Stephanie Salas

La cantante mexicana Stephanie Salas posa tras una entrevista con Efe. EFE/ Mónica Rubalcava

Stephanie Salas se pone en la piel de una madre soltera y desempleada en «Los días francos»

Mónica Rubalcava | Ciudad de México - 5 octubre, 2021

La maternidad es el tema central del filme «Los días francos», en la que la actriz y cantante mexicana Stephanie Salas vive su «segundo aire» y, como protagonista, reflexiona sobre la posición de la mujer en la sociedad. 

«Cualquier mujer se puede identificar con la película en el sentido de que no lo tenemos fácil. No es fácil tomar decisiones y hacer las cosas que te da la gana porque siempre vas a estar bajo la mirada social, te van a tratar de una o de otra y siendo mujer nunca vas a hacer lo correcto y eso está fatal«, cuenta en entrevista con Efe la actriz.

Crisis personales y profesionales

El Festival Internacional de Cine de Guanajuato ha acogido el estreno del filme de Ulises Pérez Mancilla.

En este, la integrante de la dinastía Pinal da vida a Amanda, una madre que al quedar desempleada como actriz, atravesará por diversas crisis personales y profesionales mientras enfrenta a un mundo hostil.

La última vez que Stephanie Salas (Ciudad de México, 1970) estuvo frente a un set de grabaciones de cine fue en 2007 con la película «Mejor es que Gabriela no se muera».

Fue hasta 2015 que Pérez Mancilla la abordó en la presentación de una película en la que su madre, Sylvia Pasquel, había trabajado.

«Él se acercó a mí cuando presentaron ‘La calle de la amargura’, de Arturo Ripstein, porque era su asistente y ahí me dio el guion y la verdad es que me gustó muchísimo el proyecto«, asegura la actriz.

Según relata, siempre quiso tener la oportunidad de protagonizar una historia y ahora recuerda la oportunidad que tuvo de actuar junto a su abuela, Silvia Pinal, en «Modelo antiguo» (1992) y el filme junto a Alejandro Fernández «Mi querido viejo» (1991) como dos producciones relevantes de su trayectoria.

Reflexiones de una madre

Stephanie respeta las decisiones que toma su personaje, aun cuando esta es una madre ausente que en apariencia poco le interesa lo que suceda con su hijo.

«Amanda va en la vida misma como se le va dando. Yo creo que no planeó ni tener a su hijo, todo lo va construyendo como se le va apareciendo y va lidiando con las cosas así, no tiene la capacidad de armarse nada», dice la actriz.

Desde su perspectiva esto ayuda a que se pongan en la mesa temas sociales que siguen sin ser atendidos como la responsabilidad que dos personas tienen en la crianza de los hijos y el apoyo que debería existir para las mujeres que tomaron la decisión de ser madres y no han sido apoyadas por sus parejas.

«Es muy difícil que te llegue un hijo a la vida cuando no estás preparada. Tienes que crecer con el niño, prepararte a ti misma, luchar, crecer como individuo, salir adelante y al mismo tiempo tienes a alguien a quien cuidar. Lo vemos en muchos lados y es una problemática que hoy no se atiende«, considera.

«Nunca es tarde para que la mujer se autorrealice»

Salas sostuvo un romance con el cantante Luis Miguel que devino en el nacimiento de su primogénita, Michelle Salas, de la que se hizo cargo sola.

Ha vivido en carne propia las dificultades de ser madre soltera por lo que empatiza con ellas y manda un mensaje de fortaleza.

«Nunca es tarde para que la mujer se autorrealice, y no tienes que salir a la calle y ser la más exitosa, mientras estés haciendo lo que te gusta aunque sea en tu casa, dando clases o tejiendo, eso está bien», dice la actriz.

Esto lo demuestra Stephanie Salas quien, además de «Los días francos», regresará al teatro con la obra «Perfectos desconocidos» a partir del 30 de septiembre, es parte del programa «MasterChef Celebrity» de México y ha seguido activa en el ámbito musical.