X

Diez libros para reivindicar el Día de la Mujer Afrodescendiente

Una mujer participa de la celebración de la Afrocolombianidad. EFE/ ERNESTO GUZMÁN JR

Evocar los nombres de Toni Morrison, Ángela Davis, Chimamanda Ngozi Adichie o Audre Lorde no parece una tarea difícil al pensar en afrofeminismo, pero ellas son solo la punta del iceberg de una amplia diversidad y complejidad de escritoras afrodescendientes invisibilizadas por la cultura.

Por eso, este 25 de julio con motivo del Día de la Mujer Afrodescendiente –también conocido como Día Internacional de la mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora– escritoras, periodistas y activistas afrodescendientes han querido recomendar en Efeminista lecturas que para ellas han sido importantes y que, aunque suelen estar fuera del radar, es imprescindible incluir en nuestras librerías personales.

El origen de este día conmemorativo se remonta a 1992, cuando se celebró el primer encuentro de mujeres afrocaribeñas, afrolatinas y de la diáspora en Santo Domingo (República Dominicana), momento en el que se reconocen como afrodescendientes dispuestas a afrontar el racismo desde la perspectiva del género.

Una intersección de opresiones que tiene mucho que ver con los libros que encontramos o, mejor dicho, que no encontramos en las estanterías de casa, pero en las que se puede ahondar a través de estos diez títulos:

«Rotundamente Negra», de Shirley Campbell

El poemario «Rotundamente Negra», de la escritora, poeta y antropóloga costarricense Shirley Campbell, es «uno de los himnos de la mujer afrodescendiente hispanohablante», según explica a Efeminista la periodista y escritora Lucía Asué Mbomío, que no duda al recomendar esta obra.

Para Mbomío «es una maravilla poder ver ciertas palabras creando versos y rimas y que te toquen tanto». De todo el poemario, ella destaca uno que se titula como el propio libro, «Rotundamente Negra», y que simplemente describe como «brutal».

«Me niego rotundamente/ a negar mi voz/ mi sangre y mi piel/ y me niego rotundamente/ a dejar de ser yo/ a dejar de sentirme bien/ cuando miro mi rostro en el espejo…»

«La estación de la sombra», de Léonora Miano

La otra gran recomendación de Mbomio es «La estación de la sombra» de la autora camerunesa Léonora Miano, donde se cuenta la historia de la esclavitud, pero «desde quienes se quedaron» y su aceptación de la pérdida. Una obra donde la autora trata de contrarrestar la narrativa que hay instaurada de la esclavitud, en la que solo se conoce la historia desde las Américas.

Una perspectiva que, según explica la periodista, es una especie de símil con la manera de narrar actualmente la migración.

«Muchas veces se nos cuenta la migración desde aquí, desde la gente que llega y que parece estar desarraigada, que parece no tener un lugar, una familia que le llora, unos recuerdos o unos conocimientos y saberes», critica.

«Hija del camino», de Lucía Asué Mbomio

La escritora y comunicadora Desirée Bela-Lobedde insta a leer dos libros que considera «un continuo uno del otro». El primero de ellos es «Hija del camino» de Lucia Asué Mbomio, una novela que retrata la realidad de la mujer afroespañola que ha vivido su adolescencia en el contexto español de los años 90.

«Historias con las que las mujeres afroespañolas o las mujeres negras que hemos crecido en España nos sentimos identificadas porque la historia de Sandra (la protagonista del libro) es la historia de todas», expone Bela-Lobedde.

«Metamba Miago. Relatos y saberes de mujeres afroespañolas», de Deborah Ekoka

Junto a él, sugiere «Metamba Miago. Relatos y saberes de mujeres afroespañolas», un compendio de vivencias recogidas por Deborah Ekoka, que conecta más con las mujeres en su época de madurez.

«Habla de la actualidad de las mujeres afroespañolas en el siglo XXI, con todas nuestras aristas y toda nuestra complejidad», resumen la escritora.

Pero sus recomendaciones van un paso más allá, puesto que con ellas pretende reivindicar y visibilizar la creación literaria en España.

«Siempre que hablamos de literatura recomendamos libros de autoras extranjeras, cuando aquí las autoras negras estamos narrándonos y visibilizando nuestras propias experiencias, con las singularidades que tiene el haber crecido en el contexto español», subraya.

