Negro y Magenta

Portada del número 11 de la revista "Blanco, Negro y Magenta" cedida por la asociación

«Blanco, Negro y Magenta», las artes visuales con perspectiva de género

Natalia Ibáñez Guinea | Madrid - 20 agosto, 2021

Visibilización de artistas femeninas, denuncia de las injusticias y lucha contra las violencias machistas, sobre estos tres pilares básicos descansa «Blanco, Negro y Magenta», la asociación de mujeres en las artes de diversas disciplinas, formaciones y edades, que posee una prolífica actividad cultural y social, pese a su corta trayectoria.

Fundada en 2017 por la artista y comisaria Concha Mayordomo, este colectivo «surge ante la necesidad de encauzar las inquietudes artísticas y feministas de un grupo de mujeres que trabajan en el ámbito de la creación». Así lo explica en una entrevista con Efeminista su actual presidenta, la fotógrafa e historiadora del arte Dora Román.

«En el color blanco se encontrarían las puras, las sencillas, pero también las débiles y vulnerables; en el color negro, como antítesis del anterior, a las pecadoras, las malvadas y siniestras, y en el magenta a la mayoría, ya que se relaciona con el mundo femenino, la armonía, la alegría y el equilibrio espiritual. A la hora de fundar la asociación nos pareció que era un nombre muy adecuado y defendemos que todas tenemos, en mayor o menor medida, implícitamente los tres colores, que al fin de cuentas es una manera de huir de los encasillamientos«, apuntala Román sobre el origen del nombre del colectivo, ganador en 2019 del Premio Diario 16 a la Mejor Asociación, por su decidido apoyo a las iniciativas encaminadas a lograr un mundo más justo e igualitario con el arte como vertebrador.

Trinomio arte, sociedad y género

Para que sus reclamaciones lleguen lo más lejos posible, «Blanco, Negro y Magenta» se vale de múltiples vías.

«Consideramos que a veces los discursos, por repetitivos, pierden fuerza en el contenido, nosotras tenemos la sensibilidad de hacerlo desde un lenguaje diferente, lo hacemos desde piezas artísticas, que nada tienen que ver con el mensaje directo de la publicidad», asegura la presidenta del organismo.

Una de estas líneas de actuación la llevan a cabo en una revista cuatrimestral del mismo nombre en la que, a partir de textos propios y colaboraciones de diferentes artistas, escritores y periodistas, se promociona la creación femenina, se recoge la actividad de la asociación y se destaca la labor artísticas de sus socias. Siempre de una manera comprometida con el trinomio arte, sociedad y género, que llevan por bandera. 

En agosto de 2021 ha visto la luz el número 11 de la publicación, una oportunidad para recordar a las pioneras del arte feminista, movimiento de arte crítico nacido en 1970, cuando la Universidad de Fresno en California comenzó un programa de arte feminista (el «Feminist Art Program»), para estudiar académicamente la historia y las obras realizadas por mujeres.

«La revista está dividida en Salas, queremos ser fieles a la estructura como un espacio virtual, es nuestro particular homenaje a las artistas norteamericanas Judy Chicago y Miriam Schapiro, que hace casi un lustro crearon el proyecto Womanhouse. Por ello, a esas primeras del arte feminista es a quienes está dedicado este número«, comenta Román.

«El arte es nuestra manera natural de expresarnos»

La organización de tertulias y de exposiciones también enriquecen la actividad asociativa de «Blanco, Negro y Magenta», además de lograr reivindicar sus valores entre un público mucho más amplio. Con la emergencia sanitaria de la covid-19 y el traslado al on-line, curiosamente su actividad asociativa se ha enriquecido mucho más. 

«Si bien algunos de nuestros proyectos expositivos se han visto retrasados porque los Centros han suspendido  programaciones, nos hemos incorporado a exposiciones on-line, contando con el apoyo de Entidades como la UNED o la Embajada de Suiza para España y Andorra, o la plataforma virtual Arte a un clik«, resume la presidenta.

A lo largo de sus cuatro años de historia, diferentes mujeres consagradas del mundo del arte y la cultura se han sentado como ponentes en sus tertulias mensuales de carácter feminista. Rosa Montero, Carmen Calvo, Isabel Muñoz, Cecilia, Isabel Oliver o Semíramis González, entre otras.

«En nuestras exposiciones planteamos un tema de trabajo y lo abordamos siempre teniendo en cuenta este concepto, trabajándolo desde la práctica artística, ya sea el dibujo, la escultura, la fotografía, el collage… en definitiva, desde cualquier disciplina. El arte es nuestra manera natural de expresarnos», subraya la presidenta «Blanco, Negro y Magenta», cuyas muestras artísticas suelen versar en torno a temas actuales como el cambio climático, el edadismo o la abolición de la prostitución

Contra el menosprecio institucional

A pesar de las pequeñas conquistas en materia de visibilidad, «Blanco, Negro y Magenta» exige al Gobierno central la aplicación de la Ley de Igualdad en el ámbito de la creación, la puesta en práctica del Estatuto del Artista y el incremento de las ayudas económicas. 

«Somos de la opinión de que las mujeres artistas tenemos un potencial enorme que ninguno de los diferentes gobiernos y partidos políticos han sabido reconocer, ni valorar, lo que consideramos un grave error y un menosprecio, no solo porque nos está impidiendo desarrollarnos en las mismas circunstancias, también porque a una gran parte de la población se está perdiendo conocer el arte hecho por mujeres, no solo las que impone el criterio y pensamiento masculino que decide sobre la calidad«, concluye Román.