espacio actriz

Una foto de un folleto facilitada por el sitio web oficial de la Corporación Espacial Estatal Rusa ROSCOSMOS / Space Center South muestra a la actriz de la tripulación principal del SS-66 Yulia Peresild (L), el cosmonauta Anton Shkaplerov (R) hablar después de que sus trajes espaciales se registraran en el Cosmódromo de Baikonur antes del lanzamiento de la nave espacial Soyuz MS-19 a la Estación Espacial Internacional (ISS) en el cosmódromo de Baikonur, Kazajstán.

Yulia Peresild, la primera actriz en viajar al espacio

Ignacio Ortega | EFE Moscú - 18 octubre, 2021

La actriz rusa Yulia Peresild ha sido la primera artista de cine que viaja al espacio hasta ahora para rodar una película.

La actriz de 37 años ha realizado películas para todos los públicos, cine de autor y este acontecimiento la ha impulsado a un nuevo reto y ha supuesto una recompensa personal.

«Yulia es brillante. Hay muchas actrices rusas con su físico, pero su talento artístico y capacidad de darlo todo en cada ensayo, en cada espectáculo, la convierten en una artista única en su generación», comentó hoy a Efe Serguéi Golomázov, director de teatro a cuyas órdenes trabajó la primera actriz espacial.

Instrucción militar

Más de 3.000 actrices se presentaron al casting, pero sólo dos superaron el corte: Peresild y Svetlana Jodchenkova, esta última quizás la actriz rusa más conocida en el exterior por sus papeles en películas de Hollywood («The Wolverine» (2013) y «Tinker Taylor Soldier Spy» (2011)).

Peresild se llevó el papel porque la comisión médica descartó a su contrincante. A partir de entonces, se sometió a un entrenamiento que ella misma definió como «militar» en el que no había espacio para las bromas ni tiempo que perder.

Tres kilómetros de carrera nada más levantarse, ejercicios, instrucción y ensayos cinematográficos hasta las 11 de la noche. Y así todos los días.

«Si tienes miedo a los lobos, no vayas al bosque», comentó, parafraseando un popular dicho ruso.

La actriz tuvo que realizar ejercicios de paracaidismo, resistencia y supervivencia, someterse a agotadoras sesiones en la famosa centrifugadora, acostumbrarse a las condiciones de gravedad cero y aprender a reaccionar en caso de incendio o fuga en la nave, o emergencia a su regreso a la Tierra dentro de 12 días.

Además, durante la instrucción tuvo que familiarizarse con los sistemas de a bordo de la nave Soyuz MS-19 lanzada hoy desde el cosmódromo de Baikonur y el segmento ruso de la plataforma orbital en la que se rodará la cinta «El reto».

«Sabemos que será difícil. Pero no, no tengo miedo. Quiero que nos salga una buena película», señaló.

Una carrera meteórica

Peresild llamó la atención por primera vez del gran público en 2008 con «Érase una vez en la provincia», un filme independiente que fue galardonada en el Festival Internacional de Moscú, aunque su primer gran éxito fue «Krai«, película nominada a los Óscar y los Globos de Oro (2010).

Desde entonces, protagonizó una carrera meteórica, que incluye tanto películas como piezas teatrales, que le han valido premios en Rusia y en el extranjero. Siempre mujeres fuertes, independientes, pero no exentas de sensibilidad.

«Yulia es el arquetipo de mujer rusa. Muchos espectadores se ven reflejados en ella», comenta Golomázov, quien añade que «la reputación profesional y ética» de la actriz también tuvieron que ser factores decisivos en su elección.

«La Batalla por Sebastopol«, producida por el Canal Uno, al igual que su largometraje espacial, la convirtió en una heroína nacional. En esa cinta, que fue presentada en el Festival de Cannes (2015), interpreta a Ludmila Pavlichenko, uno de los francotiradores más famosos de la Segunda Guerra Mundial.

«Su diapasón es muy amplio. Puede hacer dramas, tragedias y comedia», añade el director teatral, que define a su antigua pupila como «culta, inteligente, honesta y abierta».

Su último estreno fueron «Los Petrov con gripe«, cinta surrealista rodada por Kiril Serebrénnikov -director muy crítico con el Kremlin- durante el controvertido proceso judicial en su contra y presentada recientemente en el Festival de San Sebastián.

La quinta mujer rusa en el espacio

La URSS fue el primer país en enviar en 1963 una mujer al espacio. Valentina Tereshkova, que cumplió en marzo 84 años, voló al espacio abordo del Vostok-6 poco más de dos años después que Yuri Gagarin.

Casi 20 años después (1982), Svetlana Savítskaya se convertiría en la segunda cosmonauta de la historia. Un par de años más tarde volvería a entrar en los anales al ser la primera mujer en efectuar una caminata espacial.

Desde 1991, mientras EEUU ha enviado a decenas de mujeres al espacio, sólo dos rusas han disfrutado de ese privilegio. Yelena Kondakova lo logró en 1994 -tres años después se subiría al transbordador estadounidense Atlantis-, y en 2014 le llegó el turno a Yelena Serova, que vivió durante casi medio año en la EEI.

La quinta mujer en la historia del programa espacial ruso es una neófita, Peresild, que regresará a nuestro planeta el día 17.

«Confieso que temo por ella. No es una cosmonauta profesional. Pero Yulia nunca ha sido una artista de medias tintas. Siempre lo da todo», señala Golomázov.