esterilizada VIH Chile

El presidente de Chile, Gabriel Boric (c), y la directora regional del Centro de Derechos Reproductivos, Catalina Martínez (izq), durante el evento de disculpas públicas en La Moneda. Foto: Presidencia de Chile.

Chile pide disculpas a una mujer con VIH que fue esterilizada sin consentimiento

EFE | Santiago de Chile - 28 mayo, 2022

Chile ha pedido disculpas públicas a una mujer identificada como Francisca, a quien esterilizaron sin su consentimiento en un hospital público hace dos décadas porque tenía VIH y los médicos decidieron unilateralmente que no debía tener más hijos.

«Duele pensar que el Estado que hoy día tengo el honor de representar es responsable de estos casos y me comprometo a que, mientras nosotros gobernemos, vamos a dar lo mejor para que nunca más se vuelva a repetir algo de estas características», ha dicho el presidente chileno, Gabriel Boric.

En un acto público en la sede presidencial de La Moneda, sede de Gobierno, el mandatario progresista ha prometido, además, «reparar como corresponde» a otras mujeres que, como Francisca, hayan sido víctimas de «estas atrocidades».

La historia de Francisca, esterilizada por tener VIH

Francisca -nombre ficticio de la víctima, quien prefiere resguardar su identidad- se enteró de que tenía VIH en 2002, cuando estaba embarazada de su primer hijo.

Dio a luz a través de una cesárea y, durante la intervención, el personal médico que la atendió le practicó una esterilización sin su consentimiento, ignorando las obligaciones internacionales de Chile en materia de derechos humanos.

«Me da alegría saber que mi caso pueda servir para acabar con los estereotipos sobre las personas que vivimos con VIH y para que mejore la atención en salud a otras mujeres», ha dicho Francisca, quien para proteger su identidad siguió el acto de manera virtual.

El caso, que no prosperó en la Justicia chilena, fue llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2009 por las organizaciones Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo.

El pasado agosto y tras varios años de conversaciones en la CIDH, el Estado chileno aceptó su responsabilidad y firmó un Acuerdo de Solución Amistosa con la víctima, que incluye disculpas públicas, una reparación económica y medidas en los hospitales públicos para evitar que el caso se repita.

«Qué importante es cuando la sociedad civil organizada doblega todas las murallas que a veces se interponen entre los ciudadanos para que el Estado reconozca sus derechos», ha apuntado Boric, exlíder estudiantil que llegó al poder el pasado marzo.

Un precedente para las mujeres

Para Sara Araya, de Vivo Positivo, el acuerdo «sienta un precedente de que no hay mujeres de segunda clase y que los derechos humanos son también para las mujeres que viven con VIH».

«Es una gran satisfacción acompañar a Francisca en la búsqueda de justicia y reparación. Ella es solo una de muchos casos de mujeres que al vivir con VIH son discriminadas al buscar servicios de salud», ha afirmado por su parte Catalina Martínez, directora regional del Centro de Derechos Reproductivos.

Por eso quiero recordar que los Estados tienen la obligación de garantizar y respetar los derechos de las mujeres con VIH, incluyendo el deber de asegurar el consentimiento previo, libre e informado», ha agregado Martínez.

Además de reparar integralmente a Francisca con acciones individuales, el Estado chileno ha dado inicio a un proceso de implementación del Acuerdo de Solución Amistosa. Ello contempla acciones para que nadie repita el caso de Francisca mediante medidas de política pública que transformen el contexto de desigualdad estructural que condujo a los lamentables hechos.

Entre las reparaciones están la difusión de directrices para los servicios de salud sobre esterilización femenina y masculina y la difusión del Proyecto de Ley sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Además, la elaboración de campañas de sensibilización para la atención y no discriminación para las personas que viven con VIH, con énfasis en sus derechos sexuales y reproductivos.