«Afrocubanas: Historia, pensamiento y prácticas culturales»

La abogada, investigadora y colaboradora de Afroféminas (medio digital que nació para dar voz a las mujeres afrodescendientes), Alina Herrera Fuentes recomienda parase a leer «Afrocubanas: historia, pensamiento y practicas culturales».

Es una compilación de textos de investigación, académicos y ensayos, seleccionados por Inés Maria Martiatu Terry y Daisy Rubiera Castillo, que buscan poner un enfoque de género sobre la discriminación racial en Cuba.

Buceando en sus hojas se pueden descubrir a figuras pioneras del feminismo negro cubano y mujeres que no se enseñan en la escuela ni en los libros de texto pero que, según Herrera, «sembraron y contribuyeron a la consolidación de la historia cubana».

Pero lo que más fascina a la colaboradora cubana y una de las claves por las que recomienda este libro es porque se acerca a la actualidad analizando qué significa ser negra o mestiza en la Cuba de hoy. O incluso «aborda, por ejemplo, la importancia del Hip-Hop hecho por mujeres como reivindicación de nuestras identidades», añade.

«Las negras», de Yolanda Arroyo Pizarro

Otra de las colaboradoras de Afroféminas es la activista afrofeminista caribeña Isis Yael Amador Campusano, que no ha podido recomendar solo una obra y ha compartido con Efeminista tres títulos esenciales.

En su primera sugerencia, «Las negras», de la poeta y escritora puertoriqueña Yolanda Arroyo Pizarro, se exponen los roles jugados por las mujeres negras esclavizadas en América y «sus vivencias camino a los lugares a los que fueron llevadas», explica.

Pero también se habla de su papel de estrategas, de mujeres valientes, decidiendo no ser madres o liberando a los suyos. Una antología con la que la autora reivindica el papel de la mujer negra en la historia del movimiento antiesclavista y antirracista.

«Un Haití dominicano: Tatuajes fantasmas y narrativas bilaterales (1994-2014)»

Como aproximación a la problemática dominico-haitianas, Isis recomienda leer a Alanna Lockward, en concreto su obra “Un Haití dominicano: Tatuajes fantasmas y narrativas bilaterales (1994-2014)” donde formula lo que supone el racismo y la xenofobia dominicana con relación a los conflictos dominico-haitianos.

«Una muy buena presentación de la problemática que se da aquí en la isla», resume.

«¿Y tu abuela donde está?», de Carlos Deive

El antropólogo e historiador Carlos Deive usa el nombre de un popular poema del puertorriqueño Fortunato Vizcarrondo para titular su obra «¿Y tu abuela donde está? El negro en la historia y la cultura dominicana», en la que tiene el objetivo de reivindicar al sujeto negro en la historia y cultura dominicana en su papel como protagonista.

«Guinea Ecuatorial. Vísceras», Juan Tomás Ávila

La responsable de comunicación del medio Afroféminas, Ana Bueriberi, se ha querido unir a sus compañeras y hacer su propia recomendación.

Los padres de Ana son de Guinea Ecuatorial y aunque ella nunca ha podido ir, sentía la necesidad de saber más del país donde nació su familia, por eso decidió leerse «Guinea Ecuatorial. Vísceras», de Juan Tomás Ávila Laurel, para conocer más de sus raíces.

Para ella este libro es imprescindible porque le permitió acercarse y entender la situación actual de de Guinea Ecuatorial, algo que, asevera, «hace falta saber».

Entrevista «Los Ángeles de Dios siguen siendo blancos hoy»

Para quien no tenga tiempo de parar sobre un libro o quien prefiera acercarse a la realidad afrodescendiente desde otro formato, la artista visual y colaboradora de Afroféminas, Aniova Prandy, anima a leer la entrevista «Los Ángeles de Dios siguen siendo blancos hoy» a la escritora mozambiqueña Paulina Chiziane, realizada por Doris Weiser.

«Es una entrevista sumamente honesta y en la que encontré sinergias entre lo que ocurre entre la República Dominicana y lo que ocurre en Mozambique. Una de ellas es la idea de la construcción de la identidad del mulato y del mestizo (…) o la construcción de un Dios eurocéntrico en contra de los dioses mozambiquenses», explica la artista dominicana.

Noticias relacionadas