Kristin Hannah

EFE/ Cedida por Penguin Random House

«Los cuatro vientos», la novela «premonitoria» de Kristin Hannah

María Muñoz Rivera | Madrid - 12 julio, 2021

En su nueva novela «Los cuatro vientos», la escritora estadounidense Kristin Hannah recuerda al lector que «los tiempos difíciles se producen, pero se superan»

En esta novela, publicada de forma «premonitoria», la autora ha retomado la Gran Depresión, una crisis climatológica y la fortaleza de las mujeres en este periodo.

«El mensaje principal del libro resuena con la actualidad, es un recordatorio de que los tiempos difíciles se producen, llegan. Es importante recordar que nuestros antepasados atravesaron guerras, depresiones, sequías… sobrevivieron y, en última instancia, prosperaron», dice a Efe en una entrevista Kristin Hannah sobre su libro «Los cuatro vientos».

Voz a las mujeres

Kristin Hannah (California, 1960), autora de obras como «El Ruiseñor» y «El baile de las luciérnagas», que ahora llega a la plataforma Netflix, ha publicado este abril en España «Los cuatro vientos» (Penguin Random House), una novela histórica ubicada en Texas durante la Gran Depresión, un periodo de crisis económica a la que se suma la climática a través de grandes sequías conocidas como «dust bowl» (cuenco de polvo).

«Busco hablar de la forma en la que uno supera las dificultades. Todos estamos conectados, climatológicamente, sociológicamente… me encantaría que la gente se diera cuenta de que necesitamos estar juntos, ayudarnos los unos a los otros mucho más de lo que lo estamos haciendo«, ha mencionado la estadounidense.

En este contexto, Hannah cuenta la historia de Elsa Walcott, una mujer con «poco autoestima y oportunidades, que acepta su vida como una visión establecida por otros», y que tendrá que elegir entre luchar por la tierra que ama o marchar lejos en busca de una vida mejor.

«Pasa de ser una mujer frágil y temerosa a una auténtica guerrera que encuentra su voz y quiere hablar por si misma», ha añadido la autora.

El desarrollo de una gran historia

La génesis del libro llegó a la mente de la autora tras finalizar de escribir su obra «El Ruiseñor», que habla sobre las mujeres de la resistencia en la Segunda Guerra Mundial.

«Muchos lectores me escribieron para decirme que figuras importantes de mujeres se habían perdido en la ficción. Entonces empecé a buscar relatos sobre cuestiones fundamentales que las mujeres han afrontado a lo largo de la historia«, ha afirmado.

Esta búsqueda culminó en la Gran Depresión, escenario en el que comenzó a ahondar hace cuatro años para dar como resultado una obra marcada por la fortaleza de su protagonista, que llegó casi por casualidad.

Kristin Hannah

EFE/ Cedida por Penguin Random House

«Llevaba tres cuartas partes de libro cuando Elsa llegó como personaje secundario, había algo en ella que destacaba. Así que me armé de valor en dejar todo lo que había hecho y empecé de cero«, apostilla Hannah.

«Es muy importante recordarnos a nosotras mismas lo mal tratadas que han sido las mujeres a lo largo de la historia, y lo fuertes que podemos ser», desgrana la escritora, cuyos relatos destacan por la complejidad y profundidad de sus personajes femeninos.

«Trato de crear seres humanos auténticos, que se muevan a lo largo de la historia como personajes de carne y hueso y no como prototipos«, ha explicado.

Personajes que recorren un escenario complejo, en el que confluyen desde los problemas de emigración y cambio climático hasta la abrupta diferencia entre ricos y pobres, temas que marcaron en 1930 y que son pertinentes hoy en día.

«Es una forma que elijo para explicar que la historia siempre se repite. Jamás habría pensado que el libro se publicaría en pandemia, tiene más sentido aún que cuando lo escribí», ha contado a Efe.

Kristin Hannah busca llevar su novela a la pantalla 

«Lo que he aprendido al escribir este libro es a comprender, entre otras cosas, la importancia del clima en la economía, y cómo el arraigo que la gente tenía a su tierra hizo que se quedaran allí a tratar de sobrevivir», explica la autora, quien afirma que al igual que ha sucedido con «El baile de las luciérnagas», le gustaría que el formato pudiera adaptarse a la pantalla, consciente de que «el mensaje es difícil de adaptar».