Varios vecinos felicitan a Lulú Vazquez, que cumplió 110 años el día 5 de abril, confinada en su piso de Pontevedra. EFE/Salvador Sas

El 110 cumpleaños de Lulú

Alejandro Espiño EFE - Pontevedra - 9 abril, 2020

Aunque hasta el momento parecía ser un día normal, las sirenas que sonaban en la avenida del Padre Amoedo en Pontevedra protagonizaron una imagen inédita, imborrable para una de sus vecinas. En la calle, cuatro patrullas de Policía Local sostenían una pancarta con letras en mayúscula: “Felicidades”.

Desde la ventana, y tomando las medidas de precaución necesarias, una mujer con pelo cano agradece con gestos tamaña muestra de cariño. Es Luisa Vázquez de Silva, para todos Lulú, que el pasado 29 de marzo cumplió 110 fecundos años. En su rostro, la satisfacción de esta «chica platino”, como la apodan en Pontevedra.

Aunque el confinamiento domiciliario obligado por el estado de alarma a causa del covid-19 ha obligado a dejar la tarta, las velas y los abrazos para más adelante, Lulú ha recibido una muestra de cariño inolvidable gracias a la ayuda de sus parientes, amigos y el Ayuntamiento.

Un cumpleaños de tres cifras

Lulú es una de las asiduas de las tertulias de la Plaza de la Herrería, en la ciudad en la que reside, que está bañada por el río Lérez. Pero ya no puede, ni con lluvia ni con sol. Está recluida en casa, donde esta viuda -estuvo casada con Juan José Harguindey- es asistida por su cuidadora de siempre.

«Felicidades, felicidades, felicidades«, escuchó tras esos cristales de su confortable hogar, una y otra vez. Fue la manera de estar, cuando algo tan simple se antoja imposible, aunque necesario por su propia seguridad.

La madre de Lulú, como ella misma ha contado, llegó a centenaria. Y Luisa, que desprende en cada palabra bondad, alegría y vitalidad, ya ha rebasado esa barrera. No sabe, pese a haber alcanzado las tres cifras hace ahora una década, cuál es el secreto, si es que existe, para pulverizar los récords de longevidad. Quizá el no haberse quitado jamás años, dice a la prensa.

Una edad cargada de cambios y vivencias

Haber llegado al mundo el 29 de marzo de 1910 le ha hecho vivir mucho. La gran gripe española, de la que tiene vagos recuerdos, aunque ahora se agolpen en su mente con más fuerza que nunca; la guerra civil española, la dictadura franquista, la llegada de la democracia, la entrada en la Unión Europea y, evidentemente, un largo etcétera.

En el presente sueña Lulú con que las restricciones terminen, pues ello significaría que la crisis del coronavirus ya no sería tal. Y, cuando eso ocurra, lo primero que hará será estirar las piernas si acaso con el levantamiento del «quédate en casa», llegase también el tiempo soleado.

Mientras, se entretiene. Pese a que su vista ya no es la de antaño, posee la suficiente para poder hacer calceta, una de sus aficiones, y para leer, como devoradora de libros que es, ya sean de historia o románticos.

Devota de los frijoles y «Lo que el viento se llevó»

Es Lulú más de salado que de dulce, devota de los frijoles y con su película predilecta, no duda: «Lo que el viento se llevó», la cinta que narra la historia de Scarlett O’Hara (Vivien Leigh), la elocuente hija de los propietarios de una plantación de Georgia.

El filme se estrenó el 15 de octubre de 1939 y obtuvo en los Premios Oscar del 29 de febrero de 1940 ocho estatuillas: mejor película, mejor actriz, mejor actriz de reparto, mejor dirección, mejor fotografía, mejor guión adaptado, mejor montaje y mejor dirección de arte, así como un Óscar honorífico a William Cameron Menzies por el diseño de «Gone with the Wind», título original en inglés.

«Después de todo, mañana será otro día«, es una de las frases de la resuelta O’Hara. Y también de Lulú.