervivientes de violencia de género no están disponibles ahora», ha señalado Douglas.

Durante COVID-19, las llamadas a las líneas telefónicas de ayuda para casos de violencia contra las mujeres se multiplicaron por cinco en las primeras semanas de la pandemia, según datos de la ONU. Además, por cada tres meses de confinamiento, se espera que otros 15 millones de mujeres se vean afectadas por la violencia.

En todo el mundo 243 millones de mujeres y niñas de 15 a 49 años han sufrido violencia sexual y/o física perpetrada por una pareja íntima en los últimos 12 meses.

Las cifras de la violencia en España

En España, desde 2003, 1.074 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, en el 21 % de los casos constaba denuncia previa.

Desde 2013, 301 menores han quedado huérfanos y 37 han sido asesinados por sus padres o las parejas o exparejas de sus madres como forma de violencia vicaria, una forma de violencia que se ejerce sobre terceras personas, en este caso sobre los hijos o hijas para herir a la mujer.

La violencia en el ámbito de la pareja es la mas documentada en España, puesto que desde 2004 hay una ley integral para luchar contra ella. Pero, además, según la Macroencuesta de Violencia sobre la Mujer de 2019, el 57,3 % de las mujeres que viven en este país han sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida, de las cuales 4 millones han padecido violencia física, 2,8 millones violencia sexual y mas de 8 millones ha sido victima de acoso sexual.

Según la encuesta una de cada tres mujeres (32,4 %, 6,6 millones) ha sufrido maltrato físico, sexual, psicológico o económico por parte de una pareja o expareja. Casi 3 millones (14,2 %) de mujeres han recibido malos tratos físicos o violencia sexual por parte de un compañero sentimental.

Acompañamiento, concienciación y más recursos

Ante el punto de inflexión que ha marcado el coronavirus, la representante de la Comisión para la investigación de los malos tratos ha subrayado que los avances hechos hasta ahora en la lucha contra la violencia «no se pierden por una pandemia», sino que se pierden «por políticas publicas que vayan en contra de ese aspecto».

«No se pierden servicios si a nivel político no quieren que se pierdan», ha insistido Ramírez, que reclama «no mirar hacia otro lado» y seguir dotando de recursos económicos a las asociaciones y organismos que trabajan contra las violencias machistas.

Además, pide a la sociedad «concienciación, dar credibilidad a las victimas y acompañamiento tanto psicológico como jurídico para las mujeres», ya que para ella es tan importante llamar si eres testigo de una agresión como luego acompañar a esa persona.

«No pueden estar solas, no pueden encontrarse ante el abismo del sistema judicial sin ayuda», ha reiterado la integrante de la ONG Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres, que cuenta con un teléfono de atención a las víctimas, el 900 100 009, una línea de asesoría jurídica y psicológica gratuita y que no deja rastro.

Además, el 016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día y en 52 idiomas diferentes, al igual que el correo 016-online@igualdad.gob.es.

Los menores también pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10, y los ciudadanos que sean testigos de alguna agresión deben llamar al 112.