Mujeres Chile golpe Estado

Velatón en conmemoración de los 50 años del golpe de estado contra el gobierno democrático de Salvador Allende, en Santiago (Chile). EFE/ Karin Pozo

Miles de mujeres en Chile recuerdan los 50 años del golpe de Estado: “Nunca más”

Meritxell Freixas | Santiago de Chile - 12 septiembre, 2023

Con motivo del 50 aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile, miles de mujeres han rodeado el exterior del palacio de La Moneda vestidas de negro, con una vela, en silencio y con un cartel blanco colgado que decía “Nunca más”.

“Estoy emocionada, venía en el metro con un nudo en la garganta: ¡imagínate!, todo esto lleno de mujeres con las velas”. Le decía a su acompañante una de las participantes que formaron una fila que se extendió a lo largo de la Alameda, principal avenida de la capital. Las manifestantes fueron avanzando hacia los alrededores del edificio presidencial hasta llenar por completo la plaza aledaña.

Las mujeres de Chile, una vez más, como siempre, dándonos a todos una lección. Nunca más”, ha celebrado al finalizar el acto, en sus redes, el presidente chileno, Gabriel Boric. El primer mandatario nacido después de la rebelión militar.

Miriam Astudillo, de 69 años, llegó con su hija y su cuñada al punto de encuentro: “Todos los 11 de septiembre rememoramos todo lo que sufrimos y que vivimos en carne propia. Mi hermano de 20 años fue detenido y torturado un mes completo. Eso es difícil de olvidar”, ha dicho a EFE mientras seguía la cola.

La convocatoria, lanzada por varias agrupaciones de mujeres y de defensa de los derechos humanos que se agruparon bajo la plataforma Mujeres x Nunca Más, ha sido el primer acto de memoria de un 11 de septiembre masivo y exclusivo para mujeres.

“Es muy simbólico invitar a las mujeres a participar masivamente durante estas fechas. Este ha sido el gran acto que se ha hecho fuera del 8 de marzo o de los días relevantes para las mujeres”, ha dicho a EFE Paula Ortega, de 26 años, que asistió con sus compañeras militantes de la Coordinadora 8M de la localidad de Melipilla, una zona rural del área metropolitana.

“Cuando las mujeres nos movilizamos es increíble”

Mientras las mujeres desfilaban lentamente hasta sus posiciones, la organización se encargaba de recordar que la caminata debía hacerse “en silencio y en recuerdo a las mujeres muertas, desaparecidas y torturadas”.

El golpe dio inicio a una cruel dictadura de 17 años que dejó un saldo de más de 40.000 víctimas. Entre ellas al menos 3.200 opositores asesinados.

“Es una forma simbólica de decir que estamos aquí, haciendo frente a este espantoso momento que ojalá nunca hubiese pasado en Chile”, ha comentado Rosana Vicentelo, otra participante que hoy cumple 60 años.

La cita superó todas las expectativas. Tanto de las organizadoras como de las participantes. Una hora y media después del inicio de la actividad, aún había mujeres haciendo la fila para colocarse en algún lugar de la escena.

“Nunca pensé que hubiese llegado tanta gente, cuando la mujeres nos movilizamos es increíble. Queremos hacer algo y lo logramos”, ha añadido Vicentelo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Negacionismo de la violencia machista

Desde 2018, cuando en Chile tuvo lugar la llamada Primavera Feminista, con protestas multitudinarias y tomas de universidades para protestar contra los abusos en los centros educativos, el movimiento por los derechos de las mujeres creció.  Las mujeres suelen responder de forma masiva a las principales convocatorias, como los últimos 8 de marzo.

Sin embargo, y a pesar de la gran afluencia, el país suramericano llega dividido a la conmemoración del 11 de septiembre.

La derecha tradicional, agrupada en la coalición Chile Vamos, anunció que ausentaría de los actos oficiales. Actos a los que sí asistirán varios presidentes de la región. Tampoco se avinieron a firmar una declaración conjunta por la democracia y los derechos humanos.

Días antes, en el Parlamento, una diputada calificó de “leyenda urbana” a la violencia sexual sufrida por miles de detenidas durante la dictadura. Según cifras actualizadas por el Ministerio de la Mujer, 3.399 mujeres declararon haber sido víctimas de tortura entre 1973 y 1990, y casi todas fueron objeto de violencia sexual.

La marcha de hoy culminó con la lectura de un manifiesto por el Nunca Más, con frases e ideas asociadas al resguardo de la memoria histórica, la democracia y la paz: “Nunca más el fin de la memoria. Nunca más hermanos delatados. Nunca más corazones traicionados. Nunca más una dictadura”, ha cerrado el discurso leído por las organizaciones, aplaudido y celebrado por la multitud.