Lucía Herrero

Seis mujeres de un pequeño pueblo de Palencia, Villarmienzo, protagonizan el proyecto fotográfico 'Tributo a la bata' de Lucia Herrero. Foto: Lucía Herrero.

Lucía Herrero homenajea a las matriarcas a través de sus batas

Almudena Álvarez | Palencia - 28 julio, 2020

Hace seis años, la fotógrafa Lucía Herrero inició un proyecto «vivo» en Villarmienzo (Palencia), el «Tributo a la bata», con el que homenajea a las matriarcas y a la prenda icónica que durante décadas han vestido, la bata.

Con el paso de los años ha ido añadiendo capítulos y esta vez ha incluido a seis mujeres mayores, Constancia, Resu, Conchi, Nati, Maruja y Tiste, que recientemente posaron frente al lente de la fotógrafa como «supermujeres en bata», y que han causado revuelo en las redes sociales comprobando así que están más de moda que nunca.

Y es que, como explica Lucía Herrero en una entrevista con EFE, «después de la cuarentena y todo lo que hemos vivido, la tercera edad ha cobrado mucha importancia».

Las nuevas matriarcas

«Hemos temido por la vida de nuestros padres y abuelos», continúa. Y quizá por eso estas imágenes llenas de vitalidad, humor y luz se han convertido en el contrapunto perfecto a la penumbra del confinamiento y se reproducen en las redes sociales despertando de nuevo a esas matriarcas de generaciones pasadas que fueron «criadas para criar y cuidar».

«Mi estudio gira en torno a la bata, una prenda icónica, y las mujeres con bata, que están en peligro de extinción, la señora y la bata», asegura Herrero, que ha buscado con cada instantánea a «la mujer que hay detrás de la bata», una mujer que pertenece a una sociedad patriarcal y a una generación a punto de desaparecer.

Las «superbata»

Explica que se topó con el primer capítulo de este proyecto en la boda de su prima Isabel, en Villarmienzo, un pueblo de menos de 40 habitantes. Allí conoció a Constancia, «una mujer superbata, un alma inquieta, una poetisa que no tuvo acceso a la educación ni oportunidad para pensar en sus sueños«, y se la guardó en la cabeza.

Un año después volvió a Villarmienzo con su equipo y, con la ayuda de su tía Conchi, ésta se convirtió en una de las modelos de sus fotos y le presentó al resto de mujeres, todas mayores de 80 años.

Matriarcas

Seis mujeres de un pequeño pueblo de Palencia, Villarmienzo, protagonizan el proyecto fotográfico ‘Tributo a la bata’ de Lucia Herrero. Foto: Lucía Herrero.

«Las conozco de toda la vida, porque es el pueblo de mis padres», asegura Conchi, que recuerda aquellos días de julio en Villarmienzo como «una experiencia única y maravillosa que recordaremos siempre», explica. Y eso que, cuando Lucía les contó lo que pretendía, alucinaron, pero poco a poco lo «fueron entendiendo y entraron en el juego«, continúa Conchi.

Mujeres que no se han permitido jugar

«Las revolucioné», dice Lucía, porque son mujeres aparentemente serias, «que nunca han jugado, que no se lo han podido permitir, que tienen ánimo de ayudar y que están siempre contentas».

Ella las invitó a entrar en su juego, a romper sus rutinas mentales, a sacar ese «surrealismo que no está a flor de piel» y a expresar su locura alrededor de la bata, el punto de partida que ha elegido para estudiar a las mujeres que la visten, dentro de un particular enfoque fotográfico que la fotógrafa define como «antropología fantástica».

El segundo capítulo de este proyecto en torno a la bata tiene como protagonistas a mujeres gallegas fotografiadas en Vigo y el tercero ya está en su cabeza: «Me gustaría hacerlo ‘online’, que sea algo deslocalizado».

«Durante el confinamiento he dado la vuelta al mundo fotografiando a gente de los cinco continentes en sus casas y creo que el tercer capítulo de ‘Tributo a la bata’ debería hacerlo de esta forma«, explica, mientras busca financiación para continuar.

Una exposición que recorrerá el mundo

De momento, estas mujeres de Villarmienzo y las batas que diseñó para ellas Julen Ariztegui están vivas en las redes sociales y además forman parte de una exposición itinerante que la productora de eventos culturales Terra Espléndida moverá internacionalmente.

«Las voy a llevar a todas por el mundo», afirma Lucía Herrero, muy emocionada por la nueva dimensión que está cobrando su homenaje. Además ofrece la posibilidad de apoyar este proyecto y de comprar fotos firmadas y numeradas en «edición crowdfunding».