brecha

Una mujer hace compras en un mercado de Centroamérica. EFE/ Bienvenido Velasco

Brecha salarial en Centroamérica: Ellas tienen mejor nivel educativo, pero peor trabajo y salario

María José Brenes | San José - 28 mayo, 2021

Centroamérica tiene una deuda histórica con las mujeres en materia de brecha salarial y tasa de desempleo por sexo, que están en la base de las debilidades estructurales de los mercados de trabajo, según ha revelado el Programa Estado de la Región, a cargo del Consejo Nacional de Rectores de Costa Rica.

En promedio, las mujeres tienen un mayor nivel educativo que los hombres, pero eso no se traduce en una mejora laboral, ni tampoco en mayores ingresos, lo que deja en evidencia la discriminación en el mercado de trabajo, ha explicado en entrevista con Efe el coordinador del Informe Estado de la Región, Alberto Mora.

«No podemos avanzar hacia los niveles de crecimiento económicos y de inclusión social y productiva sin el aporte de las mujeres (…) Necesitamos pensar mecanismos e instrumentos de política pública y modificar algunas barreras estructurales en la región», ha destacado Mora.

Falta de inclusión económica femenina

Según información del Estado de la Región con datos de los Institutos de Estadísticas de los países, hay diferencias en los ingresos promedio que perciben hombres y mujeres. Las menores diferencias se presentan en El Salvador con un 9,3 %, Honduras (9,3 %) y en Panamá (9,8 %), aunque en los tres países la brecha tendió a ampliarse entre 2010 y 2019.

Sin embargo, lo contrario sucedió en Costa Rica donde progresivamente se fue cerrando la diferencia entre el ingreso promedio de hombres y mujeres al pasar de un 17,3 % a un 12 % en ese mismo periodo.

En el caso de República Dominicana, no experimentó cambios significativos, mientras que en Guatemala y de Nicaragua solo existen datos para 2015. En ambos países se observan las mayores diferencias en las remuneraciones que perciben hombres y mujeres. Ellas reciben ingresos promedios que son 20 % menores a los que perciben los varones.

«En los países de la región los contextos y entornos son distintos pero los problemas de fondo son los mismos (…) Falta de fomento productivo, de inclusión económica de las mujeres, elementos o temas que generan un marco de referencia común y tiene que ver con el Estado, la institucionalidad y la capacidad de tener presencia, de crear capacidades logísticas y financieras para implementar políticas públicas universales y también específica para la gente y los sectores que necesitan de esas políticas», ha dicho Mora.

La brecha en la tasa de desempleo en Centroamérica

El informe indica que en la mayoría de los países la brecha en las tasas de desempleo por sexo siguió el mismo comportamiento que la tasa global, es decir, cuando esta crecía la brecha aumentaba y cuando disminuía, la brecha se reducía.

En Belice, la diferencia de la tasa de desempleo por género es de 9,04 % entre hombres y mujeres, en Costa Rica 7,1 %, Guatemala 0,8 % y Honduras 3,9 %. En el caso de El Salvador (-1,6 %) es a la inversa, ya que para el 2019 el desempleo fue más alto entre los hombres.

Por su parte, en Nicaragua, Panamá y República Dominicana no se observa esa relación directa entre el comportamiento de las tasas nacional y por sexo.

El experto ha destacado que algunas acciones que se puede llevar a cabo para disminuir la brecha es bajar «la enorme carga del trabajo doméstico« que recae en las mujeres ya sea por el cuidado de niños o de adultos mayores, lo que «inhibe la posibilidad de que ellas puedan tener acceso a incorporarse al trabajo fuera del hogar. Algo que es fundamental para una mayor inclusión social y productiva.

«Se hace necesario que los Estados habiliten opciones de cuidado para esta población y además de ofrecer una formación técnico profesional, también ofrecer el acceso a créditos para desarrollar emprendimiento, así como disminuir los costos asociados a la maternidad para que no sea un desincentivo», ha manifestado Mora.