Francisca Ahlers

La artista chilena Francisca Ahlers presenta su nueva colección de obras en las galerías Villa del Arte de Barcelona, agrupadas bajo el epígrafe “Nostalgia”, pues se inspira en sus años de viajes por Europa y visitas a monumentos y grandes palacios, en las que inmortaliza vestigios de épocas doradas que ya no volverán.EFE/Hèctor Mariñosa

«Nostalgia», el pictórico viaje al pasado de Francisca Ahlers, se expone en Barcelona

Hèctor Mariñosa | Barcelona - 4 octubre, 2021

Interiores palaciegos barrocos, caprichosos y un tanto decadentes, así es «Nostalgia», la nueva colección de obras que la artista chilena Francisca Ahlers expone en las galerías Villa del Arte de Barcelona. 

Inspirada en sus años de viajes por Europa y visitas a monumentos y grandes palacios, Ahlers inmortaliza vestigios de épocas doradas que ya no volverán, con algún que otro elemento rocambolesco, como grandes lámparas de lágrimas, ramos de flores o animales como gatos, perros o pavos reales.

La mirada de Ahlers se proyecta en unos cuadros que representan interiores barrocos, caprichosos y un tanto decadentes, en los que, de forma recurrente, incluye grandes lámparas de lágrimas, ramos de flores o animales como gatos, perros o pavos reales.

Era distópica de auges y declives

Si en periodos anteriores Ahlers se limitaba a usar el carboncillo sobre el lienzo blanco, con algunos toques de color, en esta nueva etapa la artista explora más el color con acrílicos vibrantes que aportan vida a imponentes salones palaciegos donde ubica a figuras solitarias.

“Las habitaciones de mis cuadros son pequeños viajes al pasado. Busco una realidad alternativa a través de un escenario ficticio, representado por una era distópica de auges y declives”, explica Francisca Ahlers.

«Llevo mucho tiempo trabajando con los interiores de palacios, pero lo que encuentro interesante hoy por hoy es reflexionar sobre qué tan perfecta es esta vida o qué pasa dentro de estas cuatro paredes, donde todo se ve tan rimbombante, tan elegante», pero en donde también subyacen «la decadencia, la imperfección o el caos», añade la artista en declaraciones a Efe.

Para ello, Ahlers juega con los segundos planos sin acabar, insinúa ciertas escenas que no finaliza completamente o introduce las imágenes de gatos, perros y pavos reales que aportan a los salones «como una soltura y un desorden dentro de esta perfección».

Color para dar más vida

En sus nuevas obras, procura que el carboncillo y la pintura «tengan el mismo protagonismo y sean cómplices», y explicita que, con el uso del color, «quería resaltar ciertos objetos que me parecían importantes para dar más vida y encanto a estos salones».

Entre la docena de obras que presenta en las galerías Villa del Arte figuran “Yves Saint Laurent en su Chateau”, “The British Aristocracy”, “Marie Antoinette”, “The Emerald Room”, “Si Las Paredes Hablaran”, “The Royal Imperial” o “A Charming Place”.

La mayor parte de las obras de la artista chilena se exponen en la galería de la calle Tapineria, muy próxima a la catedral de Barcelona, aunque algunas se pueden ver en otros espacios de Villa del Arte, como en su galería del Passeig de Gracia y en el hotel Mandarín Oriental.

Francisca Ahlers, que estudió y residió durante cinco años en Barcelona y que posteriormente regresó a Chile, ha exhibido sus obras en la ciudad condal, Amsterdam, Londres, Nueva York, Chicago y Miami.