Violencia Honduras

Dos mujeres caminan frente a un grafiti donde se denuncia los feminicidios, en Tegucigalpa (Honduras), en una fotografía de archivo. EFE/Gustavo Amador

La violencia tiene en alerta a las organizaciones feministas en Honduras

EFE | Tegucigalpa - 7 septiembre, 2022

La ola de violencia contra las mujeres en Honduras, donde han asesinado a más de 170 de manera violenta este año, mantiene en alerta a organizaciones feministas, que han urgido a las autoridades acciones para mejorar la capacidad de respuesta.

«Cada muerte violenta de mujeres que ocurre en el país pone en alerta a las organizaciones feministas y también debe poner en alerta a las instituciones, cuyo trabajo es proteger y garantizar la dignidad y vida de las mujeres», ha dicho a Efe Neesa Medina, activista de la organización Somos Muchas.

Un total de 177 mujeres murieron de forma violenta en Honduras entre enero y julio de este año, según datos de la ONG Centro de Derechos de Mujeres (CDM).

Medina ha destacado que en Honduras «hay voluntad política» para erradicar la violencia de género luego de que la presidenta hondureña, Xiomara Castro, anunció la posible integración del país centroamericano al Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

El movimiento feminista de Honduras, en alerta

Un mayor control de armas de fuego, promover casas refugios y acciones preventivas, contribuirían a reducir las muertes violentas de mujeres en Honduras, ha señalado.

«En Honduras circulan más de 1,5 millones de armas de fuego sin control y en un país machista se vuelve la herramienta preferida para asesinar mujeres», ha subrayado la activista.

El 54,8 % (97) de las mujeres fallecieron a causa de heridas de arma de fuego empleadas por sus agresores, en su mayoría personas desconocidas, según cifras del CDM.

Ha agregado que el 39,5 % de las víctimas tenían entre 20 y 39 años, y el 18,1 % eran menores de 19 años.

Los departamentos de Cortés y Francisco Morazán, en el norte y centro de Honduras, registraron el 41,8 % de los feminicidios ocurridos entre enero y julio.

Medina también ha abogado por una «investigación eficiente y comprometida», en la que se vean resultados y para salir «de ese hueco».

Nueve de cada diez muertes violentas de mujeres quedan impunes en Honduras, ya que «no se sabe por qué pasaron, quien los cometió, pero sí se sabe el dolor que sufre toda la familia», agregó la activista de Somos Muchas, un colectivo que defiende el derecho a decidir y lucha en contra de la criminalización del aborto en el país.

Erradicar la violencia hacia las mujeres

En el periodo de referencia se han reportado en Honduras 36.464 denuncias por violencia intrafamiliar y 22.899 por violencia doméstica, según cifras del Sistema Nacional de Emergencias 911.

Para la activista, los responsables de esos asesinatos son «quienes mantienen la inequidad» y la población en general que «como no se siente afectada, no le importa, entonces no pone su grano de arena, no denuncia, no previene».

«Los responsables de esas muertes son todas las personas que con sus actos de violencia, corrupción o de silencio mantiene a las mujeres y niñas con el alma en vilo por vivir en uno de los países más peligrosos», ha enfatizado.

En 2021 fueron asesinadas 318 mujeres en el país centroamericano, en la mayoría de casos con armas de fuego, según datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

La ONG CDM ha indicado que las hondureñas merecen «vivir libres y sin miedo» y ha destacado que «es deber del Estado garantizar» el «derecho a una vida libre de violencia».

Honduras se comprometió en marzo pasado a prevenir y poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en el país, en un documento firmado en Tegucigalpa por la presidenta Castro y la coordinadora residente de las Naciones Unidas, Alice Shackelford.